Páginas vistas en total

martes, 27 de febrero de 2018

Breathtaking Colors of Nature in 4K III 🐦Beautiful Nature - Sleep Relax Music 4K UHD TV Screensaver


TEA y TDAH



Los sistemas actuales de clasificación de los diagnósticos consideran el trastorno de déficit de atención con hiperactividad (TDAH) y el trastorno del espectro autista (TEA) como diagnósticos separados, entidades distintas. Sin embargo, los dos muestran concordancias: alteraciones en las funciones ejecutivas, problemas de atención, hiperactividad,impulsividad, los niños afectados de uno y otro trastorno pueden invadir el espacio personal de otros, no leer las señales sociales y sufrir rabietas. De hecho, entre el 40 y el 60% de los niños con autismo son también diagnosticados de TDAH. También se han encontrado algunos aspectos biológicos comunes, tales como duplicaciones del cromosoma 15 tanto en personas con autismo como con TDAH pero, por otro lado, tampoco son trastornos coincidentes, existen diferencias específicas de cada trastorno y hay personas que tiene TEA pero no TDAH y viceversa.
Los criterios actuales de diagnóstico (DSM-5) distinguen tres tipos de TDAH. El primero incluye niños que tienen dificultades para sostener o mantener la atención. El segundo incluye a niños que son hiperactivos e impulsivos, pero no tienen problemas para mantener la atención. El tercer grupo son los niños que tienen tanto problemas de atención como de hiperactividad e impulsividad.
A la hora de estudiar sus perfiles cognitivos, las personas con TDAH suelen mostrar un incremento de la impulsividad algo que se manifiesta tanto en alteraciones en la inhibición de las respuestas como en lo que se conocen como respuestas prematuras. Sin embargo, también se ven alteraciones en las personas con TEA. Del mismo modo, aunque la alteración de la flexibilidad cognitiva es característica del TEA también la presentan bastantes personas con TDAH. Además, las dos condiciones muestran un incremento en la variabilidad en el tiempo de respuesta frente a lo que sucede en personas neurotípicas. El subgrupo que presenta comorbilidad de TEA y TDAH presenta también un perfil farmacológico característico. Los estudios muestran eficacia del metilfenidato, atomoxetina y guanfacina a la hora de tratar síntomas del TDAH-TEA, pero los resultados son menores que cuando se usan en los que solo tienen TDAH y son peor tolerados en las personas con solo TEA.
En el ámbito del procesamiento de la información sensorial, los niños más afectados, los que pueden sufrir por ejemplo una sobrecarga sensorial, son los que presentan TEA conjuntamente con TDAH mientras que es algo intermedio en el grupo de solo TDAH y menor en el grupo con solo TEA (se ha estudiado con el test de “Body Awareness”). Otro dato es que las personas con TEA muestran una menor probabilidad de inhibición en la prueba Go/NoGo pero tanto unos como otros presentan un incremento en la variabilidad del tiempo de reacción. Las pruebas Go/No Go se utilizan para medir la capacidad de los participantes para mantener una atención selectiva y evaluar su control de respuestas. Por otro lado, los tres grupos, TEA, TDAH y TEA/TDAH no presentan diferencias en su flexibilidad cognitiva.
Un estudio reciente del grupo de Geraldine Dawson en la Duke University ha encontrado un resultado importante: que los niños con autismo que también tienen TDAH tienden a ser diagnosticados de su autismo mucho más tarde. Es muy probable que las características del TDAH enmascaren las del TEA y haga que algunas peculiaridades pasen desapercibidas. La probabilidad de que el diagnóstico de autismo llegue a estos niños a una edad superior a los seis años es 30 veces mayor que en los que no tienen TDAH.
Para ser diagnosticado con TDAH, los síntomas tienen que ser significativos y el niño tiene que ser diagnosticado entre las edades de 7 y 12. Lo primero quiere decir que los síntomas tienen que ser muy patentes, que le generen un problema tal como no poder llevar una actividad normal en casa o en clase y debe hacerse atendiendo al contexto y al lugar: por poner un ejemplo, si un niño está sin parar en un parque de atracciones, eso es algo que no indica gran cosa, es un contexto anómalo. Si el niño tiene menos de 7 años, hay que esperar porque entendemos que a esas edades tempranas muchos tienen dificultades para estarse quietos, sentarse con tranquilidad o seguir instrucciones que tengan cierta complejidad.
Entre los comportamientos que pueden hacer sospechar que una persona con autismo puede presentar TDAH están los siguientes:
  • Desorganización (mala capacidad de planificación, dificultad para seguir instrucciones).
  • Ignoran a las personas aunque les estén hablando directamente.
  • Olvidos frecuentes (perder cosas, faltas a citas, no recuerda las tareas o compromisos al poco rato de habérselo dicho).
  • Procrastinación (Empezar proyectos pero no acabarlos).
  • Hiperactividad. Son niños que no paran, hablan en exceso, son incapaces de esperar su turno, interrumpen a menudo las conversaciones y no dejan de moverse en su silla.
  • Problemas en la gestión del tiempo (llegar siempre tarde, no acabar las tareas a tiempo).
  • Saltos prematuros de actividad (empezar algo pero dejarlo rápidamente para ponerse con otra cosa).
  • Decisiones impulsivas (en gastos, aceptar proyectos, viajes, trabajo o planes sociales o de ocio).
  • Tendencias delictivas (ir a más velocidad de lo permitido, accidentes de tráfico, consumos de drogas).
  • Inestabilidad laboral y en las relaciones personales.
El grupo de Dawson ha puesto en marcha un estudio para intentar una detección temprana de las personas que presentan comorbilidad de TEA y TDAH en el que planean hacer un seguimiento a 9000 niños con un perfil de riesgo. Es un tema importante porque, para ambos trastornos, cuánto más rápido sea el diagnóstico, mejores perspectivas de futuro.

Para leer más:
  • Carter Leno V, Chandler S, White P, Pickles A, Baird G, Hobson C, Smith AB, Charman T, Rubia K, Simonoff E (2017) Testing the specificity of executive functioning impairments in adolescents with ADHD, ODD/CD and ASD. Eur Child Adolesc Psychiatry. Dec 9. doi: 10.1007/s00787-017-1089-5.
  • Gnanavel S (2017) Chromosome 15 Duplication and Attention-Deficit Hyperactivity Disorder. J Neurosci Rural Pract 8(4):660-661.
FUENTE:

7 valores que deben aprender los niños



¿Por qué es importante la educación en valores para nuestros hijos? ¿Cuáles son los valores fundamentales que deben aprender desde la infancia? En el post de hoy te mostramos los 7 valores imprescindibles que tu pequeño debe incorporar a su aprendizaje.
Durante su desarrollo los niños deben incorporar a su aprendizaje normas éticas que les ayuden a convivir y formar su personalidad. En este sentido, la educación en valores se convierte en punto fundamental de su aprendizaje, contribuyendo a su socialización y preparándoles para el día de mañana.

Existen multitud de valores que deben ir incorporándose a la enseñanza de los más pequeños con los años. Sin embargo hay siete que son imprescindibles desde la infancia.

7 valores que deben aprender los niños

1. Responsabilidad

La responsabilidad es uno de los valores que deben aprender los niños desde bien pequeños. Coger conciencia de que sus actos tienen consecuencias, tanto positivas como negativas, es clave para que se responsabilicen de sus acciones. Para ello, los padres deben servir de ejemplo a los más pequeños de la casa cumpliendo con sus obligaciones y comprometiéndose con determinadas tareas. 

2. Generosidad

¿Cuántas veces se ha enfadado tu hijo porque otro niño ha cogido el juguete con el que él quería jugar? La generosidad es uno de los valores fundamentales que se deben aprender desde la infancia para resolver conflictos lograr que los más pequeños compartan sin esperar nada a cambio, simplemente con la intención de ayudar a los demás. 

3. Compromiso

El compromiso es un valor esencial para el desarrollo tanto educativo como social de los niños. Marcarse objetivos y comprometerse con ellos ayuda a que alcancen sus metas académicas con mayor motivación y desempeño. Asimismo, las relaciones personales también son más fuertes si existe compromiso por ambas partes.

4. Tolerancia

En un mundo globalizado como el nuestro donde existen multitud de etnias, culturas y religiones que conviven en sociedad, la tolerancia es un valor fundamental en los niños para crear una sociedad sin prejuicios. Conocer los diferentes pensamientos y entenderlos hará que nuestros hijos sean más respetuosos y tolerantes.

5. Humildad

El continuo halago de los padres hacia sus hijos puede crear situaciones en las que estos se crean en posición de superioridad hacia otros niños y por ello pequen de soberbia. Para evitarlo, hay que inculcar a los niños tanto el respeto hacia los demás como la humildad para que no infravaloren a sus compañeros y sepan aceptar derrotas con deportividad.

6. Gratitud

Los niños deben conocer el valor de las cosas y para ello hay que inculcarles el valor de la gratitud. Realizar acciones que demuestren agradecimiento hacia los demás no solo les hará más respetuosos sino que les aportará un mayor autocontrol y felicidad.

7. Honestidad

La sinceridad es uno de los valores más esenciales, tanto en adultos como en niños. Ser honestos consigo mismos hará que nuestros hijos maduren y comprendan que nadie es perfecto. Este valor lo aprenderán con el tiempo y las consecuencias de la mentira será lo que les haga aprender de sus errores y ser honestos tanto con ellos como con sus compañeros.
FUENTE:
http://www.minilandeducational.com/

Tal Ben-Shahar, La ciencia de la felicidad


Aprender de los niños. César Bona, maestro


martes, 20 de febrero de 2018

Aprender a leer online: Método Doman



Aprender a leer online: Método Doman

HAY MUCHOS MÉTODOS PARA APRENDER A LEER. OS PROPONEMOS EL MÉTODO DOMAN ...



Método Doman

Es un método ideal para enseñar a los niños muy pequeños y bebés a leer. Está basado en fichas o bits.

Cada una de las fichas contiene un concepto que queremos enseñar al niño. Puede ser una palabra, un número o un concepto.

Cada ficha contiene una información única. Es un sistema de enseñanza barato y fácil. Este método es utilizado en todo el mundo, con grandes resultados.


Nosotros pensamos que todos vosotros tendríais que conocerlo.

Os podemos asegurar que todos los niños nacen con un gran potencial que los padres deberíamos potenciar.

  • El siguiente enlace os podréis informar en que consiste este método(Excelente enlace).Además os aconsejamos la página web http://disanedu.com/ donde hay muchos recursos educativos (estimulación temprana, velocidad lectora,...)



FUENTE:


Soy disléxico: una película de animación en movimiento ...

La película animada que descubrirás está inspirada en un hecho vivido. Ha sido galardonado muchas veces. Cuenta la historia de la lucha de un niño disléxico, una lucha constante contra las palabras, los libros, los prejuicios, la burla y el sistema educativo. Una pelea que lo hace sentir solo e indefenso frente a esta dificultad que imagina como una montaña para escalar.
"No soy estúpido" es su grito del corazón

Dictados cortos para niños de primaria y secundaria .




DICTADOS DE PALABRAS PARA NIÑOS DE PRIMARIA Y SECUNDARIA

Al dictar un texto a nuestros hijos o bien si eres profesor a tus alumnos, estamos contribuyendo al desarrollo de la escritura, la mejora de la ortografía y trabajando el entendimiento oral y escrito.
Al hacer un dictado de palabras, el niño (hijos o alumnos) comienzan a efectuar un proceso de entendimiento y de retención de las estructuras semánticas (oraciones). Identifica las palabras que debe redactar y las va copiando mientras que examina su significado (para revisar que no hay fallos) y su ortografía. Se trata en consecuencia de un trabajo en 4 fases:
 

LAS CUATRO FASES DE UN DICTADO DE PALABRAS

  • Entendimiento oral
  • Retención de oraciones y estructuras
  • Reconocimiento de las palabras empleadas
  • Transcripción de las palabras valorando su significado y ortografía


PAUTAS PARA REALIZAR UN BUEN DICTADO DE PALABRAS

  • Busca un texto adecuado al objetivo que queremos lograr, por ejemplo, repasar la “R”, la “L”, etc… En la descarga gratuita que acompaña a este articulo lo tienes muy fácil
  • Antes de comenzar el dictado leelo y asegurate que las palabras son sencillas y adaptadas al nivel de tu hijo o alumno
  • Intenta leer oraciones completas, son mucho más entendibles que dictarlas troceadas
  • Dale el tiempo que necesite para terminar el dictado, no metas prisa
  • Cuando acabe, repasa las faltas y fallos gramaticales
  • Trabajar los fallos redactando oraciones utilizando las palabras falladas

Cuanto más activo sea el papel de nuestros hijos o de tus alumnos en el momento de trabajar los textos que utilicemos, mejor va a ser su resultado. Aparte de prestar atención y copiar, pueden participar escogiendo el texto, dictando alguna parte a los compañeros o bien participando activamente en la corrección.
 

Ayudar a hacer los deberes en casa.




CÓMO AYUDAR A HACER LOS DEBERES EN CASA Y EVITAR EL BAJO RENDIMIENTO ESCOLAR

A menudo los niños y niñas con TDAH dedican en casa mucho tiempo para estudiar y hacer los deberes sin obtener unos resultados satisfactorios. Con frecuencia manifiestan tanto ellos mismos como sus padres y madres, que no aprovechan el tiempo y se distraen con frecuencia, que al final se traduce en un bajo rendimiento escolar.
Con estas estrategias nos gustaría ofrecer unas orientaciones que faciliten la gestión del tiempo que hacen los niños y niñas y les permita aprovechar las tardes, de manera que además de estudiar y realizar los deberes, puedan encontrar un tiempo para dedicarse a otras actividades más lúdicas y placenteras.
 
1.

ORGANIZA LAS TAREAS PENDIENTES Y LOS MATERIALES

Este es el primer paso en el que los padres y madres deben ayudar a sus hijos. El objetivo es establecer las tareas que se van a realizar durante el tiempo dedicado al estudio.
Si tu hijo esta en primaria es muy posible que tenga anotaciones en la agenda, consultada todos los días ya que en ella suelen apuntar el listado de tareas pendientes (deberes o actividades no terminadas en el colegio).
Ademas de saber y organizar las tareas, tienes que preparar los materiales necesarios para realizarlas.
Ej: ejercicios de matemáticas (cuaderno y libro de texto), dibujo (láminas, cuaderno y pinturas), ejercicios de lengua (cuaderno y libro), conocimiento del medio (estudiar el examen de la unidad 3 y para ello necesito el libro y el resumen que realicé los días anteriores).
Una vez que tengamos definidas las tareas, las podemos ordenar de mayor a menor dificultad. Es preferible dejar las tareas más fáciles y atractivas para el final, cuando ya estamos más cansados.
 

2.

PLANIFICA EL TIEMPO DEDICADO AL ESTUDIO

Estos pasos son válidos para cualquier niño, pero como hablamos de chicos con TDAH es importante estructurar y modular el tiempo que dedicamos haciendo pausas cada 20 minutos al principio.



Trabajo Descanso
20 min. 5 min.
20 min. 5 min.
20 min. 10 min.


LA TÉCNICA DE TRABAJO QUE USAMOS Y QUE FUNCIONA MUY BIEN CON LOS NIÑOS, ES LA TÉCNICA “POMODORO”:

La técnica consiste en dividir el tiempo de trabajo en periodos de 20-25 minutos (llamados pomodoros) separados por períodos breves de reposo.
Se organiza en cinco sencillos pasos que he adaptado para niños:
  1. Como ya hemos comentado antes, organizar las tareas peor priorizando las urgentes
  2. Poner en marcha el cronómetro en 20 minutos.
  3. Trabajar la tarea comenzada hasta que el reloj suene y anotar una X”
  4. Tomar un pausa breve (cinco minutos)
  5. La tercera pausa la tomaremos algo más larga (10 o 15 minutos)


DESARROLLAR UN PLAN DE TRABAJO PARA VENCER EL BAJO RENDIMIENTO ACADÉMICO Y FRACASO ESCOLAR

  • Durante el tiempo de trabajo se deben evitar todas las distracciones, tanto internas como externas. Así por ejemplo el alumno debe evitar atender una llamada telefónica, mirar el correo electrónico o levantarse por cualquier motivo y debe permanecer centrado en la tarea dedicando el máximo de esfuerzo a la misma.
    Si el papá o la mama lo están ayudando con los deberes tampoco deben usar el móvil mientras están con el niño estudiando.
  • Las tareas realizadas se van tachando para visualizar claramente el trabajo realizado y el todavía pendiente.
  • En tiempo de trabajo no se puede realizar ninguna otra tarea nada más que la prevista de antemano, aunque si la terminamos antes de tiempo, podemos iniciar la siguiente. Por ejemplo, si he terminado los ejercicios de matemáticas puedo iniciar el dibujo.
FUENTE:

https://ineurofeedback.com/

lunes, 19 de febrero de 2018

Cuento sobre diversidad: “Ni más, ni menos”

Meditacion Guiada para NIÑOS ✫ Mindfulness Infantil para Padres y Niños y Sus Mamas


MesasNEE: Entrevista a Isabelle Monfort y Llanos Martínez


TDAH: un problema de la corteza prefrontal



TDAH: un problema de la corteza prefrontal

Si consultamos el DSM-5, la última versión del manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales que publica la Asociación Americana de Psiquiatría (APA) encontraremos que el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) está encuadrado en la categoría de los trastornos del desarrollo neurológico. Esto, en la práctica, se traduce en que el TDAH es un trastorno que implica una inmadurez o un desarrollo más lento del cerebro en comparación con otros niños de su misma edad. La inmadurez es más visible en algunas zonas del cerebro, sobre todo en la corteza prefrontal, donde se ubican la funciones ejecutivas que permiten el control de los impulsos, la planificación y la concentración entre otras variables ejecutivas. Los dos neurotransmisores cerebrales que están alterados en las personas con TDAH son la dopamina y la noradrenalina.

El TDAH ¿un trastorno reciente?

A pesar de lo que se cree, el TDAH es un trastorno con una historia de más de dos siglos.
Los primeros escritos que encontramos en relación a este trastorno datan del año 1798 cuando el médico escocés sir Alexander Crichton en su obra “Una investigación sobre la naturaleza y el origen de la enajenación mental” describía los síntomas de lo que hoy conocemos como déficit de atención.

Síntomas del TDAH

Los síntomas o manifestaciones de este trastorno pueden ser muy variados en función del niño, su edad y el subtipo de TDAH que presente. Los síntomas nucleares de este trastorno son el déficit atencional, la hiperactividad y la impulsividad, lo cual no quiere decir que todos los niños con esta patología presenten los tres síntomas principales. Además, existen una serie de síntomas secundarioscomo son dificultades en la autorregulación de la emociones, la memoria operativa, control interno del tiempo, planificación de tareas, lenguaje interno, etc. Además, suelen tener una baja tolerancia a la frustración, se muestran rígidos cognitivamente hablado (motivo por el cual a veces se les tacha de obsesivos), necesitan de una mayor motivación extrínseca que el resto de compañeros sin este diagnóstico, baja autoestima, etc. Todos estos síntomas desembocan en dificultades en los seis ámbitos que tenemos en cuenta en estos niños. Veamos los citados ámbitos así como algunos datos relevantes de cada uno de ellos:
  • Ámbito académico: los padres de los niños con TDAH tienen un mayor número de tutorías en el colegio si los comparamos con otros niños de clase. Además, los propios niños con esta patología tienen 4-5 veces más de probabilidad de recibir tratamientos específicos tanto dentro como fuera del colegio.
  • Ámbito familiar: los padres de los niños con TDAH suelen mostrar más dudas sobre su capacidad de ser padres, además de tener hasta cuatro veces más de probabilidades de separarse que el resto de familias.
  • Ámbito social: entre un 60-70% de los niños diagnosticados con TDAH son rechazados y estigmatizados por sus compañeros por la manifestación de los síntomas. Un 70% de ellos reconoce no tener mejores amigos y suelen ser menos invitados a los cumpleaños.
  • Ámbito emocional: suelen tener grandes dificultades para identificar y entender las emociones tanto propias como de los demás. Además, un porcentaje muy elevado de niños con TDAH muestran una baja autoestima.
  • Ámbito conductual: los niños y adolescentes con TDAH muestran un mayor número de conductas de riesgo y, por tanto, las probabilidades tener accidentes y de muerte son más elevadas en comparación con el resto de niños de su edad.
  • Ámbito ejecutivo: obtienen peores resultados en las pruebas de concentración, planificación, control de impulsos (inhibición) y de memoria operativa.
La gran mayoría de estudios concluyen que la prevalencia del TDAH, es decir, el porcentaje de la población infantil que está diagnosticada de este trastorno, se sitúa en torno a un 5-7%. La etiología (causa) de esta patología es mayoritariamente genética. Los estudios de Stephen Faraone concluyen que un 77% de las causas el TDAH son genéticas, siendo el trastorno con mayor peso del ADN que existe, por encima de la depresión (39%) y la ansiedad generalizada (32%).
La evolución de los síntomas en el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad depende del niño en cuestión y la edad que tenga. Así, es más frecuente en niños pequeños encontrar síntomas relacionados con la hiperactividad y la impulsividad, mientras que las dificultades de atención suelen pasar desapercibidas. En cambio, en la etapa de Educación Primaria y ESO, aumentan las dificultades para centrar la atención, y a partir de la adolescencia la impulsividad suele disminuir. Además, en la edad adolescente se pasa de una hiperactividad conductual (comportamiento) a una hiperactividad cognitiva (pasar de una idea a otra sin una coherencia ni continuidad).

¿Cuándo y cómo diagnosticar el TDAH?

En cuanto a la evaluación se refiere, no existe una única prueba que determine si el niño tiene TDAH o no. El diagnóstico es clínico, por lo que el profesional con experiencia en este trastorno emitirá un juicio clínico en función de la información obtenida a través de diferentes pruebas (entrevistas, observación, cuestionarios estandarizados, etc). A la hora de diagnosticar nos podemos apoyar en el DSM-5 (Asociación Americana de Psiquiatría) o en el CIE-10 (Organización Mundial de la Salud).
¿Cuándo se suele detectar o diagnosticar el TDAH? Generalmente, el subtipo inatento es el que más tiempo se tarda en detectar debido a la manifestación encubierta de sus síntomas (déficit de atención). Se suele detectar en torno a los 8-9 años si no más tarde. Los subtipos hiperactivo-impulsivo y combinado, se suelen detectar antes (5-7 años) debido a la manifestación observable y externa de sus síntomas. Aun así, los estudios de Willcutt (2012) concluyen que el subtipo de TDAH más frecuente es el inatento a pesar de que el que más se diagnostique sea el combinado.
En cuanto a la intervención se refiere, una vez que hayamos evaluado en profundidad los seis ámbitos o áreas, se propondrá al niño y a su familia un programa de intervención que debería incluir en todos los casos la psicoeducación y la psicoterapia familiar.

FUENTE:


Smooth Jazz Saxophone - Relaxing Background Instrumental Jazz Music for Work, Study, Relaxation


martes, 13 de febrero de 2018

Diez técnicas para la mejora de la Comunicación





1. DISCO RAYADO
Es un gran truco para cuando nos encontramos con alguien que empieza a ser demasiado persistente y con el que no ha funcionado ningún otro método de disuasión. La técnica consiste  en repetir insistentemente la misma frase una y otra vez.
Por ejemplo, ante una solicitud de la misma persona una y otra vez: "Entiendo, pero no me parece bien... te he comprendido pero no  lo voy a aceptar."

2. ASERCIÓN NEGATIVA
Es una forma de emitir una crítica justa sin dar, sin embargo, demasiadas excusas o justificaciones.
Por ejemplo:Has hecho la tarea demasiado lento.


3.INTERROGACIÓN NEGATIVA
Es útil para conocer el motivo de los sentimientos o de las ideas de los demás, facilitando la comunicación cuando la otra persona nos critica y no atiende a justificaciones. 
Por ejemplo:¿Qué tiene de malo que no pueda hacerlo?

4. REPETIR LO QUE SIENTE LA OTRA PERSONA / PARAFRASEAR
Se repite lo dicho por la otra persona, sin mostrar acuerdo alguno en lo que se dice.
Por ejemplo: "Ya sé que para ti es muy importante ir a esa fiesta, pero..."
Otra opción es parafrasear: se comenta expresivamente lo que nos dice el otro en un tono similar y expresando nuestra opinión verdadera. También se llaman afirmaciones paradójicas porque en vez de sentirse mal por algo, hacemos gala de ello como algo natural.
Por ejemplo:¿Te sentirías mejor si te dijera que sí?

5. REHUSAR  PETICIONES
Cuando nos soliitan una petición de algo que nos vamos a negar, no se han de dar excusas, aunque sí razones, respuestas concisas y, en el caso apropiado, proponer una alternativa.  Ante la negativa se suelen producir las siguientes manipulaciones por parte de la persona que hace la solicitud:
  • Critica: Siempre tienes algún problema para dejarme y me dices que no. 
  • Provocar pena: Sabes que no te lo pediría si no me apeteciese mucho.
  • Excepción: Nunca te había pedido nada hasta ahora, ni te lo volveré  a pedir jamás.
  • Última vez: Te prometo que esta es la última vez que te lo pido.
  • Inducción de culpa: Me dejas muy mal si te niegas a esto. 
Por ello, debemos estar prerados para contestarlas de la manera más adecuada. 

6. RESPONDER A LA CRÍTICA
Lo ideal es reconocer los aspectos reales de la crítica, sin ser defensivo o contraatacar al otro, sin aceptar por ello los aspectos exagerados o deformados que están mezclados con la crítica ajustada.
Por ejemplo: Tienes razón en esto, Pero no en lo otro, ¿por qué?.
Se reconoce la primera parte de verdad que existe, en lo que nos dice la otra persona que supuestamente intenta manipularnos, y a pesar de ello mantenemos nuestra postura.
Por ejemplo: Es posible que sea cierto, pero no sé si confiar. 
Ocultar nuestro error puede ser en ocasiones más una muestra de debilidad que una precaución. Puede hacerse de una forma  natural, expresando el justo desagrado por habernos equivocado.
Un ejemplo de  reconocer un error podría ser: Siento reconocer que me equivocado al haberte gritado, voy a intentar no hacerlo más.

7. SOLICITAR UN CAMBIO DE COMPORTAMIENTO MOLESTO
Indicamos claramente lo que deseamos con tono firme, pero no agresivo.
Por ejemplo: No está bien que hagas eso, lo que deberías hacer es 

8. DISCREPAR DE LOS DEMÁS
Usar el pronombre "yo" y crear argumentos como:
  • Yo tengo  otra forma de ver las cosas.
  • ¿Alguna vez lo has visto desde este punto de vista?

9. RESPETAR TURNOS EN LA CONVERSACIÓN
Para que esto se cumpla, podemos emplear gestos, como levantar  la mano, con lo que estaremos indicando "Espera un momento", y también frases directas como:
  • "Me  gustaría terminar la frase".
  • "Espera a que acabe de hablar para decir lo  que desees".
Si nos oponen una tenaz resistencia, utilizar un tono de voz más alto de lo usual, sin dejar excesivas pausas, mirando directamente a los  ojos del interlocutor e indicar en la conversación, información de la duración de lo que se quiere comunicar como por ejemplo:
  • En primer lugar quiero que
  • Después, para continuar
Debemos no olvidar prestar atención a lo que nos dicen, escuchando activamente, mirando a los ojos, haciendo señales de estar atendiendo, etc., y después damos por nuestra parte una información distinta, cuando sea nuestro turno. 
Por ejemplo:Sin embargo, lo que yo quería comentar es

10. MOSTRAR AFECTO
Dar afecto a quien nos lo inspira es un acto fundamental para mantener unas relaciones sanas. A veces hay que hacer algo más que expresar verbalmente nuestro acuerdo, agrado o cariño. Tenemos que ser capaces de tocar, besar, abrazar o sonreír a la otra persona.

Bibliografía.
Comunicación. Guía para familias". Servicio de Orientación Instituto de Salud (Madrid). "Programa Prensa-Escuela.-La voz de Galicia. Relación entre padres e hijos.
Escuela de Padres Colegio Europeo Almazán. "Comunicación eficaz con los hijos". Departamento de Orientación Psicopedagógica.