Páginas vistas en total

lunes, 25 de septiembre de 2017

EL MEJOR CORTO DEL MUNDO PARA FOMENTAR LA LECTURA

Música Para Bebê Dormir com Relaxante Som de Água ♫ ❤ Animação com Peixes

¿Relación causal entre TDAH y bajo rendimiento escolar?



El TDAH se asocia con mucha frecuencia con el bajo rendimiento escolar. Son muchísimas las investigaciones en la que se encuentra que los grupos de alumnos con TDAH rinden peor que grupos de compañeros de la misma edad y nivel socioeconómico sin TDAH. De hecho, lo extraño es encontrarse estudios en los que el rendimiento de esos dos grupos sea similar.
Es faćil que interpretemos que esto significa que el TDAH es una causa del bajo rendimiento escolar. Sin embargo, este tipo de investigaciones no puede establecer la existencia de una relación causa efecto. Por eso me ha llamado la atención un estudio holandés que afirma que proporciona evidencias sobre una relación causal entre síntomas de TDAH y rendimiento.
El estudio
Lógicamente, un estudio que pretende detectar una relación causa-efecto tiene que distinguirse de las formas más comunes de investigación que, normalmente, solo pueden detectar correlaciones entre variables pero no pueden determinar cuál de ellas es la causa y cuál es el efecto.
Algunas características llamativas de esta investigación son:
  • Los participantes eran mellizos y gemelos, de manera que sabemos que los segundos comparten su dotación genética y que, probablemente, las circunstancias en las que se desarrolla su infancia son similares (misma familia, nivel económico, escuela, etc. para cada par).
  • La muestra era de un tamaño considerable: unos 10 000 participantes.
En realidad, los autores indican que el diseño utilizado puede descartar la existencia de una relación causal, pero no probarla. Es decir, Si el TDAH no es una causa de bajo rendimiento escolar, los resultados del estudio lo detectarían, pero que no lo hagan no implica necesariamente que el TDAH sea causa de bajo rendimiento.
Algunos resultados son, en cierta manera, previsibles:
  • La presencia de síntomas de TDAH se relacionaba con un menor rendimiento escolar. Incluso la detección por parte de la madre de síntomas de TDAH a los 5 años se correlacionaba con resultados menores en tests escolares.
  • Los síntomas de inatención se relacionaban en mayor medida con el bajo rendimiento que los síntomas de hiperactividad.
Otros son más propios del tipo de investigación realizado

lunes, 18 de septiembre de 2017

Aprendices Visuales lanza una nueva app infantil para aprender a leer con pictogramas






FUENTE:

https://autismodiario.org/




El pajarito rosa

Una historia de amistad de María y el pajarito rosa. Un cuento con pictogramas con la divertida aventura que unirá a los personajes


Aprendices Visuales, la ONG que ha conseguido que más de un millón de niños lean sus cuentos con pictogramas, anuncia el lanzamiento a nivel mundial de su nueva aplicación infantil El Pajarito Rosa, para que los niños y niñas se inicien en la lectura de forma más creativa y interactiva.
La aplicación está disponible para iPad y se puede descargar gratuitamente a través de su web www.aprendicesvisuales.org



El Pajarito Rosa es un cuento en formato app que relata una divertida historia con valores protagonizada por una niña llamada María y su nuevo compañero, un pequeño pájaro.


Es un recurso ideal para fomentar la iniciación a la lectura de forma lúdica y divertida. El objetivo es trabajar habilidades motoras, pinchando y señalando los personajes y los objetos; auditivas, escuchando la voz y los sonidos de las animaciones; cognitivas, aprendiendo a leer con apoyo visual y adquiriendo vocabulario de una forma intuitiva.
Se ha diseñado teniendo en cuenta las características de los niños y niñas cuya ruta de aprendizaje preferente es la visual. El 90% de la información transmitida al cerebro es visual, por ello El Pajarito Rosa cuenta con pictogramas, imágenes que representan las palabras, para ayudar a los pequeños a comprender mejor cada cuento. Lo visual es un refuerzo, especialmente eficaz con niños pre-lectores, niños que tienen necesidades especiales de enseñanza como el autismo, síndrome de down.
CARACTERÍSTICAS GENERALES



  • Una app animada, táctil e interactiva.
  • Con la voz de la reconocida cantautora, Rosana Arbelo.
  • Disponible en 3 idiomas: Español, Inglés, y Francé
  • Los pictogramas e ilustraciones favorecen la atención de los más pequeñ
  • Una historia de amistad para reforzar el aprendizaje y la confianza en la iniciación a la lectura.
  • El texto de esta historia es obra de Miriam Reyes Oliva, las ilustraciones han salido de la creatividad de Emilio Villalba y la programación a cargo de Yago González Rúa.






domingo, 17 de septiembre de 2017

Desaprendiendo el término NEE

FUENTE.http://siesporelmaestronuncaaprendo.blogspot.com.es/Desaprendiendo el término NEE

Antonio Márquez

Cuando en 1978 Mary Warnock acuña el término "Necesidades Educativas Especiales" se produce un gran avance en la Educación Especial, ya que esta denominación lleva implícita la necesidad de que los alumnos con discapacidad u otro tipo de problemas o dificultades dejasen de trabajar de manera paralela a como lo hacían los demás alumnos, e instaba a que se tomasen medidas en los centros para atender a esas dificultades de aprendizaje de estos niños y niñas.

Imagen de Pixabay con Licencia CCO

No obstante, aunque este modelo dio un paso de gigante en el abandono del 
etiquetaje y la clasificación según discapacidad, nunca dejó de poner el foco de
 atención en las necesidades que presentaba el niño para que éstas fuesen 
subsanadas con ayudas y apoyos adicionales que llevasen al alumno en cuestión a 
"desvencijarse" para intentar recomponerse y "parecer" uno más de los alumnos 
del sistema.
Es lo que en la legislación educativa actual se conoce como Principio de la
"Normalización"


Por tanto, lo que aprendimos de aquel "Informe Warnock" es que las
necesidades educativas especiales vienen adheridas al alumno, y el centro debe
estar alerta para descubrirlas mediante evaluaciones, pruebas, test, etc. que
pongan de manifiesto los problemas que presenta cada uno de estos alumnos.
En definitiva el "gran avance" había sido no delimitar a un alumno como alumno
 con X, sino alumno con NEE, para englobar en esta denominación a un
 número determinado de niños que presentaban problemas para el aprendizaje y
la participación.

La Respuesta Educativa

Y derivado de esto surge la expresión "respuesta educativa" que el centro debe
dar a las necesidades que demanda el alumno con NEE. Según esto, el centro 
debe conocer las NEE de sus alumnos y poner toda su maquinaria en marcha 
para responder a las mismas. Esto podría haber sido bien o mal interpretado,
sin embargo y como cabía esperar fue mal interpretado. Y fue mal
interpretado porque no se ha llegado a separar los términos Necesidad y
Problema de una forma clara y explícita.

PROBLEMA  NECESIDAD

Generalmente cuando preguntamos por las necesidades que presenta un alumno
 la respuesta suele ir en la línea de "problemas de memoria, pobre vocabulario,
escasos recursos comunicativos...".
¿Realmente es esto lo que necesita el 
niño? 
¿Necesita el niño tener escasos 
recursos
 comunicativos?


¿A que va a ser más bien que el niño 
necesita 
comunicarse 
de forma adecuada con su entorno?


Cuando los informes de Evaluación Psicopedagógica, los Censos de Alumnos
con NEE o las diferentes Aulas o Equipos Especializados se refieren a los
alumnos lo hacen atendiendo a que se trata de alumnos con NEE asociadas 
al problema tal. Este problema se analiza, estudia, se clasifica, se gradúa,
se tipifica y se , con lo cual se desvirtúa el término NEE y se convierte más en
 una expresión "políticamente correcta" para designar a un cierto tipo de
alumnos, que a una forma de trabajar en el centro para aumentar la participación
 y reducir las NEE de sus alumnos.

Pero no se está conforme con esta expresión de NEE para delimitar lo que un
alumno necesita (déficit centrado en el alumno) sino que se amplían
los calificativos para poder ofrecer unas respuestas más automáticas, 
burocráticas y diferenciadas a los
 diferentes niños con problemas en su aprendizaje. Por esta razón surge el
 término NEAE, para no mezclar chivos con cabras.
Ya con esta aclaración clasificatoria realizada podemos tener claro si las
adaptaciones que se le tienen que hacer al niño son de un tipo u otro, si
las ayuda que requieren son adecuadas a su condición o no y si los apoyos
 los hacemos en tal o cual lugar.

Mi opinión es que la denominación NEE debería haber nacido 
desprovista de la última E, que indica especial, ya que esta denominación
 según la RAE se refiere a algo que "se diferencia de lo común o particular".
Esta denominación de especial nos lleva directamente a la idea de especialista, 
especialidad. Y un especialista es el que atiende a las personas especiales.
Y un niño especial es el que está alejado de lo común y de lo ordinario.
Y desde luego está en dirección completamente opuesta a la idea de inclusión.

Tener presente las necesidades de todos y cada uno de los alumnos es
absolutamente necesario para alcanzar una escuela para todos. Puede que
algunos alumnos tengan unas necesidades menos frecuentes que otros pero
deben tenerlas a título individual.

El cambio de paradigma

Pero detrás de toda esta argumentación que vengo realizando hay un componente
entre líneas que subyace a todos los demás: ¿viene la necesidad adherida al 
niño con problemas? ¿nos hemos preguntado alguna vez dónde nace esa
 necesidad del alumno? ¿o debería decir "necesidad mutua"?

Imagen de Pixabay con Licencia CCO

Lo que quiero decir es que las necesidades que les atribuimos al alumno en
realidad son necesidades nacidas de una situación de conexión entre alumno
 y sociedad. Si un alumno necesita conocer y trabajar con la lectoescritura,
entiendo que es porque en el centro se le están planteando situaciones
reiteradas en las que es necesario usar esta forma de expresión. Si un alumno
necesita adquirir y usar un sistema de comunicación es porque en el centro
 se le están planteando situaciones comunicativas continuas. Y como el centro
 es un reflejo de la sociedad, todas esas necesidades que situamos en el alumno
no son más que demandas del entorno para interaccionar.

Esto debería llevarnos a pensar que la necesidad no solo la tiene el 
alumno, sino también el contexto. Si el contexto pretende que todos
 sus componentes se comuniquen entre sí, el contexto debería otorgar diferentes
formas de expresión para que cada uno de estos miembros pueda encontrar
y acomodarse con la que puede realizar. Quizás, visto de esta manera,
 la necesidad es mutua: el individuo necesita comunicarse y el contexto
necesita que el individuo se comunique. Se trata de una necesidad mutua.

Sin embargo el modelo de NEE coloca la necesidad en el alumno y pone todos
los medios en que el alumno se ajuste al modelo único que se propone,
sin darse cuenta que el modelo que propone es precisamente el que
deja fuera a ese alumno. Modelos únicos de lectura, modelos únicos
de expresión, modelos únicos de evaluación, modelos únicos de motivación.

Las Barreras al Aprendizaje y la Participación

Booth y Ainscow proponen un cambio de paradigma en el mismo sentido
que hoy lo estoy haciendo yo. En su Index For Inclusion (2000) nos
hacen una propuesta muy significativa:

En el Index, el concepto de “Necesidades Educativas Especiales” 
es sustituido por el término “barreras para el aprendizaje y
 la participación”. Consecuentemente, la inclusión implica identificar y 
minimizar las barreras para el aprendizaje y la participación y maximizar
 los recursos que apoyen ambos procesos. Las barreras, al igual que 
los recursos para reducirlas, se pueden encontrar en todos los aspectos
 y estructuras del sistema: dentro de los centros educativos, en la 
comunidad, en las políticas locales y nacionales. Las barreras pueden 
impedir el acceso al centro educativo o limitar la participación dentro de él. 

Desde esta perspectiva propuesta en el Index, la principal misión del centro
educativo es descubrir las propias barreras que está poniendo a las
diferentes formas de participar de todo su alumnado. Si el centro ofrece
 una amplia gama de formas de expresión, comunicación, acción y
motivación (Diseño Universal de Aprendizaje) abrirá un abanico
de posibilidades que reducirá notablemente las necesidades de
todos sus alumnos, y muy posiblemente no hablaremos de necesidades 
"especiales" sino de Barreras no resueltas.


Créditos: Guía para la Evaluación y mejora de la Educación Inclusiva. 
Universidad Autónoma de Madrid

ASPERGER: GENTE COMO YO.

lunes, 4 de septiembre de 2017

5 cosas que jamás debes hacerle a un bebé



Muchos padres están confundidos en torno a lo que deben hacer para favorecer el desarrollo saludable de sus hijos, especialmente en sus etapas más tempranas.
Al respecto, la doctora en psicología, Darcia Narváez, docente de la Universidad de Notre Dame (Estados Unidos), escribió un artículo en el portal especializado Psychology Today, donde comenta algunas creencias erradas en torno a los bebés.
“Cuando tuve un cachorro, odiaba ser ignorado o dejado solo. En esos momentos, él masticaba los muebles. Los bebés odian estas cosas también, pero no pueden masticar los muebles para hacernos saber. En lugar de ello, su desarrollo se ve minado”, explica.
En esta línea, la experta enumera 5 cosas que jamás debes hacerle a un lactante.

1. Ignorarlo

“En condiciones naturales de nacimiento, los recién nacidos están listos para comunicarse con la madre, el padre y los demás (…). Por supuesto, ellos no pueden hablar, pero pueden gruñir y mover sus brazos (el brazo izquierdo es normalmente auto-referencial y el brazo derecho se centra en el otro)”, aseguró la experta.
Darcia explicó que incluso algunas madres se comunican con el bebé en el útero a través del canto, la lectura, hablándoles, o dando pequeños golpecitos en el vientre. “En las culturas indígenas, la madre es responsable de dar forma al espíritu del niño con la comunicación antes y después del nacimiento, incluso creando una canción única para ese niño”, comenta.
La comunicación con el bebé y la atención permanente proporciona un óptimo ambiente para el desarrollo emocional e intelectual.
¿Por qué una relación de compañerismo es especialmente importante para los bebés?Narvaez aseguró que los tres primeros años de vida son un momento tácito (no consciente) para comprender cómo se desarrolla el mundo social. Con un cuidado sensible, los sistemas del cerebro aprenden a trabajar bien y con ello la persona crece sana y socialmente comprometida. “Lo que se aprende en la vida temprana se aplicará para siempre a las relaciones (a menos que se cambie con terapia u otras experiencias significativas)”, añadió la especialista.

2. Dejarlo llorar

¿Te gustaría estar sufriendo, pedir ayuda y que todo el mundo te ignore? Probablemente te sientas mal contigo mismo y muy enojado con el resto, dice Darcia.
Para los bebés esto es mucho peor, porque sus sistemas cerebrales son de rápido crecimiento y aprenden patrones para la vida social y también para su funcionamiento fisiológico (salud). La doctora en psicología recuerda que gran parte del desarrollo del niño se produce después del nacimiento. Y de acuerdo a la atención que reciben, se determinan algunos efectos epigenéticos (genes y sus funciones).
“Para un bebé, que lo dejen llorar es una tortura. ¿Por qué pienso así? Porque técnicamente, fisiológicamente y en términos de madurez, (…) si los bebés regularmente tienen dificultades, sus cuerpos están siendo entrenados para ser ansiosos y desconfiados de sí mismos y de los demás”, explica la experta, asegurando que no es raro que un bebé que no recibió la atención suficiente se convierta en una persona inflexible y que se estresa fácilmente.
“Cuando los bebés lloran no están teniendo rabietas o son pequeños emperadores. Tienen necesidades y las comunican de la única manera que pueden”, recalca Darcia, agregando que si esperas que llore para aliviar su malestar, estás esperando demasiado tiempo.
La experta enfatiza que es importante aprender a no dejarlo llorar. “Los bebés pequeños tienen dificultades para dejar de llorar por lo que no quieres que ellos comiencen. Pueden llegar incluso a crear la costumbre de llorar. Esperar demasiado tiempo para socorrerlo puede matar las sinapsis cerebrales (redes cerebrales programadas para desarrollarse en ese momento), que están creciendo a un ritmo fenomenal en los primeros años de vida”, añade.
Para evitar que el bebé llore, los cuidadores deben prestar atención a las señales no verbales que dan los bebés, como inquietud, ceño fruncido, muecas o si agita los brazos, para cortar de raíz sus molestias.
En los primeros meses y años de vida se crean las vías cerebrales que se utilizarán una y otra vez. “Así que si quieres un niño agresivo y desagradable, cuando sea bebé déjalo llorar. De lo contrario, mantenlo feliz. Un bebé angustiado en casi seguro que se transformará en un niño desagradable que angustiará al resto después”, aseguró.
Narvaez señala que en los primeros cuatro meses de vida, los bebés tienden a ser más exigentes, pero eso no quiere decir que tienen que llorar. “Este es también el período que parece establecer el nivel de capacidad de respuesta entre el bebé y el cuidador, que dura años después. Los cuidadores deben estar especialmente atentos cuando un bebé empieza a quejarse, al notar la expresión facial, los gestos y ofrecerle los cuidados para que se relaje”, reafirma.
“Ahora, debo decir que si un cuidador se siente tan frustrado que casi quiere tirar al bebé contra la pared, en ese caso, lo mejor es salir de la habitación y dejar que el bebé llore. Pero, por supuesto, lo mejor es no permitir un patrón de llanto tan regular en los primeros días y semanas de vida”, aclara la experta.

3. Dejarlo solo

Darcia afirma que “el régimen de aislamiento es una de las peores cosas que le puedes hacer a un ser humano y, finalmente, conduce a la psicosis”.
“Los bebés están diseñados para conectarse físicamente con sus cuidadores. No entienden por qué están solos. Los bebés interiorizan un sentido de la equivocación y la maldad, dependiendo de cómo son sus vidas”.
“Imagina ser repentinamente dejado solo en una tierra extraña donde no te puedes mover o cuidar de ti mismo. Sería terrible, incluso si entiendes lo que está pasando. ¿Por qué hacerle eso a un niño?”, ejemplifica.
Darcia dice que los niños dependen de la compañía de los adultos para satisfacer sus necesidades hasta que pueden hacerlo por sí mismos.
“Aunque la gente hable como si pudiera obligar a los bebés a ser independientes, esto es un engaño con un resultado imaginario. Si aíslas a los bebés, ocurre lo contrario: se convierten en personas necesitadas y desgarradas por dentro (…). Interiorizan el miedo y la inseguridad y esto puede llevar a tener una mala actitud hacia los cuidadores y el mundo. Esta es la forma de crecer de un narcisista. ¿Qué más se puede esperar? El aislamiento enseña a pensar sólo en sí mismos”, comenta la experta, añadiendo que la “angustia personal hace que la empatía y la compasión sean cualidades muy poco probables”.

4. No tomarlo en brazos

Narvaez dice que la primera impresión que tiene un bebé de sus cuidadores y el mundo son fundamentales. “El aprendizaje de una profunda relajación y sensación de paz es lo que lo guiará en la vida. Si no tiene una experiencia regular de relajación en los brazos de alguien (sea su madre, padre o cuidador), nunca aprenderá a relajarse y dejarse llevar, lo que es vital para la salud”, explica.
“Cuando los bebés están físicamente separados de los cuidadores, las respuestas de dolor se activan, influyendo en la presencia de varias hormonas y neuropéptidos”, dice Darcia, añadiendo que incluso una separación diaria de 3 horas puede causar el suficiente estrés como para tener efecto sobre ciertos genes que realzan la reactividad al estrés y causan déficit en la memoria.
Por otra parte, también puede conducir a una falta de desarrollo de los receptores de serotonina y oxitocina, ambas relacionadas con la felicidad.
“Los bebés deben sentirse bienvenidos en los brazos de los adultos”, enfatiza Narvaez.

5. Castigarlo

“Algunos padres dan nalgadas o golpean a sus bebés. El castigo corporal puede ser una liberación inmediata de la frustración para el cuidador, sin embargo, como en la mayoría de los actos de agresión, tiene efectos negativos a largo plazo”, expresa la psicóloga.
La experta afirma que los bebés aprenden lo que es la vida, a partir de la forma en que son tratados.
En este sentido, el castigo tiene varios efectos perjudiciales, según la especialista:
- El bebé tendrá menos confianza en su cuidador y no lo verá como alguien seguro para relajarse.
- El bebé tendrá menos confianza en sí mismo, porque los cuidadores le han enseñado que sus impulsos no son importantes o incluso son malos, socavando su autodesarrollo.
- Si los cuidadores castigan a los bebés que quieren explorar, pueden debilitar la motivación para el aprendizaje.
- El bebé aprenderá que es mejor suprimir sus intereses, que influyen en la comunicación con el cuidador.
- Además, los estudios muestran que la mala conducta aumenta después de que un niño es golpeado.
- Fisiológicamente, el castigo activará la respuesta al estrés, lo que no es aconsejable en la vida temprana cuando se fijan parámetros de funcionamiento. Ese estrés puede dañar los sistemas en forma permanente, socavando el bienestar y el crecimiento intelectual, además de dificultar las relaciones sociales.
Si desea optimizar el cerebro, la salud y el bienestar de un bebé, debes evitar las 5 cosas mencionadas, afirma la profesional. “Una paternidad cariñosa y sensible es uno de los mejores predictores de resultados positivos en un niño (…) Así que los cuidadores tienen que estar presentes emocionalmente, no distraerse con sus propias preocupaciones”, enfatiza.
Los bebés requieren muchos cuidados, por lo puede que se necesite más de una persona para satisfacer las necesidades de un bebé. “Así que si eres un padre o madre frustrado y cansado, pide ayuda con el cuidado”, comenta Darcia.
FUENTE:


 http://www.biobiochile.cl/portada/mujer

Deva Premal & Miten ♫ A Deeper Light (Complete) ♫ ♥♥ Deep Meditation Music ♥♥

sábado, 2 de septiembre de 2017

BECAS PARA ALUMNOS CON NECESIDADES EDUCATIVAS ESPECIALES 2017/2018




El BOE del pasado sábado 12 de agosto publicaba el extracto de la nueva Convocatoria para alumnos con necesidad específica de apoyo educativo para el curso 2017/2018.
Es importante no confundir esta beca con la Convocatoria General. Muchos alumnos se equivocan al solicitar su beca ya que en la Sede Electrónica del MEC se ofrecen las dos opciones.
Estas ayudas son una alternativa a la beca general del MEC que pueden solicitar los alumnos que presenten necesidades educativas especiales “derivadas de discapacidad o trastorno grave de conducta” y que estén en los siguientes niveles educativos:
  • Educación Infantil.
  • Educación Primaria.
  • Educación Secundaria Obligatoria (ESO)
  • Bachillerato.
  • Ciclos formativos de grado medio y superior.
  • Enseñanzas artísticas profesionales.
  • Formación Profesional Básica.
  • Programas de formación para la transición a la vida adulta.
También pueden solicitarla los que tengan necesidad específica de apoyo educativo “asociado a altas capacidades intelectuales” en los siguientes niveles:
  • Educación Primaria.
  • Educación Secundaria Obligatoria (ESO)
  • Bachillerato.
  • Ciclos formativos de grado medio y superior.
  • Enseñanzas artísticas profesionales.
   EN LA NUEVA CONVOCATORIA:
  • Los requisitos, las cuantías y el procedimiento continúan igual que en cursos anteriores.
  • No es imprescindible que el solicitante disponga de certificado de discapacidad (desaparece la confusión del curso pasado).
  • Se puede solicitar en la en la Sede Electrónica del MECD hasta el 28 de septiembre.
  • Esta ayuda es incompatible con la Beca General del MEC (o una o la otra).
  • Como en otros cursos, la ayuda concedida debe destinarse a la finalidad para la que se concede, por lo que posteriormente se exigen los justificantes de pago por reeducación pedagógica, del lenguaje, etc. (conserva las facturas)

En los siguientes enlaces podéis ver la convocatoria, requisitos y tramitación de la nueva beca para alumnos con necesidad de apoyo educativo para el curso 2017/2018: