Páginas vistas en total

viernes, 14 de julio de 2017

Consejos para fomentar el hábito de estudio en los niños de primaria



Existen una serie de actitudes que nos pueden ayudar a determinar cuánto le puede costar a nuestro hijo estar sentado para realizar sus tareas. Algunas de las actitudes que podemos destacar son:
  • Atención sostenida. Hace referencia a la capacidad de trabajar durante un prolongado periodo de tiempo sobre la misma tarea.
  • Capacidad para centra su atención. Nos indicará si es capaz de estar centrado en una cosa sin distraerse en otras.
  • Capacidad para recordar. En este caso, hace referencia a la capacidad de memorizar aquellas tareas que han sido mandadas por el profesor.
  • Tolerancia a la frustración. Determina si el pequeño es persistente y sigue intentando hacer las cosas aunque le haya salido mal al primer intento.

Todo esto nos puede ayudar para determinar si el niño está preparado para adquirir un buen hábito de estudio.

Veamos algunos consejos que nos ayudarán a conseguir un buen hábito.
Preparar una zona de estudio
Lo primero de todo, será buscar una zona donde el niño se encuentre cómodo para estudiar. En este caso, su habitación puede ser la mejor opción. Debemos de prepararle un lugar cómodo y amplio donde pueda tener a mano todo lo que necesite en un momento determinado. Si en su habitación no pudiera ser, podríamos optar por ubicarla en otra zona de la casa, pero teniendo en cuenta que debe invitar a estudiar.
No es recomendable utilizar la mesa de la cocina o el comedor, ya que suelen ser lugares de mucho tránsito que podrían ayudar a que el pequeño se despistase.
Establecer un horario de estudio
Otro de los aspectos importantes, es que establezcamos un horario que asocie el pequeño con el estudio. Por ejemplo, se podría establecer después de la merienda el momento en el que empezar a hacer las tareas escolares.
El tiempo que deben dedicar al estudio, depende de las tareas que tengan que hacer. No es bueno imponerles un tiempo fijo al día. Tampoco es recomendable, que en los primeros años de primaria, este tiempo sea excesivo.
Tiempo para ellos
Una vez que los niños hayan terminado sus tareas, es bueno dejarles tiempo para que hagan algo que les guste. De esta forma asociarán que una vez terminado el tiempo de estudio, podrán hacer cosas divertidas. Una forma de que no vean que estudiar es un “castigo”.
Asentar la rutina de estudio
El último consejo que os dejamos, tiene que ver con el asentamiento de esta rutina. Hay que hacerle ver que es importante para ellos y para conseguir el éxito. También es bueno premiarles cuando alcancen buenos resultados. De esta forma, podrán comprobar que el esfuerzo ha valido la pena.
Además de estos consejos que os hemos dejado para conseguir un hábito de estudio para los niños, ¿qué otras ideas se os ocurren para lograrlo? Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios. ¡Os estamos esperando!
FUENTE:

No hay comentarios:

Publicar un comentario