Páginas vistas en total

miércoles, 29 de abril de 2015

Desarrollo del lenguaje expresivo y comprensivo en el niño

 

 

Desarrollo del lenguaje expresivo y comprensivo en el niño

La ASHA siempre mantiene información vigente al público y a los profesionales relacionados con la comunicación y la audición. En esta oportunidad les presentamos unas tablas de hitos del desarrollo del lenguaje tanto expresivo como comprensivo en los niños, realizadas por esta asociación, que además contienen útiles consejos para una estimulación temprana adecuada, haciendo de ésto un perfecto apunte para estudiar o recordar esta información:

  • Nacimiento – 1 año:

Para agrandar, haz click sobre la imagen.
¿Cómo se puede estimular?
  • Verifique la habilidad del niño de poder oír, y preste atención a los problemas e infecciones del oído, en especial si son recurrentes.
  • Reafirme las tentativas de comunicación del bebé mirándolo, hablándole e imitando sus vocalizaciones.
  • Repita la risa y las expresiones faciales del bebé.
  • Enseñe al bebé a imitar acciones, como jugar a las escondiditas, palmotear, tirar besos, jugar qué linda manita y decir adiós con la mano. Estos juegos enseñan al bebé elementos muy necesarios de la conversación: prestar atención al interlocutor y esperar su turno de hablar.
  • Hable con la bebé mientras efectúe actividades como vestirla, bañarla y alimentarla: “Mamita está lavándole el pelo a Sara. Sara está comiendo zanahorias. ¡Qué ricas están estas zanahorias!”.
  • Explique a dónde van, qué harán una vez lleguen, y qué y a quién van a ver: “Sara va a casa de abuelita. Abuelita tiene un perro. Sara va a jugar con el perro.”
  • Hable sobre los colores (ej., “Sara tiene pelo negro”).
  • Practique a contar. Cuente los dedos de las manos y de los pies del bebé.
  • Cuente los escalones a medida que los suba o los baje.
  • Enséñele los sonidos que hacen los animales (ej., “La vaca dice muuu”).
  • 1 – 2 años:

Para agrandar, haz click sobre la imagen.
¿Cómo se puede estimular?
  • Hable durante las actividades y cuando salgan. Cuando saque al niño a caminar en el coche, por ejemplo, apunte a los objetos familiares (ej., los autos, los árboles, los pájaros) y nómbrelos. “Veo un perro. El perro dice ‘guau’. Es un perro grande. Este perro es color café.”
  • Use expresiones sencillas pero gramaticalmente correctas que el niño pueda imitar.
  • Camine por la casa o por la habitación del niño mientras le enseña los sonidos de los distintos objetos. Preséntele a “Tito Reloj,” que dice “t-t-t-t.” Escuchen el sonido del reloj. Este tipo de actividad ayuda al niño a darse cuenta de los sonidos que lo rodean y le ayudará cuando comience a aprender el sistema fónico en preescolar y kindergarten.
  • Jueguen a los sonidos también mientras lo baña. Esta es una oportunidad de estar cara a cara con él. Jueguen al “barquito Pablito”, que dice “p-p-p-p.” Deje que el niño sienta el aire que producen los sonidos. Soplen burbujas y hagan el sonido “b-b-b-b.” Póngase la mano del niño en la garganta al imitar este sonido. Los motores de los juguetes pueden producir un estupendo sonido “rrr-rrr-rrr.”
  • Ayude al niño a expandir su vocabulario. Por ejemplo, si el niño dice “camión” responda diciendo “¡Es verdad! Es un camión rojo y grande”.
  • Continúe leyéndole al niño todos los días. Trate de hallar libros con ilustraciones grandes y una o dos palabras, o una frase u oración sencilla por página. Cuando le lea al niño, nombre y describa las ilustraciones de cada página.
  • Pida al niño que apunte a las ilustraciones que usted le describa.
  • Pida al niño que nombre las ilustraciones. Puede que al principio no le conteste. En ese caso nómbrele las ilustraciones. Un día le sorprenderá diciéndole el nombre de la ilustración.
  • 2- 3 años:















¿Cómo
 se puede estimular?    
 
    .Use lenguaje claro y sencillo que sea fácil de imitar.

  • Muestre al niño que se interesa por lo que dice al repetir sus palabras y añadir información adicional. Por ejemplo, si el niño dice “flor bonita”, usted puede responder diciendo: “Sí, esa flor es muy bonita. Es de color rojo. Huele muy rico. ¿Quieres oler la flor?”.
  • Demuestre al niño que para usted lo que él tenga que decir es muy importante al pedirle que repita lo que no pueda entender por completo. Por ejemplo, “Sé que quieres un bloque. Dime otra vez qué bloque quieres.”
  • Ayude al niño a expandir su vocabulario. Introduzca nuevas palabras leyéndole libros que tengan una oración sencilla en cada página.
  • Nombre objetos y describa las ilustraciones del libro. Presente sinónimos para las palabras familiares (ej., mami, mujer, señora) y use el nuevo vocabulario en oraciones para ayudar al niño a aprender las palabras en su contexto.
  • Ponga objetos dentro de un cubo y pida al niño que los saque de uno en uno, diciendo cómo se llaman. Repita lo que el niño diga y añada información adicional: “Esto es un peine. Sara se peina el cabello”. Saque los objetos del cubo y ayude al niño a agruparlos por categoría (ropa, alimentos, artículos para dibujar, etc.).
  • Recorte fotos de revistas viejas y haga un álbum de objetos familiares. Ayude al niño a pegar las fotos en el álbum. Practiquen a nombrar lo que ilustran las fotos, usando gestos y palabras para demostrar cómo usar los objetos.
  • Miren fotos de la familia e indiquen quién aparece en las mismas. Use frases y oraciones sencillas para describir lo que ilustran las fotos (ej., “Raúl nada en la piscina”).
  • Escriba frases sencillas debajo de las fotos describiendo lo que ilustran. Por ejemplo, “Puedo nadar”, o “Feliz cumpleaños, papi”. El niño comenzará a entender que la lectura es la expresión escrita del lenguaje oral.
  • Haga que el niño tome decisiones al contestar preguntas, en vez de hacer preguntas que pueda contestar simplemente con un “sí” o un “no”. Por ejemplo, pregunte “¿Quieres un vaso de agua o un vaso de leche?” en vez de preguntar “¿Quieres leche?, ¿Quieres agua?”. Asegúrese de esperar por la respuesta y aliente al niño cuando pueda comunicar con éxito lo que desea: “Gracias por decirle a mamita lo que quieres. Mamita te va a dar un vaso de leche”.
  • Continúen cantando canciones, jugando juegos con las manos y los dedos (“Este cerdito fue al mercado…”) y recitando rimas infantiles (“Ada, la desordenada”). Estos juegos y canciones enseñan al niño sobre los ritmos y sonidos del lenguaje.
  • Reafirme las destrezas de comprensión del lenguaje del niño jugando a “sí o no”: “¿Eres una niña?, ¿Es eso una cebra?, ¿Te llamas Patricia?”.
  • 3 – 4 años:

Para agrandar, haz click sobre la imagen.
¿Cómo se puede estimular?
  • Recorte fotos de catálogos viejos. Cree ilustraciones graciosas pegando partes de distintas fotos en composiciones absurdas. Por ejemplo, pegue una foto de un perro dentro de un auto como si el perro fuera conduciendo. Ayude al niño a explicar por qué la foto es absurda o graciosa.
  • Clasifique fotos y objetos en distintas categorías, pero haga la actividad más difícil al preguntarle al niño qué objeto no pertenece a la categoría dada. Por ejemplo, un bebé no pertenece a una categoría que muestre un perro, un gato y un ratón. Explique al niño que usted está de acuerdo con su respuesta porque el bebé no es un animal.
  • Aumente el vocabulario y la longitud de las expresiones del niño leyéndole, cantándole, recitando rimas y hablándole sobre qué hacen y dónde van.
  • Léale libros que tengan una trama sencilla y hablen sobre la secuencia de los sucesos. Ayude al niño a contar el cuento o actúenlo con accesorios y disfraces. Dígale cuál es su parte favorita del cuento y pregúntele cuál es la suya.
  • Miren fotos de la familia y pida al niño que describa lo que sucede en cada una.
  • Practique las destrezas de compresión haciéndole preguntas. Sugiérale al niño que trate de jugarle bromas con sus propias preguntas. Haga el juego más divertido haciéndole creer al niño que usted no puede contestar algunas de sus preguntas porque son demasiado difíciles.
  • Ayude al niño a practicar sus destrezas de comunicación social y de narración al “actuar” escenas típicas de la vida diaria (ej., cocinar, prepararse para dormir, ir al médico) usando una casa de muñecas y sus accesorios. Practique el mismo tipo de actividad cuando jueguen a disfrazarse. Como de costumbre, pida al niño que repita si no entiende usted por complete lo que haya dicho. Esto demuestra al niño que lo que él diga tiene importancia.
  • 4 – 5 años:

Para agrandar, haz click sobre la imagen.
¿Cómo se puede estimular?
  • Hablen sobre los conceptos de las relaciones espaciales (primero, medio, último; derecha, izquierda) y de los opuestos (arriba y abajo, grande y pequeño).
  • Presente descripciones o pistas y pida al niño que identifique lo descrito.
  • Practiquen la creación y clasificación de categorías (frutas, muebles, formas geométricas).
  • Siga las instrucciones del niño a medida que éste le explique como hacer algo.
  • Preste completa atención al niño cuando esté hablando, y reconozca, aliente y alabe sus esfuerzos. Antes de dirigirse al niño, asegúrese de que le esté prestando total atención. Haga una pausa después de hablar para permitirle responder a lo que usted le haya dicho.
  • Ayude al niño a expandir su vocabulario. Presente definiciones para nuevas palabras y úselas en el contexto apropiado: “Este vehículo va por la autopista. Es un auto. El ómnibus es otro tipo de vehículo. El tren y el avión son también vehículos.”
  • Anime al niño a pedir explicación si no entiende el significado de una palabra.
  • Indique cosas que sean iguales o diferentes. Juegue con el niño incorporando estos conceptos que escuchará más tarde en la escuela al preparase para la lectura.
  • Clasifiquen en categorías. Luego traten de clasificar los objetos utilizando diferencias más sutiles (ej., rocas que son lisas y rocas que son ásperas, pesadas y livianas, grandes y pequeñas). Una vez más, pida al niño que identifique el objeto que no pertenezca a una categoría dada, pero esta vez pídale que explique por qué no pertenece a dicha categoría.
  • Ayude al niño a expandir sus destrezas de comunicación social y de narración (contar cuentos) al representar distintos personajes y situaciones. Jueguen a las casitas, al médico y a la tienda usando el diálogo, los accesorios y los disfraces apropiados a la situación. Hagan lo mismo con una casa de muñecas y sus accesorios, imitando distintas escenas de la vida diaria y haciendo hablar a las muñecas.
  • Lean cuentos con tramas sencillas. Ayude al niño a predecir lo que pasará a continuación en el cuento. Hagan representaciones y teatros de títeres ilustrando los cuentos. Pida al niño que dibuje una escena del cuento, o su parte favorita. Pueden hacer lo mismo con videos y programas de televisión, ya que también tienen argumento. Pregunte “quién, qué, cuándo, dónde y por qué” y preste atención a las respuestas.
  • Ayude al niño a expandir sus destrezas de comprensión y expresión del lenguaje jugando a “Veo, veo”: “Veo algo redondo en la pared que se usa para decir la hora.” Después que el niño adivine lo que haya descrito, pídale que proporcione pistas sobre algo que él vea para que usted pueda adivinar.
  • Dé al niño instrucciones de dos pasos (ej., “Busca tus zapatos y póntelos”). Anímelo a explicar cómo ha hecho algo. Por ejemplo, pídale que explique cómo ha hecho una estructura con bloques “Lego”. Cuando jueguen al médico, pídale que explique cómo ha hecho el chequeo del bebé. Ilustre y escriba lo que el niño vaya contando. Así, éste pronto comprenderá el impacto de la narración y de la escritura.
  • Jueguen juegos de mesa apropiados a la edad del niño, como “Candyland” o “Chutes and Ladders”.
  • Comente las actividades diarias con el niño y pídale que le ayude a planificarlas. Por ejemplo, pídale que haga una lista para el mercado, o que le ayude a planificar su fiesta de cumpleaños. Pregúntele su opinión: “¿Qué crees que debemos comprarle a tu primo para su cumpleaños?, ¿Qué frutas compramos en el mercado?”.
FUENTE:https://fonoaudiologos.wordpress.com/

SONIDO DE BOSQUE RELAJANTE, RELAXING FOREST MUSIC.

lunes, 27 de abril de 2015

Clint Smith: Cómo criar a un hijo negro en Estados Unidos

Etapas del desarrollo cognitivo



Etapas del desarrollo cognitivo

Progresivamente el niño adquiere la capacidad de interpretar lo que percibe, después adquiere la autonomía física suficiente para explorar su entorno más allá de lo que quedaba a su alcance cuando no se desplazaba. Luego, el lenguaje le permite nombrar las ideas que va adquiriendo y comunicarlas a los demás para seguir aprendiendo con el intercambio.
La adquisición progresiva de estas habilidades condiciona la capacidad de pensar, de comprender y analizar. Cada cosa en su momento, aunque siempre que hablamos de neurodesarrollo el momento no es exacto y varía de unos niños a otros.
La capacidad cognitiva, es decir la capacidad de aprender, interpretar y comprender el mundo para actuar de forma adecuada, cambia con la edad y lo hace cuantitativa y cualitativamente.

El pensamiento sensorio-motor del lactante

El niño, entre los cero y los 2 ó 3 años de vida, tiene limitado su pensamiento a las sensaciones inmediatas y a su capacidad para explorar objetos. Tiene un “pensamiento sensorio-motor”.
De forma progresiva y muy temprana, emplean los primeros meses de vida en aprender a percibir, desarrollan sus sentidos y empiezan a categorizar el mundo. Pronto disciernen cuales son los límites de su propio cuerpo, se miran las manos, se tocan los pies, los genitales, la cabeza… y el de los objetos. Aprenden a cogerlos y entonces los exploran con todos los sentidos, y por supuesto se los meten en la boca, los usan y juegan con ellos aprendiendo poco a poco su utilidad. Si nos fijamos como un lactante utiliza los objetos tendremos una idea muy fidedigna de su comprensión.
Sus actos expresan de forma no verbal su cognición.
Alrededor del año, el desarrollo de la manipulación está muy avanzado y muchos empiezan a caminar. Así que ahora pueden alcanzar “cosas interesantes” y empiezan ha experimentar sus habilidades manuales. Hacen torres con objetos, meten cosas en agujeros…
La exploración del mundo empieza a ser más compleja y usan los objetos con el propósito adecuado. El vaso para beber, el peine para peinarse… Primero sólo los usa consigo mismo, después aprende que puede usarlos en los demás y es cuando da de comer a la muñeca o peina a su padre…
Entre los 18 meses y los 2 años empiezan a resolver pequeños problemas, usa los objetos para coger algo que no alcanza y hace cosas más complejas como enroscar un tapón.
La aparición progresiva del lenguaje lo va a revolucionar todo… para mejor.

El preescolar y su pensamiento pre-lógico

La “forma” de pensar de un niño cambia enormemente cuando adquiere el lenguaje. En su cerebro los símbolos –las palabras– empiezan a sustituir los objetos y las acciones. Tienen un repertorio enorme de “ideas” que ahora puede simbolizar en palabras. Asimila lo aprendido nombrándolo y esto le permite crear conocimientos nuevos por sí mismo.
El proceso cognitivo se reorganiza activamente y sin cesar pero sigue dominado por lo que percibe por sus sentidos.
En esta edad, entre los 3 y los 6 años, el niño piensa de una forma característica, el pensamiento mágico”. Interpreta la coincidencia como causalidad, atribuye sentimientos a los objetos y cree que sus deseos son tan poderosos que pueden materializarse.
Imagen-animada-Reyes-magos-18Fácil que crean en los Reyes Magos o el Ratoncito Pérez. Desean un regalo que piden a seres mágicos que vienen en la noche de Reyes o después de que se caiga un diente.
Le resulta muy difícil comprender otro punto de vista que no sea el suyo, precisamente porque su pensamiento está dominado por lo que percibe y no por la lógica.

La aparición de la lógica – el uso de razón

Hacia los 6 años los niños añaden nuevos elementos a su proceso de pensamiento. La información que reciben por los sentidos se matiza ahora con la comprensión de los fenómenos que observan. Son capaces de comprender operaciones lógicas concretas –no abstractas–. Ahora tienen un “pensamiento lógico”.
A ver, los Reyes Magos ¿cómo pueden repartir regalos a todos los niños en una noche? Son muchos niños y solo 3 Reyes…
Además se dan cuenta de sus logros y carencias y de las de los otros: aparece la autoestima.

La adolescencia y la abstracción

Con la edad la cosa se complica, hacia los 12 años el cerebro empieza a mostrar todo de lo que es capaz.
De un pensamiento lógico pasamos a un “pensamiento analítico”. Elaboran conclusiones generales a partir de situaciones particulares.
De un problema particular y concreto a uno general y abstracto.
Aparece la capacidad de análisis, utiliza los principios básicos que conoce para matizarlos con múltiples puntos de vista. Empieza a comprender –y experimentar– que una posibilidad puede convertirse en una realidad dependiendo de las decisiones que se tomen en el camino.
El pensamiento adolescente es más flexible, y lógicamente lo cuestiona todo y vuelve a repensarlo analizándolo más profundamente.
Se completa el desarrollo de su personalidad de su individualidad, quiere crear sus propios códigos y ética. El mundo tiene una nueva generación.
¿Y tú?, ¿aún crees en los Reyes Magos? ;)
FUENTE_AUTORA↬  2015 ©  mj mas

martes, 21 de abril de 2015

El maestro es fundamental en la atención al TDA-H

 

 

 

El maestro es fundamental en la atención al TDA-H

Autora es María José Mas Salguero, médico especialista en Pediatría y en Neuropediatría.

Aunque el TDA-H no afecta sólo a lo académico, la merma de las aptitudes escolares es la principal preocupación de los padres y motiva la mayoría de consultas. Además del déficit de atención, el TDA-H causa una dificultad importante en planificar tareas y tiempos, en organizar y priorizar la información, así como en la posterior autoevaluación de los resultados. Este conjunto de dificultades afecta a casi todas las competencias académicas y especialmente se pone de manifiesto cuando el alumno tiene que aprender a utilizar su agenda escolar, hacer un resumen o un esquema, o en tareas de coordinación manual o corporal.
Ante un TDA-H, el maestro tiene una excelente oportunidad de aplicar todos sus conocimientos pedagógicos para ayudar al alumno con dificultades. No se trata de reducir las exigencias, sino de adaptarlas a las habilidades y deficiencias propias de cada niño, que convendrá conocer previamente. Los objetivos son ayudarle a enfocar su atención, a concentrarse y a disminuir su ansiedad para rendir al máximo de sus posibilidades.
Portada de la guía TDA-H escuelaLa Generalitat de Cataluña acaba de publicar una nueva guía para maestros y profesoresEl TDA-H: detección y actuación en el ámbito educativo -. Contiene los recursos necesarios para que el docente comprenda mejor las dificultades del alumno con TDA-H y pueda diseñar un plan de ayuda individualizado. La bibliografía final, enlaza a otras guías y documentos interesantes.
En general todos los niños con TDA-H se beneficiarán de las siguientes medidas.
organización TDAH

El TDA-H no es una moda,

es un problema real que podemos mejorar.

No es la única causa de problemas en el rendimiento académico – los problemas emocionales, el niño mal educado o el niño vago existen y deben abordarse en consecuencia – pero cuando el maestro detecta un alumno con capacidades normales y resultados claramente insuficientes a su esfuerzo, debe sospechar que algo pasa.

Mucho he aprendido de mis maestros, mas de mis colegas, pero más aún de mis discípulos Talmud

FUENTE:

 http://neuropediatra.org/

martes, 14 de abril de 2015

10 pautas para atender a un alumno con TDAH

 

 

10 pautas para atender a un alumno con TDAH

En este artículo te presento 10 pautas para atender a un alumno con TDAH. Son pautas que todo profesor puede seguir. La presencia de alumnos con Trastorno por déficit de atención/hiperactividad (TDAH) en el contexto escolar es una realidad cada vez más extendida, por ello la importancia de dar una respuesta adecuada.
En este artículo te presento las cinco primeras pautas para atender a un alumno con TDAH. En una próxima entrada te presentaré los otros cinco consejos. A veces, la pedagogía tiene que hacerse muy práctica y pegada al terreno: esta es una de esas circunstancias.

Pautas para atender a un alumno con TDAH en clase

El alumnado con TDAH tiene sus peculiaridades y no voy a negar que en el contexto de un aula de 25 o de 30 alumnos crea problemas. Es complicado atenderlo, manejar su conducta y manejar sus dificultades principales.
En el caso del TDAH, los niños presentan dos síntomas diana: por un lado las dificultades para mantener la atención, centrarse en los detalles y abstraerse de todo lo que ocurre en el aula… que es mucho y más atrayente que las explicaciones o las tareas que están en la pizarra.
Por otro lado, su comportamiento hiperactivo e impulsivo: su dificultad de autocontrol, su exceso de energía que no se puede reprimir, en largas jornadas donde la conducta adecuada es permanecer sentado quieto y en silencio.
Pero a su vez, esos dos síntomas provocan un tercer síntoma definitivo: que sus dificultades le impiden o alteran significativamente la capacidad para funcionar adecuadamente o con la calidad esperada, en su rendimiento escolar o en su relación con los demás.
Pero a pesar de las características que estos niños presentan y de las dificultades para atenderlos adecuadamente en el aula, hay 10 pautas para atender a un alumno con TDAH, que todos los profesores de Educación Primaria y Secundaria pueden llevar a cabo. Ahí van las cinco primeras.

1º. Conocer qué es el TDAH y entender a tu alumno

La primera de las pautas para atender a un alumno con TDAH, es conocer el trastorno. Del TDAH se habla mucho de oídas y se conoce poco: hay muchos tópicos.
Los profesores, como profesionales que son, deben tener un conocimiento relativamente profundo sobre este trastorno tan extendido en la escuela.
Conocerlo no es difícil. Existen guías para profesores y docentes disponibles en la red. En este lugar te ofrezco alguna de estas guías que puedes descargar y leer.
Cuando se conoce el TDAH, se entiende por qué parte del comportamiento que presenta este alumnado no es “mala educación” o “falta de normas”, aunque en algunos casos eso también está añadido. Sino que se trata de un trastorno neurobiológico que explica gran parte de la forma de actuar de estos niños.

2º. Asígnale un alumno ayudante

Vamos con la segunda de las pautas para atender a un alumno con TDAH. Puedes asignarle un alumno ayudante y sentarlo junto a él… o al menos, cerca. La misión del alumno ayudante es recordarle algunas pautas habituales de clase, como anotar los deberes para el día siguiente, tocarle el hombro cuando no esté trabajando o no esté atendiendo para centrarlo; no molestarlo mientras se trabaja en clase y animarlo a trabajar. También le puede ayudar en alguna tarea que no sepa realizar.
Hay chicos que tienen ese don especial y que, animados por el tutor, pueden tener esta misión como un privilegio. El alumno ayudante puede también rotar por trimestres, para que otros pasen por esta experiencia.
Incluso el propio alumno que padece TDAH, puede en algún momento ser alumno ayudante de otro compañero.

3º. Segmentar las tareas

La tercera de las 10 pautas para atender a un alumno con TDAH, consiste en segmentarle las tareas que tiene que realizar. Es posible que un niño con estas características no sea capaz de afrontar 7 u 8 ejercicios seguidos. Pero si le pides que realice solo dos tareas del total, y que una vez realizadas se levante de la mesa y se acerque a enseñártelas, posiblemente sí pueda abordarlas.
Cuando las enseñe solo comprobarás que las ha realizado, no tanto si están bien o mal, salvo que sean errores muy evidentes. Cuando compruebes esas dos tareas, le animas a seguir con otras dos y que al terminarlas vuelva a enseñártelas.

4º. Cuaderno único

En Educación Primaria y por supuesto, en Educación Secundaria, se ha generalizado el uso de un cuaderno para cada asignatura. Sobre cuántos cuadernos utilizar, en Educación Primaria, escribí una entrada en su momento. Para los niños que padecen TDAH, disponer de varios cuadernos suele ser una situación complicada de manejar  y que provoca desorganización.
En estos casos la medida del cuaderno único es muy sencilla pero efectiva con el alumnado con TDAH. Consiste en reducir los cuadernos de todas las asignaturas a solo uno. En ese único cuaderno realizará todas las tareas. Tan solo tiene que indicar la fecha y el nombre de cada una de las asignaturas que realiza.
Más adelante, cuando tenga un dominio del cuaderno y adquiera otras habilidades de organización, se irán añadiendo cuadernos, pero de una manera progresiva.
Sobre el tipo de cuaderno a elegir, te animo a releer la entrada que escribí sobre esa cuestión.

5º Elegir la pauta y útil de escritura

La pauta sobre la que los niños escriben y el útil de escritura que utilizan, es otra variable que los profesores de niños con TDAH pueden gestionar para su bien.
La regla general podía ser elegir aquella que mejor resultado le da a cada niño. Por tanto, no puede generalizarse a toda la clase un único formato de pauta: todos escriben en hojas de doble pauta, de cuadritos, Montessori… Lo ideal es que cada niño escriba en aquella en la que mejor “se defiende”. Pero en el caso de los chicos con TDAH es una medida casi obligada.
En general, las hojas cuadriculadas no les ayudan: para muchos de ellos suponen un motivo de confusión y desorganización. La doble pauta les puede resultar asfixiante… parece que, en términos generales, las hoja de una línea son las más adecuadas.
Lo mismo ocurre con el útil de escritura: escribir con lapicero tiene la ventaja de que se puede borrar, pero en ocasiones, es una herramienta que enlentece la escritura y requiere más esfuerzo. En algunos niños los bolígrafos de tinta de gel, les ayudan por tener una escritura más fluida. Si se equivocan, pueden colocar entre paréntesis los errores. En otros casos, hasta las plumas estilográficas escolares, les ayudan a mejorar la letra y la escritura.
También en este aspecto, aconsejo algunas recomendaciones que escribí para mejorar la letra: también son válidas para que la consideremos entre las pautas para atender a un alumno con TDAH.

Recopilando

Te estoy ofreciendo 10 pautas para atender a un alumno con TDAH en la clase. En esta primera entrada te he presentado las cinco primeras:
  1. Conocer qué es el TDAH y entender a tu alumno
  2. Asignarle un alumno ayudante
  3. Segmentar las tareas
  4. El cuaderno único
  5. Elegir la pauta y útil de escritura
Espero que te resulten útiles. Accede al siguiente enlace para leer la segunda parte de la entrada:
 
 

Programa Aulas Felices

Tener asperger

 
 
 
Tener asperger
1. Tengo ansiedad sin motivo aparente.
2. La ansiedad me hace morder mis labios y morder mis uñas.
3. No puedo tolerar los lugares atestados de cosas por donde no se pueda caminar, los muebles de las casas deben estar contra la pared o me hacen sentir incómoda.
4. ¿Derecha o izquierda? Dame un momento ¿dónde tengo el reloj?
5. Tengo que decirte algo importante, no te voy a mirar, tengo que organizar mis ideas y para eso no puedo mirarte, es serio.
6. Cruce los brazos ¿está bien? No, mejor los pongo a un lado, no. ¿Qué hago con mis brazos?
7. Estoy nerviosa, aprieto una uña contra mi dedo o la palma para tranquilizarme.
8. Necesito dormir, aprieto una uña contra mi dedo o la palma para acostumbrarme a la idea.
9. ¿No escuchas la tv o la música que suena? Pero si se escucha en toda la casa. Me duelen los oídos.
10. Esa canción la escuche un par de veces y ya me la sé pero la puedo escuchar una y otra vez cientos de veces… justamente porque ahora me la sé.
11. Mis recuerdos de la niñez son vagos, solo tengo recuerdos reales de los últimos años, el resto es una nebulosa vaga de recuerdos
12. Voy a subir 6 pisos por las escaleras, el ascensor funciona, pero no quiero saludar a nadie en el ascensor.
13. La etiqueta de la ropa me pica, tengo que arrancarla o no puedo usarla. No puedo usar nada que ajuste, que pique, que se suba, que de calor, que me apriete, que no me deje correr si lo llego a precisar. En realidad visto siempre igual, tengo cuatro pantalones iguales, seis remeras parecidas, dos pares de zapatillas iguales. Te juro que estoy limpia aunque siempre me veas vestida igual.
14. Los perfumes fuertes me afectan tanto como los ruidos fuertes.
15. Veo gente conocida y me escondo. Veo un perro desconocido y voy a conocerlo.
16. Hay temas de lo que por algún extraño motivo sé cientos de cosas y no tienen nada que ver conmigo.
17. Choco con los muebles, con cosas que luego no recuerdo haber chocado, pero tengo moretones.
18. Olores, texturas, hay cosas en el aire que me hacen picar la nariz y los ojos y no es alergia.
19. ¿Qué me calme, me relaje? ¿Qué es eso?
20. No me gustan las mentiras.
21. ¿Estoy hablando mucho? ¿Estoy hablando rápido? ¿Hablo muy alto?
22. ¿Tengo que salir de casa? No, por favor. Mi casa es mi refugio. ¿Vas a venir a casa? Está bien, pero solo un rato, mi casa es mi refugio.
23. Me programe para esta rutina y tú me la cambiaste. Me acabas de arruinar el día.
24. Dijiste a las 10:00 a.m. y se te pinchó una goma, lo entiendo. Pero dijiste a las 10:00.
25. No me llames, me escribes un texto.
26. Todo es complicado.
27. Hoy decidí no hablar, no voy a contestar el teléfono. Disculpa, no es nada personal.
28. Mis emociones son intensas.
29. Escribir alivia mi ansiedad.
30. Puedo reír, aplaudir y dar saltitos en momentos pocos apropiados. Ahora las controlo, pero estoy esperando que nadie me vea para hacerlo.
31. Las injusticias me afectan mucho.
32. Soy honesta.
33. Practico mentalmente lo que te voy a decir. Todo el tiempo.
34. Necesito tiempo a solas.
35. Me gusta compartir contigo si mi batería está alta.
36. Es probable que me invites y diga que no. Es probable que me invites y diga que sí y después aproveche cualquier excusa para no ir. De todos modos, me gusta que me invites.
37. Recuerdo mejor con imágenes visuales.
38. Me balanceo sobre mis piernas.
39. Estoy imitando tu forma de hablar, tus gestos, tus ademanes y no me doy cuenta.
40. Un tema puede obsesionarme.
41. ¿Vamos a comer? Sí, pero tal vez adonde vayamos nada me guste, si es así solo tomaré algo.
42. Puedo comer lo mismo todos los días de mi vida.
43. Quiero que sepas que tengo Asperger, no como excusa, me esfuerzo en serio por ser mejor. Quiero que lo sepas para me que me entiendas. Pero también me da miedo que pienses que estoy loca.
44. Quiero salir a compartir contigo una comida, pero no quiero que juzgues mi manera “única” de comer.
45. Necesito que seas claro conmigo si necesitas o esperas algo de mi. Eso me ayudará a estar tranquila.
46. Las personas no creen que estoy en el espectro autista porque no choco mi cabeza contra la pared o no me porto como Rain Man.
47. ¿Estas molesto? ¿Sí? ¿No? No siempre puedo leer tus expresiones.
48. ¡Hola! No, no te estaba ignorando. No siempre puedo reconocer las caras.
49. ¡Qué muchos problemas he tenido por ser sincera!
50. Cambie de dirección para no saludarte, nada personal. No estoy enojada contigo solo que hoy no “puedo” saludarte.
51. Estoy en la fila para ordenar comida ensayando cómo ordenar comida.
52. Escucho más fuerte que tú, por eso me duelen los oídos.
53. Puedo ser ruda o descortés, me lo puedes decir, es probable que no me haya dado cuenta.
54. Puedes estar molesto conmigo y honestamente yo no tener idea del por qué, dímelo.
55. Tengo que hacer una llamada, lo pienso, lo pienso, no, mejor llamo mañana.
56. Necesitar algo realmente y no comprarlo porque hay gente en la tienda.
57. Llenar el carrito de compra y dejarlo porque hay mucha gente en la fila.
58. Los libros, mi iPad, Internet, mis mascotas son mis mejores amigos.
59. Soy muy sensible con los que le pasa a los animales. Bah, soy muy sensible con muchas cosas.
60. Paso mucho tiempo tratando de entenderme.
61. Tú ves formas en las nubes, yo en las nubes, las baldosas, el techo, el tronco de los árboles, en todas partes.
62. Me gusta como suenan en particular algunas palabras.
63. Sé que no debo decir todo lo pienso pero ahí voy y digo lo que pienso.
64. El maquillaje me incomoda, los collares me incomodan, los anillos me incomodan…
65. Estoy en una actividad, todos me caen bien, pero necesito salir un rato, no puedo con tanta gente.
66. He ido 20 veces a ese lugar pero no sé cómo llegar.
67. He ido 20 veces a ese lugar, sé cómo llegar, pero no sé cómo explicártelo.
68. Sigo con mis dedos la música en mi cabeza.
69. Si te digo que no te entiendo, es verdad, no te entiendo. ¿Podrías explicarte mejor?
70. No siempre puedo leer entre líneas, o quizás sí, pero no estoy segura si que es lo que quieres y a veces no puedo con la carga emocional que me produce.


FUENTE:http://orientaciongal.blogspot.com.es/
 

10 Estupendas Guías Didácticas sobre Innovación Educativa




“10 Estupendas Guías Didácticas sobre Innovación Educativa”.

Listado de guías descargables (formato .PDF):
  1. Desafío del Pensamiento, Pensar para Aprender: Guía del Profesor, Alumno, Más
  2. Desafío de la Evaluación, Porfolios y Rúbricas: Guía del Profesor, Alumno, Más
  3. Desafío de la Educación en Valores: Guía del Profesor, Alumno, Más
  4. Desafío de las Tecnologías, Educación 4.0: Guía del Profesor, Alumno, Más
  5. Desafío de los Contenidos: Guía del Profesor, Guía Alumno, Más
Enlaces de interés:
  1. Habilidades y Competencias Educativas del Siglo XXI
  2. Habilidades del Siglo XXI – Entendiendo Contra que Luchamos
  3. Habilidades del Siglo XXI – Pensamiento Crítico
  4. Aprender a Aprender – Escuela del Siglo XXI
  5. Aprendiendo a Aprender – 10 Maneras de Abordarlo con los Alumnos
  6. ¿Cómo Aprende nuestro Cerebro? – Descúbrelo con 2 Videos Súper Didácticos
  7. El Cerebro de un Niño – 12 Estrategias para Cultivar su Mente
  8. 5 Consejos para Fomentar el Pensamiento Crítico en los Niños
  9. Metacognición ¿Cómo se manifiesta en los Seres Humanos?
  10. Evaluación por Competencias – Instrumentos para el Aula
  11. Evaluación Formativa vs Evaluación Sumativa – Diferencias y Principales Características
  12. 10 Consejos para Evaluar el Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP)
  13. La Rúbrica de Evaluación – Recursos para entenderla y abordarla con éxito
  14. Los 6 Tipos de Evaluación y como están Evolucionando
  15. ¿Es posible educar en valores sin predicar con el ejemplo?
  16. Educación 2.0 – Aprendizaje Social y TIC
  17. Escuela y Web 2.0 – Principales Características
  18. Tecnología y Pedagogía en las Aulas
  19. 3 Estupendos Informes sobre Tecnología Educativa
  20. ¿Qué es el Aprendizaje Adaptativo?
  21. Habilidades del Siglo XXI – Creatividad e Innovación
  22. Habilidades del Siglo XXI – Colaboración y Comunicación

Fuente: recapacita.fundacionmapfre.org | Fundación Mapfre

Síndrome de Asperger.Una Guía para Padres y Profesionales Tony Attwood


Síndrome de Asperger. Una Guía para Padres y Profesionales Tony Attwood http://issuu.com/aspergercolima/docs/s__ndrome-de-asperger-una-gu__a-par/1?e=0/11606889
FUENTE: http://orientaciongal.blogspot.com.es/

jueves, 9 de abril de 2015

¿Cómo trabajar la inteligencia emocional en Infantil?




¿Cómo trabajar la inteligencia emocional en Infantil?      

Hemos recopilado diferentes propuestas para trabajar, tanto en el aula como en casa, la inteligencia emocional con los alumnos de Infantil. Gracias a ellas, aprenderán a expresar sus emociones y también entenderán las de los demás.
Sentimientos- Vedoque1.Sentimientos: Disponible en la página web de Vedoque, incluye varios mini-juegos para que los alumnos conozcan sus sentimientos: tristeza, felicidad, aburrimiento, alegría, satisfacción, enfado, sorpresa…
El desarrollo de la Inteligencia Emocional en Infantil- Pautas de educación2.El desarrollo de la Inteligencia Emocional en Infantil- Pautas de educación: La psicóloga y pedagoga Celia Rodríguez es la autora de esta entrada y en ella propone una completa colección de fichas para los estudiantes de seis años. Son útiles para ahondar en las emociones básicas, conocer las situaciones que causan sentirnos de un modo u otro o conocernos a nosotros mismos, entre otras posibilidades. Estas fichas también pueden utilizarse para la autoestima.
El perruco3.El perruco: Este  está especializado en las emociones y dispone de una tienda física y otra virtual. Además, pone a disposición de los usuarios un cuanto gratuito (puede consultarse como vídeo y en formato flash), un blog de consulta con informaciones de interés relacionadas con la educación emocional, y una biblioteca con varias obras de consulta.
Inteligencia emocional (Crea y aprende con Laura4.Inteligencia emocional (Crea y aprende con Laura) : En el blog Crea y aprende con Laura descubrimos diferentes enlaces de interés para trabajar con los alumnos de Infantil a través juegos y actividades.
5.Paula y su pelo multicolor: Carmen Parets es la autora de este cuento infantil protagonizado por una niña llamada Paula: tiene la particularidad de que en función de si tiene miedo o está triste su pelo cambia de color. El cuento muestra respuestas para cada uno de estos tipos de emoción y también refleja las cosas que hacen sentir feliz a su protagonista.

Pelayo y su pandilla: Mis sentimientos6. Pelayo y su pandilla: Mis sentimientos: Aprender a decir y controlar lo que sienten. Éste es uno de los objetivos del recurso ‘Pelayo y su pandilla: Mis sentimientos’ que propone trabajar las emociones a través de distintos ejercicios como mini-cuentos, actividades de música y juegos que fomentan el proceso de aprendizaje de forma lúdica.
La expresión del rostro7. La expresión del rostro: Este recurso forma parte del Proyecto Agrega y su propósito es que los estudiantes comprendan las emociones y los sentimientos que el rostro transmite en diferentes situaciones. Para ello, plantea diferentes actividades como el simulador de expresiones: en este ejercicio, los alumnos deben dibujar (con la ayuda de un simulador) qué cara tendría una persona que está preocupada, alegre, que tiene miedo… Otro de los ejercicios consiste en identificar los estados de ánimo con la ilustración correspondiente: preocupación, timidez, enfado, rabia, acaloramiento o sorpresa, entre otros.
Miles de textos8. Miles de textos: Se trata de una editorial de cuentos personalizados que ofrece a los educadores y a las familias cuentos para trabajar diferentes aspectos de la inteligencia emocional de los alumnos, trucos para facilitar su aprendizaje, información sobre lecturas y ocio… Miles de textos dispone de su propia tienda on line (entre sus títulos, encontramos ‘Me voy al cole de mayores’ y ‘¡Cómo como! De todo y sin ayuda’) y propone a los centros interesados la posibilidad de crear cuentos personalizados en función de sus necesidades.
Emociónate9. Emociónate: Bajo este nombre, sus creadores han desarrollado una colección de cuentos sobre las emociones que ha sido creada desde el proyecto de educación Forma2. “Tan importante como aprender a leer, a escribir o a sumar, es la capacidad de reflexionar, controlar nuestros impulsos, saber si estamos tristes o sentir empatía con los otros”, explica Asun Egurza, una de sus autoras. Esta colección de cuentos, que es de pago, está formada por ocho títulos y a través de sus personajes se abordan algunas de las emociones propias de los niños de 2 a 6 años como los celos, el miedo, la autoestima, la pereza o las formas de expresar el afecto, entre otras.
10. Las emociones en situaciones: Este vídeo permite que los estudiantes trabajen la alegría o la tristeza a través de diferentes situaciones protagonizadas por conocidos personajes como Dumbo o Nemo. El vídeo está formado por fragmentos de distintas películas de dibujos animados.


FUENTE:
http://www.educaciontrespuntocero.com/