Páginas vistas en total

martes, 25 de julio de 2017

Las mejores charlas TED en español.



Las mejores charlas TED en español.
Aquí quiero recoger esas charlas que de una u otra forma han llamado mi atención, activando alguna zona de mi mente o de mi corazón.
Y son para mi las mejores charlas TED en castellano. Como ya sabes creo firmemente que tenemos cabezas pensantes tan buenas o más en español que en ingles, por lo que he querido hacer una lista de charlas TED hispanas. ¿Te parece bien? ¡Pues vamos con la primera!
¿Quién soy?: ¿Qué significa hacernos esta pregunta? | Gabriel Pereyra
Una charla TED de Gabriel Pereyra, coach y consejero. Además es teólogo y catedrático en temas de liderazgo, antropología y gestión del talento. Le puedes encontrar en gabrielpereyra.com.
En su conferencia TED nos dice que preguntarse “quién soy” no es muy frecuente hoy en día, pero contestar a esta pregunta nos puede ayudar a  profundizar en nuestra identidad.  Hacerlo puede ser la base para desarrollarnos y ser más felices.



Te recomendamos la lectura de los siguientes posts para profundizar en el tema: 101 preguntas para cambiar tu vida hoy mismo y encontrar sentido a la vida: 10 preguntas para hacerte
Cambia tu mente, cambia tu vida | Margarita Pasos
Margarita Pasos nos da una charla TED sobre la importancia de controlar nuestro dialogo interior y como esto puede llevarnos al éxito o al fracaso.






Trabajar nuestro diálogo interno quizás nos ayude a salir de puntos de inflexión en los que nos decimos “No se que hacer con mi vida
Secretos de la relación corazón-cerebro | Luciano Sposato
Luciano Sposato, uno de los mayores referentes en este tema en el mundo, nos cuenta en su charla TEDx algunos secretos de nuestro cuerpo. ¿Cómo se relacionan el cerebro con el corazón? ¿Qué impacto tiene esta relación en cómo entendemos nuestras emociones y cómo tomamos decisiones?





No fabriques fantasías cuando quieras realidades | Odin Dupeyron
A Odin Dupeyron lo descubrí gracias a una maravillosa alumna mexicana de un curso de desarrollo personal que me hablo de su compatriota.
Odin tiene una filosofía de vida muy personal, muy sincera y auténtica donde la actitud y conocimiento tienen un peso fundamental.  En su conferencia TED nos habla de cómo debemos de afrontar los problemas que tenemos y estar preparados para cualquier situación. Y lo hace con una gran franqueza y un insuperable sentido del humor.


Perderse para Encontrarse | Matias Streitenberger
Creo que después de leer su biografía querrás ver online esta maravillosa charla ted.
Matias nació un día antes de la primavera de 1979. Fue al colegio a la mañana y a la tarde aprendió a jugar al fútbol y a mirar lo árboles. Estudió Periodismo en la UNLP, fue cocinero y vendió libros. En 2001 estudió teatro, clown y descubrió la acrobacia. Ha viajado por Colombia, Bolivia, Perú, Córdoba y Barcelona con el único objetivo de Compartir y disfrutar de otros colores.
Hoy escribe, da clases de acrobacia aérea y hace Circo Varado en la calle y a la gorra. Todavía no sabe que quiere ser cuando sea grande.




Resetea tu vida y encuentra tu propósito | Cristina Muñoz
Según Cristina Muñoz, el ser humano siempre ha ido detrás de la felicidad. Pero nadie nos dio el manual de instrucciones para conseguirlo. Se olvidaron lo más importante:  para que tu vida tenga sentido, es imprescindible vivir con propósito, vivir con ikigai.
Y eso significa tener visión, misión y rumbo. Saber quien eres, lo que quieres, y lo que vas a aportar al mundo.
Cuando realmente conectas con tu poder interno,  te conviertes en una fuente inagotable de energía. - ¡Compártelo!    




Actitud | Victor Küppers
Victor es un gran coach optimista y positivo que en este video reflexiona acerca de la importancia de la actitud en la vida. Una invitación clara a abandonar nuestra zona de confort.
Si quieres saber más de Victor su web es kuppers.com



Hasta los 50 respiré, además ahora vivo| Shatzi Bachmann
Ella es María Magdalena Bachmann.  Pero quien va hablar es Schatzi, una mujer feliz.Por cierto, ¿has leido Los 10 consejos del hombre más feliz del mundo ?
Schatzi es abuela, pero puede hacer 700 km en bici, estudiar una nueva carrera y cambiar de profesión. En esta charla TED ella nos cuenta cómo dejó de solo respirar para empezar a vivir después de los 50 y comparte las claves para hacer un vuelco en nuestra vida cotidiana. Nos dice que siempre nos está esperando una oportunidad.


S. Bachmann: Me doblé como un junco, pero me volví a levantar, porque no importa la edad, para elegir ser feliz.

Mindfulness: El arte de vivir conscientemente | Andrés Martín.
Andrés Martín nos impulsa en una de las mejores charlas TED a ‘estar presente’ exponiendo las evidencias científicas que muestran los beneficios asociados a la técnica del Mindfulness.






Si quieres profundizar un poquito más y además empezar a probar el mindfulness, te recomendamos la lectura de nuestra guía de meditación y la guía de mindfulness para la atención plena.

Canaliza tu energía y termina tus proyectos | Stefany Cohen





La panameña Stefany Cohen nos da motivos acerca de La importancia de no procrastinar y focalizarnos en nuestros objetivos   a través del manejo y conocimiento de nuestra energía, de nuestra esencia.
Y hasta aquí hemos llegado.
Me encantaría que si tienes alguna charla TED que crees debe figurar en el artículo me lo digas con un comentario. ¡Te lo agradezco mucho!
Espero de corazón que alguno de estos videos de charlas TED en español te hayan aportado algo positivo en tu vida. Esa era la intención.

Así se enseña inglés y matematicas

Aprendizaje-servicio: experiencias neuroeducativas

Cristina Sanz Conde
La enseñanza que pretende provocar aprendizaje relevante se relaciona más con la creación compartida de cultura y contextos humanos, redes sociales y académicas, que con la mera transmisión verbal de datos e instrucciones en el contexto del aula.
Ángel Ignacio Pérez Gómez
Imitar, una ventaja evolutiva
Nadie pone en duda que nuestro cerebro es social. Aprendemos de los demás y, sobre todo, con los demás, siendo la interacción cara a cara mucho más efectiva que a través de dispositivos. La interacción es la base del aprendizaje, no sólo referido a la transmisión de conocimientos, sino también, y especialmente, de habilidades, destrezas y comportamientos. Aprendemos socialmente por imitación, en parte gracias a la existencia de las llamadas neuronas espejo. Su descubridor, Giacomo Rizzolatti asevera “La capacidad de aprender imitando está en la base de la cultura”. Estas diminutas células son las que nos permiten generar vínculos con los demás y, según muchos autores, son la base de la llamada empatía y, en definitiva, nos permiten entendernos (Iacoboni, 2009). Es por ello que vincular el aprendizaje a entornos reales, como se hace con los proyectos de servicio, parece la forma más natural y relevante de aprender (Vernooy, 2010).



Experiencia Neuroeducativa I: Aprender enseñando
El aprendizaje entre iguales es una estrategia pedagógica que ha sido avalada por una gran cantidad de estudios (Thurston et al, 2007; Rodríguez et al, 2002). Se ha comprobado que cuando nos vemos obligados a aprender algo para explicarlo a otros se retiene más información que cuando simplemente hemos de reproducirlo a través de un examen tradicional. Además, vincular el aprendizaje a entornos reales motiva más, facilita la metacognición, atiende mejor la diversidad del grupo de estudiantes y favorece un aprendizaje más profundo (Guillén, 2017). Es por ello que un proyecto de servicio destinado a transmitir información, tanto a la población general como a la comunidad educativa, como es el caso que se expone a continuación, puede ser una experiencia de aprendizaje sumamente potente.
Difusión RCP
Uno de mis principales cometidos como profesora de Primeros Auxilios es el de enseñar cómo debe actuarse en tres situaciones en las que la supervivencia de una víctima depende, en muchos casos, de una correcta actuación en los primeros minutos tras producirse un accidente: la parada cardiorrespiratoria (PCR), la asfixia y la hemorragia grave. Entre los procedimientos a aplicar en estas situaciones doy especial relevancia a dos maniobras: la reanimación cardiopulmonar (RCP) y la maniobra de Heimlich. Que lo que enseñamos en los centros educativos puede tener un impacto social es innegable. Dinamarca ha conseguido aumentar la recuperación de paradas cardiacas extrahospitalarias en edad laboral de un 12,1 % a un 34,6 % en tan solo una década -de 2001 a 2011- y ello ha sido posible gracias a la implantación en sus escuelas de un ambicioso programa de divulgación de la RCP (Wissenberg et al., 2015; Isbye et al., 2017).
En esa ansiada búsqueda por reducir el número de casos de muerte súbita, el pasado curso 2015-2016, desde el Centro Integrado Politécnico de Tafalla (CIP Tafalla), pusimos en marcha un proyecto de difusión del soporte vital básico (SVB) que presentó tres fases y que llevó a cabo el alumnado de los ciclos de Educación Infantil y de Atención a Personas en Situación de Dependencia.
1ª Fase: difusión local. Coincidiendo con el Día Europeo de la Parada Cardiaca -el 16 de octubre del 2015-, dispusimos una zona en la plaza donde está ubicado el Ayuntamiento de la localidad en la que ofrecimos a los/as viandantes la posibilidad de aprender a realizar una reanimación cardiopulmonar. Además de contar con los permisos y la colaboración del Ayuntamiento de Tafalla, contamos con la participación voluntaria de algunos bomberos que nos ayudaron en la campaña de difusión.
2ª Fase: divulgar la RCP en los colegios. Distribuidos por equipos de 3-4 personas, el alumnado tuvo que mostrar y explicar de forma práctica a niños/as de 6º de Primaria de tres centros educativos de Tafalla el protocolo del SVB durante un taller de dos horas de duración.

3ª Fase: enseñar a otro alumnado del centro. Empleando el mismo sistema que en los colegios de primaria, ofrecimos a todo el alumnado de los segundos ciclos formativos de nuestro centro una charla teórico-práctica sobre cómo actuar en caso de PCR y atragantamiento.



Es necesario apuntar que este tipo de proyectos no podrían desarrollarse sin la colaboración de un gran número de entidades, empezando en este caso por el propio centro educativo, el CIP Tafalla, y pasando por los colegios que se prestaron a realizar la actividad, el CPEIP Marqués de la Real Defensa, las Escuelas Pías de Tafalla y la Ikastola Garcés de los Fallos, así como el Ayuntamiento de Tafalla, el Parque de Bomberos de la localidad, o el Centro de Atención al Profesorado (CAP) de Pamplona que nos dejó en préstamo más de 40 muñecos para realizar la actividad. Especial mención a la asociación El ABC que salva vidas, una entidad sin ánimo de lucro que facilita información sobre el SVB y que ha realizado una tarea encomiable en los últimos años para formar al profesorado de Navarra y dotar de simuladores a los CAP de la Comunidad Foral y así conseguir hacer llegar estos conocimientos al mayor número de personas posible. Con esta iniciativa se consiguió formar a más de 280 personas de nuestro entorno. Las valoraciones que obtuvimos en las distintas fases fueron muy positivas.


Experiencia Neuroeducativa II: Aprender desde la empatía
Ya lo apuntaba Daniel Goleman en su éxito de ventas mundial de 1995: existe una inteligencia más determinante que el cociente intelectual, la llamada -por Mayer y Salovey en 1990- inteligencia emocional. Lo que sabemos gracias a la neurociencia es que el grado de desarrollo de la inteligencia emocional no está determinado genéticamente y tampoco se desarrolla exclusivamente en nuestra infancia (Goleman, 1998). Y es por ello que la educación emocional se ha convertido en los últimos años en un imprescindible de la enseñanza. Se han desarrollado programas de educación emocional que están demostrando una mejora en los resultados de los estudiantes, tanto a nivel actitudinal como académico, por lo que puede afirmarse que procuran el desarrollo integral del alumnado. Entre las características de un buen programa de educación emocional cabe citar que debe emplear técnicas de enseñanza-aprendizaje activas y variadas que promuevan el aprendizaje cooperativo, a ser posible implicando a toda la comunidad educativa (Pérez-González y Pena, 2011).
Desde Vygotsky y su teoría del constructivismo social muchas son las voces de la comunidad educativa que reclaman un mayor espacio para la cooperación, tanto dentro como fuera del aula. Los programas intergeneracionales representan una forma excelente de cooperativismo educativo. No cabe duda de que tienen una fuerte impronta pedagógica en la medida en que son concebidos como vehículos para el intercambio de recursos y aprendizajes entre diferentes generaciones (Sánchez et al., 2010).
Jornada Intergeneracional Tod@s Junt@s



Este proyecto, llevado a cabo el recién terminado curso escolar 2016-2017, tuvo como protagonistas a tres generaciones diferentes. Por un lado a los jóvenes organizadores de esta iniciativa: alumnado de Formación Profesional de distintos ciclos formativos del CIP Tafalla; por otro, a niños y niñas de 2º y 3º de Educación Infantil del CPEIP Marqués de la Real Defensa; y por último, a personas mayores procedentes de dos residencias de la localidad. El objetivo que se pretendía alcanzar con este proyecto era el de planificar, organizar y llevar a cabo una jornada intergeneracional en la que niños, niñas, personas mayores y jóvenes compartieran el mismo espacio y trabajasen conjuntamente a través de actividades y recursos -previamente diseñados y elaborados por el alumnado del CIP Tafalla- fomentando un envejecimiento activo, eliminando la barrera discriminatoria contra las personas por razón de edad, diversidad funcional y confesión religiosa, con el fin de trabajar valores como la solidaridad, la cooperación, la compasión, la empatía y la humanización de los procesos de enseñanza-aprendizaje.
La compasión es una cualidad positiva muy importante para combatir el estrés y la depresión, tal como ha investigado el neurocientífico Richard Davidson (Kabat-Zinn y Davidson, 2013). Como educadores deberíamos plantearnos que una tarea fundamental a transmitir debería ser la de aprender a vivir atendiendo a los valores que nos convierten en humanos, aludiendo a toda la extensión semántica de esta palabra. Es decir, hemos de enseñar desde la comprensión, siendo sensibles a los infortunios ajenos, centrando nuestra atención no tanto en el producto, sino en la persona, en nuestros alumnos y alumnas.



Galardonado con un premio de Innovación en Formación Profesional por el Departamento de Educación del Gobierno de Navarra, este proyecto supuso ante todo una experiencia inolvidable para buena parte de las personas que vivieron este acontecimiento. Y es que el reto al que nos enfrentamos como docentes es precisamente ese: provocar experiencias educativas. Las condiciones que ha de reunir un proyecto que pretenda ser considerado una experiencia educativa son las siguientes (Vergara, 2015):
  • Debe incorporar a la persona en su totalidad (racional, relacional, emocional y física).
  • Se construye en la relación, pues el aprendizaje tiene una dimensión social fundamental.
  • Se construye en contexto. Conecta directamente con la realidad contextual de la comunidad que aprende.
  • Es subjetiva. Es una experiencia que vive el alumno y que incorpora a su forma de entender la realidad y su posición en ella. Pone el acento en la elaboración personal del aprendizaje y en cómo el alumno lo incorpora a sus estrategias mentales.
  • Dota de herramientas: tomas de posición, procesos, rutinas de pensamiento e informaciones útiles para la vida de los alumnos.
  • Enfrenta a la persona a una idea previa.
  • Se orienta al cambio personal o sociocomunitario.
Compartir, la base de nuestra esencia social
Ambos proyectos fueron de una gran envergadura, puesto que implicaron a un gran número de personas, centros y organizaciones, pero hemos de tener claro que para hacer proyectos de entidad es necesario colaborar, arriesgar y salir de nuestra zona de confort. Como decía Joan Brossa, “hay que mirar al infinito para avanzar un metro”.
En un mundo cada vez más variable, incierto, complejo y ambiguo -el llamado entorno VUCA (Prensky, 2014)-, parece necesario revisar nuestro sistema educativo, más propio del S.XIX, en pleno desarrollo industrial, que del momento actual en el que nos hallamos: la era digital. En las dos últimas décadas se ha producido un importante cambio tecnológico y todo parece apuntar que el número de descubrimientos que están por llegar son inconmensurables, por tanto ¿quién es capaz de vislumbrar a qué dedicarán sus esfuerzos profesionales los adultos del futuro, es decir, nuestros infantes del presente? Lo más que podemos proponernos es ofrecerles las herramientas que los hagan personas independientes con la capacidad de aprender y de desarrollar la versatilidad suficiente para afrontar un mundo tan cambiante desde una perspectiva sostenible, humana y solidaria. Compartiendo nuestros saberes podrán adquirir las habilidades necesarias para emprender nuevos caminos. La clave de nuestra supervivencia como especie ha dependido y dependerá de las relaciones que establecemos con nuestro entorno, de la colectividad, hoy, si cabe, conectividad. Lo que parece quedar claro es que nos necesitamos para seguir creciendo juntos.

Cristina Sanz Conde

Referencias:
  1. Goleman, D. (1998). La práctica de la inteligencia emocional. Barcelona: Editorial Kairós S.A.
  2. Guillén, J. C. (2017). Neuroeducación en el aula. De la educación a la práctica. Createspace.
  3. Iacoboni, M. (2009). Las neuronas espejo. Empatía, neuropolítica, autismo, imitación o de cómo entendemos a los otros. Madrid: Katz Editores.
  4. Isbye, D.L. el al (2017): “Disseminating Cardiopulmonary Resuscitation Training by Distributing 35000 Personal Manikins Among School Children”. Circulation, 116, 1380-1385.
  5. Kabat-Zinn, J. y Davidson, R. J. (2013). El poder curativo de la meditación: Diálogos científicos con el Dalái Lama. Barcelona: Editorial Kairós S.A.
  6. Pérez-González, J. y Pena, M. (2011): “Construyendo la ciencia de la educación emocional”. Padres y Maestros, 342, 32-35.
  7. Prensky, M. (2014): “VUCA. Variability, Uncertainty, Complexity, Ambiguity.” Educational Technology, 54 (2), 64-70
  8. Rodríguez, L. M. et al. (2002): “Aprendizaje entre iguales y construcción de conceptos”. Journal for the Study of Education and Development, 25, 277-297.
  9. Sánchez, M. et al. (2010). Programas Intergeneracionales. Guía introductoria. Ministerio de Sanidad y Política Social.
  10. Thurston, A. et al. (2007): Aprendizaje entre iguales en Ciencias Naturales de Educación Primaria: Perspectivas teóricas y sus implicaciones para la práctica en el aula”. Electronic Journal of Research in Educational Psychology, 5(13)
  11. Vergara, J. J. (2015). Aprendo porque quiero. El Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP), paso a paso. Ediciones SM.
  12. Vernooy, R. (2010). El aprendizaje colaborativo en acción. Ejemplo del manejo de los recursos naturales en Asia. Bogotá: Mayol Ediciones S.A.
  13. Wissenberg, M. et al. (2015): “Survival After Out-of-Hospital Cardiac Arrest in Relation to Age and Early Identification of Patients With Minimal Chance of Long-Term Survival”. Circulation, 131, 1536-1545.
FUENTE:

Los tres pasos para cambiar una emoción que no te gusta


Un mal recuerdo, un error, una preocupación… seguro que tienes alguna emoción que no te gusta demasiado y que te encantaría cambiar. Veamos un sencillo método que puede ayudarte, el PRP.


El PRP parte de un idea clave: lo que nos despierta una emoción no es el hecho en sí, sino la interpretación que hagamos del mismo. Eso explica por qué dos personas reaccionan de manera bien distinta ante un mismo acontecimiento como, por ejemplo, suspender un examen, un fracaso amoroso o un error en un proyecto. Uno puede estar machacándose durante un tiempo inmemorable mientras que otro, sin embargo, lo considera un aprendizaje y pasa página. Por ello, si somos capaces de reinterpretar una experiencia que no nos hace demasiada gracia, podremos encajarla mejor y recordarla de un modo más saludable. Y esto es lo que busca el método PRP, el cual fue impulsado por la psicología cognitiva y que Tal Ben-Shahar recoge en su libro “La búsqueda de la felicidad”. Veamos con algo de detalle las tres fases de las que consta: Permiso-Reconstruir-Perspectiva. 
Darse Permiso para aceptar lo ocurrido: Es el primer paso para integrar algo. Si nos empeñamos en negarlo (tipo, “no me pasa nada”) o en culpar al mundo de lo que nos ocurre (“pobrecito de mí”), no conseguiremos salir de dicha emoción. ¿Qué ayuda a aceptarlo? Dejarnos de excusas, asumir que nos equivocamos o, como dice Ben-Shahar, darnos permiso para ser humanos. A veces el problema surge porque no somos capaces de reconocer una emoción. Podemos tener miedo, tristeza o enfado y no saber qué palabras ponerle. Para ello, es útil hablarlo aunque no seamos precisos, escribirlo o, al menos, experimentarlo físicamente a través de preguntas, como ¿qué sensaciones me genera?


Reconstruir lo vivido: Una vez que se ha aceptado, se puede reconstruir, es decir, darle una interpretación más positiva. El objetivo es dejar de considerarlo como un problema, un marrón… y contemplarlo como un desafío que te invita a dar lo mejor de ti mismo. Lo que ayuda en este punto es comenzar a hacerse nuevas preguntas: ¿Qué puedo aprender de todo ello? ¿Qué beneficio me aporta? También es interesante contar con alguien que te ayude a ser un buen frontón, no que te refuerce en la espiral de mal rollo, sino que te dé un enfoque diferente, más amplio.

Tomar perspectiva: El último apartado consiste en relativizar la experiencia para no ahogarse en un vaso de agua. Un suspenso se puede vivir como un drama, pero en perspectiva no significa tanto. Al igual que sucede con un error en una presentación en público. La regla 10-10-10 ayuda a conseguirlo, porque nos obliga a contemplar el impacto de lo sucedido en los próximos 10 minutos, 10 meses o 10 años. Cuando tenemos el músculo entrenado para tomar perspectiva, nos damos cuenta de que las cosas que nos dañan son solo una parte y que tenemos muchas otras cosas positivas que agradecer.
En definitiva, el método PRP ayuda a transformar emociones y eso se logra si somos capaces de aceptarlas, contemplarlas de un modo más amable y tomar perspectiva para relativizarlas en su justa medida. De este modo conseguiremos que una mala experiencia se convierta en un aprendizaje útil para el futuro.
FUENTE:

5 apps para fomentar el gusto por la lectura






Para llegar a los alumnos y fomentar el gusto por la lectura debemos adentrarnos en su mundo, sus características y sus intereses. En estos momentos, la tecnología es una herramienta que utilizan día a día los estudiantes y que nos proporcionan una gran variedad de recursos educativos que pueden ayudar a fomentar la lectura, siempre y cuando exista una buena estrategia pedagógica detrás.
Demuestra a tus alumnos y alumnas que la lectura es una actividad que se puede disfrutar, con la que se puede aprender mucho y de diferentes maneras. Te dejamos 5 apps para que los sorprendas en clase:
  • Rapids: Para aquellos que son un poco más reticentes, te aconsejamos esta aplicación, que consiste en una lectura en formato de mensajería instantánea, la cual permite seguir una historia entre varios personajes con gran interés. Esta aplicación permite escuchar las historias con diferentes voces y conocer el vocabulario que aún no se ha adquirido. ¡Al fin y al cabo, los jóvenes están todo el día leyendo conversaciones de Whatsapp!
  • Goodreads: Con esta aplicación tus alumnos podrán compartir sus lecturas, comentarios y calificaciones. Asimismo podrán crear una biblioteca con todas las novelas leídas y analizar las estadísticas para observar su propio proceso de lectura. Además, está aplicación recomienda otras lecturas que tienen las mismas características que las que ya se han leído.
  • Audiolibros: Para aquellos que prefieran escuchar los libros, que tengan alguna discapacidad visual o incluso para aquellos que no puedan concentrarse con la lectura, esta aplicación será imprescindible, ya que los libros son relatados con geniales efectos de sonido. Con esta app la imaginación de los niños y niñas volará y los efectos y las diferentes voces atraparán al lector desde el primer momento.
  • Doted: Con esta herramienta, tus alumnos podrán pautar sus lecturas según los objetivos que se propongan. Así pues, puede utilizarse tanto para la lectura como para la preparación de un examen. ¡Seguro que tus estudiantes te agradecen que les enseñes esta aplicación!
  • Wattpad: ¿Aún no conoces el fenómeno Wattpad? Todos los jóvenes ya lo utilizan para interactuar con la lectura y es que permite comentar los giros que se producen en una novela y leer las reacciones de otras personas en relación a esos sucesos. Además, te anima a escribir tus propias historias donde otros usuarios pueden ayudarte a mejorar.
Además, otros proyectos relacionados con la lectura tanto dentro como fuera del aula son:
  • Leemos: Una plataforma dirigida a docentes, familiares y alumnos de 10 a 14 años aproximadamente. En esta web dispondrás de libros digitales, recursos educativos y guías didácticas que te ayudarán a fomentar la lectura.
  • Leoteca: Es una comunidad infantil donde niños y niñas podrán compartir sus lecturas con sus profesores y familiares, mediante un red social privada. Los docentes podrán seguir el proceso de los alumnos, recomendar y gestionar los libros y realizar actividades para la comprensión de dicha lectura.
  • Campamento de lectura: Entre los muchos proyectos de lectura de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, esta propuesta trabaja y fomenta la lectura a través del juego para que los niños y niñas puedan asociarlo a un momento de placer.
  • Lecxit: Este proyecto implica a los centros educativos, las familias y la sociedad en general, ya que consiste en un programa de tutorías individuales por parte de voluntarios y voluntarias que se presten a ayudar a los niños y niñas a leer y trabajar la comprensión lectora partiendo de los intereses de estos y con una base lúdica.
En definitiva, la lectura es un acto que debe resultar divertido y agradable y para ello debemos empezar a potenciarlo desde la escuela. ¡Y recuerda que los niños y niñas aprenden del ejemplo, así que no dudes en leer tu propio libro en los espacios de lectura!
¿Qué estrategias utilizas en el aula para fomentar la lectura? ¡Comparte tu experiencia con la Comunidad 

Altas capacidades: los viejos mitos nunca mueren

lunes, 24 de julio de 2017

10 courtes vidéos d’animation -TDAH



Voici donc une première sélection de 10 courtes vidéos d’animation choisies pour vous, simples, instructives et accessibles. Elles peuvent vous servir comme à votre entourage et la première est parfaites pour les enfants!

1. MAX : Hyperactivité, Adrien Honnons



4. TDAH, l’histoire de Brigitte, Valérie M. 




8. Les troubles de l'attention - FUTUREMAG - ARTE



Il m’en reste donc presque 50 dans ma boîte aux trésors, certaines sont aussi longues que 3 heures, d’autres ont été faites par des jeunes du primaire, des Youtubeurs, des pédopsychiatres, etc.


Enfin, je vous laisse aussi un lien vers Pinterest, j’ai un tableau sur le TDAH très bien garni, à découvrir ici!

Disciplina positiva: 5 claves para educar en positivo




Disciplina positiva: 5 claves para educar en positivo

5 pilares de la Disciplina Positiva
La disciplina positiva enseña a los adultos a utilizar amabilidad y firmeza al mismo tiempo. Las herramientas siempre giran en torno a estos 5 pilares básicos que una vez se interiorizan, las herramientas (casi) son innecesarias:
1. Respeto mutuo. Los adultos corroboran la firmeza al educar al respetarse a ellos mismos y las propias necesidades de cada situación que nos presenta la vida en familia. Y si todo ello lo hacemos con amabilidad y respetando las necesidades del niño estaremos cimentando el primer pilar de una buena educación.
2. Aprendiendo de los errores. Los errores son una oportunidad para educar. Para ello lo primero es identificar la creencia que esconde dicho comportamiento. Una disciplina efectiva es la que busca las razones que hacen actuar a los niños de cierta manera y trabajar sobre esas razones para cambiar la creencia en lugar de intentar cambiar solamente el comportamiento.
3. Sin castigos. Una disciplina que enseñe no es ni permisiva ni punitiva. La disciplina positiva anima a enfocarse en soluciones en lugar de castigos. El castigo es efectivo a corto plazo, pero tiene consecuencias negativas a largo plazo. Descubre alternativas al castigo.
4. Comunicación efectiva y habilidades para resolver problemas fomentando el sentido de comunidad y 'conectando' con el niño.
5. Alentadora (en lugar de alabadora). Cuando alentamos, ponemos atención al esfuerzo y la mejoría, no simplemente al éxito. Esto fortalece la autoestima y estimula. Es vital enseñar habilidades valiosas para un buen carácter.
Disciplina Positiva es una metodología que tiene sus orígenes en los años 20 en las ideas de Adler, Psiquiatra infantil, junto con Dreikurs. Pero es a partir de los años 80, con Jane Nelsen, se sistematizó, experimentó y se ha comprobado hasta el momento actual, el beneficio de esta manera de educar. Su libro, 'Cómo educar con firmeza y cariño', es el primer punto de partida.
5 características para que una disciplina sea efectiva
Jane Nelsen menciona las siguientes características de una “disciplina efectiva que enseñe”:
1. Ayuda a los niños a sentir conexión. (Pertenencia e importancia.) Los estudios han demostrado repetidamente que la percepción del estudiante de pertenecer a la comunidad escolar (estar “conectado” con la escuela) disminuye la incidencia de comportamiento de riesgo social (como estrés emocional y pensamientos/ intenciones suicidas, consumo de cigarro, alcohol y marihuana y comportamiento violento) e incrementa el desempeño académico.
2. Es respetuosa y alentadora. Amable y firme, al mismo tiempo. Muchos estudios muestran que los adolescentes que perciben a sus padres amables (que muestran interés) y firmes (exigentes) tienen menos riesgo de fumar, consumir marihuana, alcohol o actuar violentamente, y postergan la actividad sexual.
3. Es efectiva a largo plazo. Considera lo que el niño está pensando, sintiendo, aprendiendo y decidiendo acerca de él mismo o de su mundo y qué necesita hacer en el futuro para sobrevivir o prosperar.
4. Enseña importantes habilidades sociales y de vida. Respeto, preocupación por los demás, solución de problemas y cooperación, así como las habilidades para contribuir positivamente en su hogar, su escuela y su comunidad. El enseñar habilidades sociales a los estudiantes más jóvenes, tiene un efecto protector que dura hasta la adolescencia. Es más probable que los estudiantes que han aprendido habilidades sociales tengan éxito en la escuela y menos probable que tengan problemas de conducta.
5. Invita a los niños a descubrir sus capacidades. (Alienta el uso constructivo del poder personal y la autonomía.)
Cómo conseguirlo
La Disciplina Positiva aporta más de 52 herramientas prácticas para que los padres incorporen en su día a día. La Asociación de Disciplina Positiva España imparte talleres semanales presenciales y cursos donde enseñan estas herramientas útiles. Lleva más de 30 años tratando de "cambiar de paradigma educativo es un proceso lento que se facilita mucho a través de los talleres vivenciales y dinámicos que hacemos". Y nos recuerdan que "no hay ninguna herramienta de crianza que funcione en todos los casos o, prolongadamente en el tiempo, lo que existen son principios que nos guían en el proceso de educar". 

FUENTE:

EL PODER DE LAS PALABRAS EN EDUCACIÓN


Nos interesan las palabras
porque las personas vivimos en ellas
Luis Castellanos
Vivimos en las palabras, construimos gran parte de nuestra realidad a través de ellas… ¿cómo si no explicamos lo que ha sucedido en nuestra vida, lo que nos emociona, lo que sentimos, lo que queremos o lo que ambicionamos conseguir? Y si vivimos en las palabras, deberíamos cuidarlas mucho más…
Vigila tus pensamientos, porque se convierten en palabras
vigila tus palabras, porque se convierten en actos
vigila tus actos, porque se convierten en hábitos
vigila tus hábitos, porque se convierten en carácter
vigila tu carácter, porque se convierte en tu destino
M.Gandhi

El poder
del lenguaje
El poder del lenguaje es mayor de lo que suponemos y, por ello, es fundamental desarrollarlo adecuadamente en educación, un proceso en el que la familia y la escuela ejercen una influencia determinante.
El desarrollo del lenguaje es un aspecto fundamental, ya que cumple una función no solamente de comunicación, sino también de socialización, de toma de consciencia y de autocontrol.
El lenguaje  es un instrumento de comunicación, a la vez que inserta a la persona en su entorno social y cultural, favoreciendo y regulando los procesos mentales.
El lingüista Karl Bülher, propuso que existían tres únicas funciones:
La función representativa o referencial, por la cual se transmite una información, objetivamente, el hablante informa sobre determinada realidad.
La función emotiva o expresiva, es la que utiliza el emisor para expresar sentimientos.
La función conativa o apelativa, se llama así porque el emisor espera el inicio de una reacción por parte del receptor.
Los resultados de diversas investigaciones demuestran que el lenguaje influye en la memoria y en la percepción, ya que nos ayuda a hacer generalizaciones, a asociar y a diferenciar los rasgos más significativos de las cosas y permite la acumulación de recuerdos y de información, así como que la conducta humana está influida en buena parte por el lenguaje.
El poder del lenguaje positivo
Y, dando un paso más allá, utilizar un lenguaje positivo puede influir también en el desarrollo de la persona. Así lo exponen Luis Castellanos, Diana Yoldi y José Luis Hidalgo en su libro La ciencia del lenguaje positivo. Cómo nos cambian las palabras que elegimos. Un libro absolutamente recomendable para entender la influencia del lenguaje en nuestra vida y cómo gestionarlo de forma positiva.
El libro nos invita a utilizar el lenguaje positivo en nuestra vida, algo que definen como:
“Un conjunto de habilidades y competencias lingüísticas que nos permiten ver, entender y comunicar los aspectos favorables de los acontecimientos y nos impulsan para que podamos hacer que la historia de nuestra vida y la de la humanidad sea una buena historia”.
Cuida de tu lenguaje porque tu lenguaje cuidará de ti
Luis Castellanos
Es la recomendación de Luis Castellanos y, para empezar, nos dice que nuestras palabras van a influir en el número de años que vamos a vivir… La primera razón para tomarnos en serio el lenguaje positivo parece muy convincente: alarga la vida.    Y señala diversos estudios que demuestran esta premisa. Existen palabras positivas de ‘alta activación’ que están relacionadas con la salud y la longevidad.
Por si fuera poco, la utilización de un lenguaje positivo es un camino para alcanzar mejores competencias en la vida personal y profesional. No cabe duda de que las personas que utilizan un lenguaje positivo transmiten mejores sensaciones a las demás, resulta agradable estar cerca de ellas y es más fácil que alcancen los objetivos que se proponen.
¿Cómo activar el lenguaje positivo?
Para utilizar el lenguaje positivo, es necesario “habitar las palabras”, vivir las palabras… el primer paso hacia el entrenamiento del lenguaje. Para habitar tus palabras, nos proponen tres fórmulas:
Crea rituales diarios para incluir en tu lenguaje una palabra nueva que quieras “habitar”, una palabra que te ayude a crecer.
Experimenta con las palabras, curiosea con el lenguaje.
La mejor manera de habitar las palabras es compartirlas.
Y es importante hacerlo, porque las cinco características de las palabras “habitadas” son que:
Dejan legado.
Son dignas de confianza y son éticas.
Nos cuidan.
Son sinceras.
Crean vínculos y relaciones personales duraderos.
Es cuestión de trabajar palabras positivas y de tener cuidado con el poder oscuro de las palabras: “el Darth Vader que todos llevamos dentro”…
Nos remite, como no podía ser de otro modo, a Martin Seligman y su trabajo de psicología positiva y a Daniel Goleman y su Inteligencia Emocional. Porque las emociones importan, las emociones tienen un efecto positivo sobre nuestro cuerpo y se contagian, por ello es necesario saborear la vida como una manera eficaz de transformar la realidad y tomar conciencia.

Entrenar el lenguaje positivo
En la segunda parte del libro, nos invitan a entrenar el lenguaje positivo y exponen su metodología SIL (Servicio de Inteligencia Lingüística). Para llevarlo a la práctica, a través de estas tres etapas:
Tomar conciencia de nuestro lenguaje actual. Lo primero es ver sólo utilizamos el lenguaje, a través de un proceso de análisis y de sencillos ejercicios que nos muestran qué tipo de palabras utilizamos. Comenzando por controlar las prisas y “ver” las palabras.
Regular nuestro lenguaje mediante el entrenamiento. ¿Puedo construir un mejor relato de mis experiencias? ‘Nuestra capacidad para sentir la vida, para sentir emociones y, sobre todo, nuestra capacidad para poder expresar mediante palabras nos hace especiales’. Debemos crear hábitos nuevos y saludables con nuestro lenguaje que den resultados a corto plazo. Su propuesta: ejercicios prácticos con diferentes grados de dificultad.
Disfrutar de los beneficios del pensamiento positivo, disfrutar de los pensamientos grandes y felices. Y nos dan fórmulas sencillas para ello, como el ejercicio de “21 días generadores de felicidad”.
Está demostrado que los pensamientos producidos por nuestro lenguaje positivo (verbal y no verbal) influyen poderosamente en nuestro cerebro. Los procesamientos son más rápidos, memorizamos mejor, tardamos menos en tomar una decisión, acertamos más y resistimos mejor las adversidades.
Las palabras tienen una enorme influencia en cómo pensamos, a qué aspiramos y cómo actuamos. “La ciencia del lenguaje positivo” nos muestra las ventajas de cuidar las palabras que elegimos. Es hora de empezar a entrenar, todo son ventajas.  Como dicen los autores:
“Parece imposible cambiar las emociones de forma voluntaria, pero nuestro cerebro está preparado para ello y conseguirlo solo depende de nosotros… aunque es complejo, no es imposible”.
El lenguaje positivo puede ser un gran aliado para manejar cada situación y dirigirla hacia donde queremos que vaya, y en particular para regular las situaciones vitales negativas –estresantes, críticas o complicadas–. Es necesario dedicarle al lenguaje un tiempo y un esfuerzo.
Todos hemos visto al tenista Rafa Nadal expresando con su cuerpo y gritando con furia deportiva un “¡Vamos!” que era solo para él. Una palabra que le empujaba a conseguir sus objetivos… esa es la fuerza del lenguaje positivo.
¿Te atreves a activarla?

¿Vamos?
FUENTE:https://ined21.com/