Páginas vistas en total

martes, 7 de agosto de 2018

"Cree en tu talento y trabaja para desarrollarlo". Jorge Ruiz


La importancia de trabajar los dos hemisferios del cerebro




En los métodos de enseñanza tradicionales en los que se enseña a pensar y razonar de manera lógica, realizar operaciones y memorizar, se ha potenciado mayoritariamente el uso del hemisferio izquierdo del cerebro, que está relacionado con la razón, el análisis y con la parte verbal. Por el contrario, el derecho se identifica con la creatividad, la intuición y la conducta emocional y, ya que materias como el arte o la música han sido tradicionalmente relegadas a un segundo plano, su desarrollo se ha fomentado menos.
Cuando ambos hemisferios se desarrollan de forma conjunta, la destreza cognitiva y el aprendizaje alcanzan niveles óptimos. Por eso, el reto es tener un cerebro con los hemisferios bien equilibrados, tal y como sugieren numerosos estudios del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT). Existen incluso investigaciones que consideran que la brillantez de mentes como la de Albert Einstein tiene su origen en una excelente conexión entre los dos hemisferios de su cerebro. Por ello, es recomendable que los niños fomenten ambas partes desde edades tempranas.

Actividades recomendadas

Para fomentar este desarrollo conjunto, es posible recurrir a una amplia variedad de actividades y ejercicios como los que recogemos a continuación.

Ajedrez

El ajedrez es un recurso con amplios beneficios educativos, entre los que se encuentra el aumento de la capacidad de concentración. Pero, además, pone en funcionamiento ambos hemisferios del cerebro: el izquierdo para identificar las piezas y el derecho para reconocer patrones y jugadas. Es decir, la práctica de este deporte no fomenta únicamente el pensamiento racional, sino que también estimula el desarrollo creativo.

Música

En el año 1995 el neurólogo Gottfried Schlaug realizó un descubrimiento relacionado con las características del cerebro en las personas que tocan algún instrumento musical desde edades tempranas: el cuerpo calloso de sus cerebros -responsable de conectar ambos hemisferios- está más desarrollado de lo habitual. Es decir, aquellos que han iniciado desde pequeños la práctica de la música, tienen más desarrollados los elementos responsables de la comunicación entre las dos partes del cerebro, mejorando la coordinación entre ellos.

Bolígrafos de colores

Esta actividad, diseñada para trabajar el conflicto de percepción que existe entre un hemisferio y otro, recurre a bolígrafos: se escribe el nombre de un color con un tono diferente. Por ejemplo, hay que anotar la palabra ‘azul’ en amarillo. ¿En qué color está escrita cada palabra? El hemisferio derecho ve la tonalidad, pero el izquierdo lee la palabra. El objetivo es conseguir fijarse sólo en el color con el que está escrita.

lunes, 6 de agosto de 2018

Cómo enseñar a los niños a utilizar el baño

¿Cuál es el momento ideal para que los niños dejen el pañal? ¿Cómo ayudarles y qué pasos deben seguirse para que se adapten con éxito al uso del baño?
No existe una edad concreta para que los niños aprendan a utilizar el inodoro. Aunque la mayoría lo suele hacer entre los 2 y los 3 años, cada niño tiene su propio ritmo de maduración y aprenderá cuando esté listo. En cualquier caso, es importante no forzar ni presionar al niño, ni agobiarse si tarda más de la cuenta.
Algunas señales pueden indicar que tu hijo ya está listo para aprender a utilizar el baño . Hay que estar atento a los siguientes indicios:
  • No moja el pañal en dos o tres horas seguidas.
  • Es capaz de permanecer sentado al menos 2 o 3 minutos.
  • Hace una pausa breve durante la actividad que esté realizando para orinar.
  • Parece incómodo con el pañal e intenta quitárselo, o prefiere estar desnudo o usar ropa interior.
  • Busca a un adulto cuando está sucio o ya expresa, con gestos o verbalmente, que necesita ir al baño.
  • Es capaz de vestirse y desvestirse solo y distingue las diferentes partes del cuerpo.
  • Otras señales similares que detectes.
Consejos para facilitar que el niño se adapte al uso del inodoro:
  • Juega con tu hijo a sentaros en el inodoro, incluso sin pañal y con los pantalones bajados, durante unos minutos. Después, lávale las manos, para así adquirir unas rutinas y una regularidad.
  • Adapta el inodoro para que el niño lo pueda utilizar (adaptador, elevador antideslizante, etc.) o compra inodoros infantiles. Los tendrán más a mano y facilitarán su aprendizaje.
  • También se puede educar a los pequeños a través de libros ilustrados y videos que expliquen de una forma divertida cómo utilizar el baño, o con la ayuda de muñecos que beben y se mojan, etc.
  • Viste al niño con ropa cómoda y fácil de quitar para facilitarle ir al baño.
  • Es importante avisar a los niños de que van a ir sin pañal durante el día, para que lo tengan en cuenta. 

Pasos del proceso de aprendizaje

En la primera fase del aprendizaje, es importante ayudar al niño a habituarse al uso del inodoro. Para ello, primero es aconsejable sentarle vestido durante unos minutos (lo podemos entretener con un cuento o con su muñeco preferido), y decirle que a partir de entonces lo utilizará para orinar o deponer.
Cuando ya observes, después de un tiempo, que ya permanece sentado en el inodoro durante unos minutos, acostúmbrale a que lo haga desnudo y varias veces al día, para que se vaya sintiendo cómodo. En algún momento de este proceso, el niño finalmente hará sus necesidades en el inodoro.
Cuando ya vaya al baño de forma regular y prácticamente no ensucie el pañal, se pasa a la segunda fase. Hay que tener en cuenta que primero se debe quitar el pañal de día y, sin que pasen más de 15 días, se retirará el de noche.
Tras quitarle el pañal de día, es fundamental no volver a utilizarlo nunca más, ni en casos excepcionales como un viaje, ya que el niño puede llegar a confundirse. También, se le debe invitar a ir al baño cada hora u hora y media, siempre de forma positiva, y vigilar las señales que pueden indicar que necesite utilizar el inodoro (cruzar las piernas, bailoteos, etc). Es normal que las primeras veces no llegue a tiempo al baño. En este sentido, es importante felicitar a tu hijo siempre que utilice el inodoro correctamente, y ser comprensivo si no llega a tiempo (presionarlo puede ser contraproducente).
Cuando el niño no se haya mojado durante el día (normalmente, una semana sin pañal es suficiente para coger el hábito), será el momento de retirar el pañal de noche. Es recomendable animar al niño a que vaya al lavabo justo antes de ir a dormir e intentar que no beba mucho líquido las horas previas. Es normal que los primeros días se levante mojado, pero, poco a poco, se acostumbrará a aguantarse y a utilizar el baño siempre que lo necesite.
Referencias bibliográficas:
Sobreviviendo al entrenamiento del uso del bañoChild Welfare Information Gateway , 2013 [acceso: 11 de febrero de 2013]. 
Aprendiendo a ir al bañoFundación Salud Infantil , 2013 [acceso: 11 de febrero de 2013].


El dibujo lo ha hecho mi nieto Guillermo.

El pensamiento positivo ayuda a las víctimas de acoso escolar


El acoso escolar o bullying crea heridas emocionales muy profundas en sus víctimas haciéndoles sentir desesperanzadas y muy vulnerables. Sienten un intenso dolor por la situación tan desagradable que les ha tocado vivir de forma tan injusta. Es necesario ayudar a los niños que son víctimas de acoso escolar a que desarrollen pensamientos positivos para poder contrarrestar el impacto negativo de la intimidación.
Los investigadores encuentran muchos beneficios en el pensamiento positivo y el optimismo. Las personas que tienen pensamientos positivos se sentirán menos estresadas y tendrán mejor salud y además, también tendrán una mayor sensación de bienestar. Las personas que piensan en los pensamientos positivos también experimentarán otros beneficios, incluyendo tasas más bajas de depresión, menores niveles de angustia y mejores habilidades de afrontamiento.

El pensamiento positivo comienza con el diálogo interno

El pensamiento positivo a menudo comienza con el diálogo interno, que son los pensamientos no expresados que atraviesan la cabeza de una persona. Y cuando se trata de intimidación, esto es especialmente importante. Muchas veces, las víctimas de la intimidación se involucrarán en conversaciones internas negativas, repitiendo los mensajes del agresor en su cabeza, como “soy un perdedor”, “a nadie le gusto”, “no valgo nada”, “soy imbécil”… Estos pensamientos pueden llevar a la depresión, a sentirse desesperanzado e incluso, a tener pensamientos de suicidio.
Es importante enseñar a los niños víctimas de acoso escolar que deben decirse a sí mismos que las cosas que le dicen los agresores no son ciertas y deben reemplazarlas por otros mensajes afirmativos y reales como: ‘No hay nada malo en mi’, ‘Soy buena persona’, etc. Estas afirmaciones le ayudarán al niño a identificar su valor e identidad.

Pensamiento positivo en víctimas de acoso escolar

El pensamiento positivo beneficia en la capacidad de una persona para hacer frente a la intimidación. En lugar de preocuparse por los aspectos negativos y los mensajes de intimidación, las personas optimistas tienden a enfrentar la situación de maneras mucho más productivas y positivas. Las personas optimistas identificarán cómo pueden dar la vuelta a la moneda y usar la situación en su propio beneficio, ayudando a otros en las mismas situaciones, por ejemplo.
También intentarán lidiar con el estrés creando un plan de actuación para superar el acoso escolar y detener el malestar que siente. Los pensadores positivos también son más propensos a creer que otros estarán dispuestos a ayudarlos con la situación de intimidación, incluidos los maestros y los padres. Esperan que la situación termine en lugar de ver la situación como algo que nunca acabará y sin esperanza.
Es imprescindible mejorar la resiliencia del niño. Las personas resilientes pueden enfrentar la intimidación con fuerza y resolución. En lugar de desmoronarse, son capaces de perseverar y superar el impacto negativo de la intimidación. El optimismo, o pensamiento positivo, juega un papel importante en esta habilidad. Las personas que son capaces de mantener sus pensamientos positivos son mucho más propensas a recuperarse de una situación de intimidación que aquellos que son propensos a pensamientos negativos. Instintivamente saben que la experiencia del acoso no es el fin del mundo, hay mucha más vida y el agresor solo es un cobarde que necesita atención psicológica urgente. También pueden redirigir sus pensamientos a sus metas y planes en lugar de enfocarse en las elecciones de otros.
Del mismo modo, el pensamiento positivo puede mejorar la salud y el bienestar en las víctimas de acoso escolar. El acoso escolar puede tener consecuencias devastadoras, que incluyen desde problemas académicos y de salud como depresión, trastornos alimentarios y pensamientos de suicidio. Pero el pensamiento positivo puede proporcionar un amortiguador para algunos de estos problemas. Las personas optimistas se centrarán en las cosas que se pueden controlar (la respuesta al acoso escolar y reflexionar sobre lo que no pueden controlar). Es necesario recordar que aunque se tenga un pensamiento positivo pueden suceder cosas malas, pero el pensamiento positivo ayuda a abordar estos problemas de forma más productiva.

10 ideas clave para comunicarnos padres y docentes



10 ideas clave para comunicarnos padres y docentes

Uno de los aspectos relevantes en educación es la relación familia-escuela, especialmente el tema de la comunicación. Es esencial que aprovechemos al máximo los espacios y el tiempo del que disponemos para comunicarnos. No podemos perder el tiempo, si mejoramos la comunicación entre ambas instituciones habremos avanzado muchísimo en la mejora de las relaciones entre éstas.
Compartimos algunos aspectos clave que debemos tener en cuenta tanto los profesores como los padres para que podamos mejorar esta comunicación y sea lo más efectiva posible:
1. La sinceridad es la clave. Debemos abandonar el uso que solemos hacer de un “doble lenguaje” diciendo unas cosas por delante pero otras tantas detrás de nuestro interlocutor, sin que este se entere. Esta afirmación de Bernabé Tierno refleja lo anterior: “ser sincero no consiste en decir todo lo que se piensa sino en no decir nunca lo contrario de lo que pensamos”. Además, esta comunicación debe darse en el lugar y espacio indicado.
2. No solo hablamos, también escuchamos. Generalmente cuando nos reunimos queremos hablar y que nos escuchen. Como consecuencia de esto, en ocasiones no dejamos hablar al que tenemos delante. Es fundamental mantener una actitud de escucha activa, de apertura hacia el otro.  Nuestra comunicación será más fluida y mejorará. No lo olvides: comunicarse adecuadamente es una responsabilidad de dos: del que habla y del que escucha.
3. No somos poseedores de la verdad. Siempre podemos aprender algo del otro.  Tenemos que evitar al máximo actitudes prepotentes de “yo lo sé todo” porque podemos y debemos aprender de los demás. Para ello debemos mostrar siempre una actitud de humildad, de estar abiertos a la oportunidad de aprender de cada experiencia. Por este motivo no podemos ir a las reuniones con la intención de imponer nuestro criterio, nuestra opinión, etc.
4. Nos equivocamos a diario. Por este motivo es fundamental que reconozcamos que nos hemos equivocado. Muchas veces por nuestra actitud de estar a la defensiva no queremos reconocerlo y llevamos el error hasta las últimas consecuencias con tal de no quedar mal ante nadie. Errar es humano y el reconocerlo es una muestra de humanidad y sinceridad. Si nosotros no lo hacemos tampoco podemos exigir a nuestro hijo que lo haga pues, ¿cómo lo educamos? a través del ejemplo ya que los niños hacen lo que ven.
5. No hagamos oídos sordos. Con frecuencia tanto padres como docentes, mostramos una actitud defensiva y no nos escuchamos los unos a los otros. Nuestra actitud hace demasiado ruido como para escucharnos. Nos cerramos en banda ante ciertas opiniones que muchas veces se nos dan con la mejor intención. Tenemos que aprender a escuchar y aceptar lo que se dice de nosotros. Esto es síntoma de gran madurez. En ocasiones, actuamos peor que los propios niños.
6. Aprender a ceder. Tengamos en cuenta que ceder no es igual a perder sino más bien todo lo contrario. Si lo que queremos es aprender a través del diálogo hemos de aceptar que de vez en cuando tenemos que ceder pues no podemos estar siempre imponiendo nuestra opinión, nuestro criterio. Esto genera muchas confrontaciones entre padres y docentes porque ni unos ni otros saben en qué momento deben ceder ya que lo fácil es lo que venimos haciendo hasta hoy: echarnos las culpas los unos a los otros quedando muchísimos problemas por resolver.
7. No invadas la intimidad del otro. En ocasiones padres y profesores nos inmiscuimos demasiado en la vida de nuestro interlocutor y hacemos preguntas que pueden llegar a molestar. Tenemos que aprender a respetar la intimidad del/la que tenemos delante si queremos mejorar nuestras relaciones y que estas sean mucho menos tensas.
8. No sólo es lo que decimos sino cómo lo decimos. Es importante hablar en primera persona, expresando aquello  que sentimos y deseamos. De esta forma tenemos mayores probabilidades de ser escuchados. Si, por el contrario, atacamos, empezando nuestras oraciones con “tú…”, muy probablemente la otra persona sienta que la estamos atacando.
9. Jamás faltar el respeto. En ocasiones, nuestra comunicación se basa en continuas falta de respeto mutuas. Cuando no respetamos o aceptamos al otro, no le damos importancia a sus opiniones y sentimientos. Esta actitud trae consecuencias negativas que quizás nos molesten a ambos pero somos nosotros quienes las estamos propiciando. Sin embargo respetar no quiere decir estar de acuerdo.
10. No podemos decirlo todo. En muchas ocasiones cuando nos reunimos padres y docentes queremos decirlo todo. Vivimos en una sociedad atrapada en la vorágine del tiempo, con una rigidez de horarios excesiva y esto está generando muchos problemas y tensiones. Aunque la cantidad de reuniones quizás sean limitadas por falta de tiempo en los centros, nos tenemos que enfocar en la calidad de las mismas. Si disponemos de poco tiempo por lo menos que sea de calidad. Para ello, padres y profesores debemos de tener muy claro de qué queremos hablar en estas reuniones y no perdernos en divagaciones: no podemos improvisar sobre la marcha y por este motivo tanto unos como otros debemos preparar y planificar a conciencia dichas reuniones.
Como ves, la comunicación entre padres y docentes se puede y se debe mejorar. Si todos trabajamos para construir un nuevo tipo de comunicación, fluida y eficaz mejoraremos mucho el tipo de relación que deseamos mantener con el profesor de nuestro hijos o con los padres de nuestros alumnos.


Healing Meditation Music, Relaxing Music, Music for Stress Relief, Peaceful Music,


Robert Slavin & Nancy Madden: Transformación educativa basada en la evidencia.


Consejos para conocer nuestras formas de aprender


viernes, 6 de julio de 2018

FELIZ VERANO!!!

NOTA: El dibujo es de Agustín Ramos Pérez.

El agotamiento emocional, la consecuencia de exigirse ser fuerte



Edith Sánchez

Las causas del agotamiento emocional

El agotamiento emocional se origina porque hay un desbalance entre lo que damos y lo que recibimos. Quienes son víctimas de este se caracterizan porque entregan todo lo que pueden de sí mismos, bien sea en el trabajo, en el hogar, en la pareja o en cualquier terreno.
Por lo general, esto ocurre en ámbitos en donde hay una gran exigencia, que a su vez, aparentemente, demanda grandes sacrificios. Por ejemplo en un trabajo en el que hay alto riesgo de despido. O en un hogar cuyos miembros están llenos de problemas y demandan atención. También cuando tenemos una pareja conflictiva o con graves dificultades.
Lo usual es que la persona agotada carezca de tiempo para sí misma. Tampoco recibe el reconocimiento, el afecto o la consideración suficientes. Se espera de ella que “rinda” todo el tiempo. Como si no tuviera necesidades, o como si fuera más fuerte que el resto y pudiera aguantarlo todo.

Los primeros síntomas del agotamiento

Antes de que aparezca el agotamiento emocional propiamente dicho, se presentan algunos indicios que lo anuncian. Se trata de señales a las que, por lo general, no se les da mucha importancia. Si se le otorgara, podrían tomarse medidas a tiempo.
Los síntomas iniciales del agotamiento emocional son:
  • Cansancio físico. La persona se siente fatigada con frecuencia. Desde que abre los ojos experimenta como si fuera excesivamente arduo lo que le espera en el día.
  • Insomnio. Por contradictorio que parezca, una persona con agotamiento emocional tiene dificultades para dormir. Siempre tiene problemas que le dan vueltas en la cabeza y hace que sea difícil conciliar el sueño.
  • Irritabilidad. Hay molestia y pérdida del autocontrol, con cierta frecuencia. La persona agotada se ve de mal humor y es demasiado sensible a cualquier crítica o gesto de desaprobación.
  • Falta de motivación. Quien sufre de agotamiento emocional comienza a actuar mecánicamente. Como si estuviera obligado a hacer lo que hace todo el tiempo. No siente entusiasmo, ni interés por sus actividades.
  • Distanciamiento afectivo. Las emociones comienzan a ser cada vez más planas. Como si en realidad no sintiera prácticamente nada.
  • Olvidos frecuentes. La saturación de información y/o de estímulos da lugar a fallas en la memoria. Se olvidan con facilidad las pequeñas cosas.
  • Dificultades para pensar. La persona siente que se confunde con facilidad. Cada actividad le implica un mayor gasto de tiempo que antes. Se razona lentamente.

Las salidas para el agotamiento emocional

La mejor manera de superar el agotamiento emocional es, por supuesto, descansando. Hay que encontrar tiempo libre para relajarse y estar tranquilos. Las personas que se exigen demasiado pasan años sin, por ejemplo, tomar vacaciones. Esto no se debe hacer. Tarde o temprano solo conduce a la fatiga. Así que una buena idea es tomarse unos cuantos días para dedicarlos al descanso.
Otra solución es la de trabajar por construir una actitud diferente frente a las obligaciones diarias. Cada jornada debe incluir tiempos para dedicarlos a los compromisos y también tiempos para descansar y realizar actividades que resulten gratificantes. Hay que dejar de lado las obsesiones de perfección o de cumplimiento.
Finalmente, es muy importante sensibilizarnos frente a nosotros mismos. Para esto, nada mejor que dedicar un rato al día para estar a solas. Respirar, reconectarnos con lo que somos y lo que deseamos. Es fundamental desarrollar una actitud de comprensión y bondad con nosotros mismos. De lo contrario, más tarde o más temprano, nos será imposible seguir adelante.

Publicadas nuevas guías sobre TDAH

El  Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, junto con la Red Española de Agencias de Evaluación de Tecnologías y Prestaciones del Sistema Nacional de Salud y el Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud acaba de publicar unas interesantes guías relacionadas con el TDAH.

FUENTEhttp: //www.ampachico.es/

6 vídeos para la reflexión docente




Ingrid Mosquera Gende
Profesora adjunta en la Universidad Internacional de La Rioja. Dpto. Inglés. Facultad de Educación. Doctora en filología inglesa. DEA en Psicología de la Educación. Postgrados en Alteraciones de la Audición y el Lenguaje y en Estrategias de Aprendizaje. Máster en Docencia Universitaria.

Después de incluir 6 vídeos cortos para debatir con tus alumnos, te ofrecemos seis vídeos para reflexionar sobre tu tarea docente, de forma individual o junto a otros profesores.
Chris y el autismo – El poder de la voluntad
Este vídeo nos recordará lo importante que es no rendirse con ningún alumno, como hacen los padres de Chris. Se pueden ver más vídeos de Chris en YouTube en los que los profesores que le ayudaron hablan de ello. Son vídeos muy interesantes, emotivos e instructivos. Meditemos sobre la inclusión: ¿cómo podemos conseguirla?, ¿en manos de quién está?, ¿tenemos los medios necesarios?, entre muchas otras cuestiones posibles.
Everybody´s welcome – Creando estereotipos
Este vídeo debe servirnos para reflexionar sobre estereotipos y diferencias que a veces los profesores asumimos como obvios, pero que los niños no ven del mismo modo. Después de ver este vídeo deberíamos preguntarnos si algunos temas deben ser tratados de forma explícita o esperar a que surjan de los propios alumnos, porque quizás estemos poniendo sobre la mesa cuestiones que ellos no se están planteando, ¿es posible que nos estemos adelantando?
Piano stairs – Gamificar es una necesaria apuesta segura
Este vídeo, parte de la campaña de una conocida marca, debe hacernos reflexionar sobre la motivación y la relevancia de disfrutar aprendiendo. Cuando una persona se divierte aprende más y muestra interés. Creo que es algo que debería ser básico en nuestro sistema educativo y en nuestras aulas. Aunque, a lo mejor, no todos estáis de acuerdo. Se abre el debate.
Niño misterioso – Sobre la importancia de conocer a nuestros alumnos y a sus familias
Este breve vídeo debemos verlo sin leer el título. Cuando lleguemos al segundo 11’ lo pararemos para preguntarnos si sabemos lo que pasa, por qué el niño está haciendo lo que hace. No haré un spoiler, si tenéis oportunidad de verlo de ese modo, intentad responder a esa pregunta. Servirá para que cavilemos sobre la importancia de conocer a nuestros alumnos y su contexto familiar y social, así podremos entender mejor sus actitudes y sus acciones. Aunque cabe preguntarse, también, si eso es posible con el sistema educativo en el que nos hayamos inmersos. Ahí lo dejo.
Creatividad – Pieza indispensable del puzle educativo
Con este vídeo reflexionaremos sobre la relevancia de la creatividad, cómo podemos implementarla en el aula y promoverla entre nuestros alumnos. No olvidemos que es considerada, por muchos expertos, como una de las competencias más importantes a desarrollar en los estudiantes, ¿estás de acuerdo?, ¿qué haces tú para fomentarla?
Welcome – En busca de un aprendizaje con sentido
Para terminar con un chascarrillo, breve y gracioso vídeo para meditar sobre la importancia de entender y no de memorizar, de tender hacia unas metodologías activas y manipulativas y no simplemente expositivas. En un plano particular, el vídeo hace referencia a la diferencia entre la decodificación de un mensaje y la comprensión del mismo.
Espero que los vídeos os hayan resultado interesantes y motivadores, dando lugar a la reflexión y el diálogo compartido sobre nuestra propia labor docente.
FUENTE:
http://blog.tiching.com/

Meditación (Mindfullness ) y estrés docente.




Desde un punto de vista médico con ejemplos claros y concisos, el doctor López Rosetti hace un dinámico despliegue de información útil sobre el estrés y todo lo que necesitamos saber para prevenirlo y manejarlo, en una dinámica. Charla en la que explicará los beneficios del Mindfullness como herramienta para mejorar nuestra calidad de vida. Bueno, queridos docentes este vídeo es para nosotros…el estrés que vivimos.
Mafalda



Ponencia de Carmen Ruiz Repullo sobre cómo abordar la violencia de género en adolescentes


jueves, 5 de julio de 2018

Herramientas para gestionar el enfado de los niños

La rabia, ira o enfado es la emoción que se experimenta cuando percibimos que han invadido nuestro territorio o nuestros derechos. Como cualquier emoción, el enfado implica cambios a tres niveles:
  1. Fisiológico (aumento de la frecuencia cardíaca o la presión arterial).
  2. Pensamiento (puede haber mezcla de ideas confusas sin dejar ver las cosas claras).
  3. Conducta (hacer las cosas fuera de control). 
Sentir rabia es normal y, de hecho, tiene una función. La rabia sirve para defendernos y si la gestionamos bien puede ayudarnos a enfrentarnos a situaciones que consideremos injustas, ante las cuales quizás nos inhibiríamos si no sintiésemos el enfado.
El problema no es la emoción, sino el  comportamiento que puede estar asociado. Se puede permitir el enfado, pero no cualquier comportamiento (por ejemplo, agresiones verbales o físicas). Por ello, es importante poner límites y enseñar a gestionar el enfado y resolver conflictos de forma sana. 
La forma en que se manifiesta el enfado varía en función de la edad y el desarrollo: en la primera infancia, los niños ya comienzan a reprimir los impulsos de agresión física. En edad de preescolar aprenden a idenficar las emociones básicas y empiezan a usar palabras para expresar sus sentimientos, aunque muchos aún recurren a conductas agresivas, como golpear a otros.
Poco a poco irán adquiriendo más habilidades verbales y capacidades para expresar su enfado con palabras en lugar de hacerlo físicamente. En la adolescencia puede haber nuevas preocupaciones y retos, como el deseo de independencia e intimidad, unido al aumento de las exigencias académicas y sociales. En esta etapa algunos adolescentes tienen dificultades para manejar su enfado y presentan descontrol de impulsos, mientras que otros pueden mostrarse muy inhibidos y retraídos. 
Para que los niños y adolescentes aprendan a gestionar el enfado, es importante saber que la causa de esta emoción puede estar relacionada con diversos factores que actúan a la vez, como las características del niño, el contexto (situación, cambios, lugar...) y las características de los padres (su temperamento y su forma de reaccionar ante el enfado).

Estrategias para prevenir el enfado

En primer lugar, se recomienda favorecer la prevención y que los niños y adolescentes adquieran estrategias. Para ello, es necesario que los padres aprendan a gestionar sus propias emociones, que sepan identificarlas, manejarlas de forma apropiada y usar estrategias para calmarse. De esta manera, pueden ser buenos modelos, ya que son la principal figura de referencia para los niños.
En familia se puede entrenar también la empatía, es decir, la capacidad de reconocer, comprender y conectar con las emociones de los demás. Por ejemplo, en casa puede haber situaciones cotidianas en las que se puede preguntar: “¿Cómo crees que se siente tu hermana cuando le dices eso?”.
Para favorecer la autoestima y prevenir dificultades es bueno reconocer los puntos fuertes y felicitar a los niños y adolescentes por sus logros y esfuerzos. Se recomienda también favorecer emociones positivas en familia, como jugar juntos, escuchar música juntos y tener momentos de ocio compartido (no sólo rutinas de obligaciones diarias).

Identificación de las primeras señales del enfado

Ante situaciones difíciles, es bueno estar atentos a las primeras señales del enfado para poder anticiparnos. Podemos enseñar al niño a reconocer las sensaciones del enfado, para que identifique los momentos en que va aumentando. Por ejemplo, se puede utilizar el dibujo de un semáforo para que marque en qué nivel de enfado se encuentra.
Cuando el enfado va en aumento, la estrategia más útil es poner un nombre a su emoción (“estás enfadado”) y dejar que haga algo que le ayude a calmarse. Por ejemplo, puede contar hasta 10, hacer respiraciones profundas o cambiar de espacio.
Una vez que está más calmado, podemos ayudarle a resolver el problema siguiendo los siguientes pasos:
  • Favorecer la comunicación y la escucha activa. Debemos escuchar al niño, dejando a un lado lo que estamos haciendo y parar, para dedicar tiempo a escucharlo. Posteriormente, podemos ayudarle a reconocer y aceptar su emoción.
  • Ayudar a buscar alternativas para solucionar el problema haciéndole preguntas: “¿qué otra cosa puedes hacer?”. Le podemos ayudar a buscar opciones.
  • Animar a poner a prueba las opciones elegidas.
  • Valorar los resultados, felicitar por los logros y pensar si hay que modificar cosas.  
Si la frustración se desborda y se presenta una rabieta, ignorar es la estrategia más útil para que las rabietas disminuyan. La reacción inicial puede ser de aumento de la frustración, pero ésta bajará de forma gradual. Es importante despejar la zona y asegurarnos que no hay peligro físico, como objetos con los que se pueda dañar.
Si la causa es un límite impuesto, es importante ser coherente y mantenerlo y actuar de forma firme, aunque sin dureza ni rigidez. En algunas ocasiones, no será posible ignorar, como en casos en que el niño se haga daño a sí mismo o a otros. En estos casos, es útil separar al niño de la situación unos minutos para que se calme. 
Suele ser muy útil crear un “Rincón de la calma” en casa. Se trata de un lugar agradable en el que pueden poner cojines, peluches u otros objetos que favorezcan la calma. El niño puede acudir al rincón cuando quiera y también en los momentos difíciles. La idea consiste en dedicar un tiempo a no hacer nada, simplemente a respirar, calmarse y a ser conscientes de nostros mismos, sin juzgar.
Cuando va volviendo la calma, se recomienda regresar a la normalidad tan pronto como sea posible. Se puede buscar otra cosa que pueda hacer y felicitarle por ello. Cuando esté bien calmado, podemos repetir la demanda, haciéndoselo más fácil y apoyandole.
La estrategia del rincón de la calma puede usarse de forma cotidiana. Crear rutinas para la calma y la relajación, por ejemplo con música o respiración profunda, favorece el bienestar general y la gestión emocional.
Artículo escrito por:
Anna Huget. Psicóloga e investigadora de la unidad de TDAH, Fundació Sant Joan de Déu.
Maria Ánegles Mairena.  Doctora y Psicóloga Clínica del Servicio de psiquiatría y psicología del Hospital Sant Joan de Déu.
FUENTE: