Páginas vistas en total

jueves, 17 de julio de 2014

TDAH en la mujer: qué hacer cuando te sientes desbordada

 

 

TDAH en la mujer: qué hacer cuando te sientes desbordada



Escrito por Margarita Tartakovsky, M.S. Associate Editor, PsychCentral
Traducido por la Dra. Elena Díaz de Guereñu
Texto original en inglés
Incluso hoy en día, las mujeres tienen que hacer equilibrios a menudo entre su trabajo y el hogar. “Aunque los hombres han asumido en los últimos años más responsabilidades en la casa y en el cuidado de niños, la mayor parte del trabajo sigue cayendo sobre los hombros de la mujer”, dice Terry Matlen, ACSW, psicoterapeuta y autora del libro Survival Tips for Women with ADHD. (“Consejos de supervivencia para mujeres con TDAH”. No publicado en español – N. de la T.)
Tenga hijos o no, compaginar los diferentes compromisos puede ser algo abrumador para una mujer con TDAH, añade Stephanie Sarkis, Ph.D, psicoterapeuta y autora de varios libros sobre el TDAH, entre ellos “10 Soluciones Simples para el Déficit de Atención en Adultos”. Esto se debe a que el TDAH hace que sea más difícil priorizar y programar.
Y es, por desgracia, común que las mujeres con TDAH se culpen a sí mismas por no cumplir sus deberes. Muchas mujeres se sienten incapaces y han de luchar con su baja autoestima, dice Matlen. “Las mujeres con TDAH son muy conscientes de sus limitaciones, pero es frecuente que no las sitúen en el contexto de su TDAH”.
Tanto Matlen como Sarkis tienen TDAH; aquí nos ofrecen sus consejos para lidiar con el agobio cuando tienes este trastorno.

Crea una Estructura

La estructura es vital para las personas con TDAH, y clave para calmar la sensación de agobio, dice Sarkis. Sin estructura puedes dejarte llevar por la inercia, lo que te causará, con el tiempo, más estrés. Cuando estructures tu agenda, marca en ella todo lo que tienes que hacer cada día. Reserva también algo de tiempo libre.

Infórmate

Infórmate sobre cómo te afecta el TDAH, dice Matlen. Así, tener TDAH no significa ser incapaz, tonta o perezosa. El TDAH es un trastorno que afecta a tus funciones ejecutivas: tu capacidad para planificar, priorizar, organizar y prestar atención.
 

Da un paso atrás

Replantéate tu situación y tus opciones, dice Matlen. Por ejemplo, si tienes hijos y trabajas a jornada completa, ¿podrías cambiar a un horario flexible, trabajar desde tu casa o hacerlo a media jornada? Ten en cuenta que, cuando tus hijos sean mayores, tu carga de trabajo como madre se reducirá y será más fácil trabajar a jornada completa.
 

Contrata ayuda

Puede consistir en contratar una asistenta, un organizador profesional, un contable o una niñera, incluso si estás en casa, dice Matlen. Muchas personas tienen la idea equivocada  de que contratar ayuda profesional es un lujo. No lo es en absoluto.
Como explica Matlen, “es una medida de conciliación que permite a una mujer con TDAH manejar todo su horario sin venirse abajo”. Por ejemplo, contratar un contable para que organice tus cuentas y archivos no sólo te ayudará a mantenerte organizada, sino que también te evitará recargos en los impuestos y multas de Hacienda (que pueden suponer mucho dinero).
 

Marca límites

“Es importante establecer límites y negarnos a hacer cosas que no queremos o que no nos gustan”, dice Sarkis. Puede resultarte incómodo, especialmente si eres una persona que no sabe decir que no.
Si tú eres así, Sarkis te sugiere estas tres estrategias.
Reconoce que no sabes decir que no.
Según Sarkis, este tipo de personas ayuda a los demás en perjuicio de sí mismas. Esconden sus sentimientos y dan hasta que les duele. Temen mostrar su “verdadero yo” por miedo al rechazo o desaprobación de los demás.
Estudia por qué no marcas límites.
Por ejemplo, dice Sarkis, ¿dudas de lo que supondrá establecer límites o te preocupa lo que pasará cuando te niegues a algo?
Decide qué actividades te proporcionan energías y cuáles te las quitan.
A continuación, mira cómo puedes reducir o eliminar las actividades negativas.
Cuanto más digas “sí” a las cosas con las que disfrutas y “no” a las que no te benefician, más feliz serás.”
Y recuerda siempre que es posible decir que no. “De hecho, es uno de tus derechos como persona.”
 

Revisa tus expectativas

Evita colocar tus expectativas demasiado arriba y compararte con las personas sin TDAH. Como dice Matlen: “No esperes que tu casa esté como la de tu vecina o la de tu hermana. Cuando el TDAH está de por medio, debes ser más tolerante contigo misma”.
 

Tiende la mano

Contacta con otras mujeres con TDAH que comparten los mismos o similares problemas. ¡Recuerda que no estás sola! Matlen sugiere visitar estos sitios web: www.ADDConsults.com , www.MomsWithADD.com , www.WomenWithADHD.com . O buscar en Facebook “women with ADHD”. (Páginas en inglés. No se han encontrado páginas específicas en castellano (N. de la T.))
 

Busca Terapia

Las mujeres con TDAH pueden sentirse especialmente abrumadas cuando el trastorno no es tratado adecuadamente. Busca un médico especializado en tratar el TDAH adulto. La terapia puede ayudarte a controlar los síntomas perjudiciales y acabar con décadas de caída de la autoestima, dice Matlen. Además, un terapeuta puede ayudarte a establecer la estructura del día, dice Sarkis.

Replantéate tus relaciones

“Necesitas tener gente a tu lado "gente que te entienda y no te juzgue o te riña”, dice Matlen. Te aconseja rodearte de personas queridas que te entienden y te aceptan, y alejarte de quienes no lo hacen y de las relaciones tóxicas.

Recuerda tus fortalezas

Cuando estás abrumada, es fácil que te olvides de tus puntos fuertes y te fijes en tus defectos. Pero Matlen anima a las lectoras a centrarse en sus puntos fuertes. “Puedes ser muy buena escuchando, tener talento musical o artístico, estar llena de ideas y proyectos interesantes, etc.”
El TDAH es algo abrumador. Pero si has de combinar muchas responsabilidades y ejercer diferentes tareas, puedes sentir que te hundes.
Como dice Matlen, recuerda ser permisiva contigo misma. Estudia de nuevo tu horario, analiza todas tus opciones y busca apoyo. El TDAH es un trastorno real que perturba tu vida diaria. Pero con un poco de ayuda y algunos reajustes, puedes dominar el estrés y la ansiedad.
pc216
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario