Páginas vistas en total

sábado, 3 de junio de 2017

EMPATÍA Y APRENDIZAJE: POTENCIANDO LAS GANAS DE APRENDER

Empatía y

aprendizaje

Un docente tiene que contribuir con su trabajo a revolucionar la manera en que los alumnos se ven a sí mismos en cada aprendizaje y eso se da con un gran conocimiento de nuestros alumnos, porque la educación es la tarea más esperanzadora que hay. Cuando ejercemos su profesión, nos encontramos potenciando las ganas de aprender.
La empatía es clave en el aprendizaje porque la educación es el llavero y los docentes entregamos a cada uno de nuestros alumnos una llave para que ellos aprendan a saber cómo es la libertad.
Empatía o empatizar son palabras que están de moda y vendrían a significar algo así como ‘ponerse en el lugar del otro para entender lo que siente cada uno de nuestros prójimos’. Escuchando esta afirmación, les propuse a mis amigas que me sintetizaran qué era lo admirable y más productivo que sus docentes les habían dejado en su paso por los colegios en su época escolar y ellas me dijeron:
Silvina, me dijo: «tengo un hermoso recuerdo de mi maestra de 2º grado con la seño Mirta, yo recién ingresaba al nuevo colegio y con ella me sentí segura. Y después en 6 y 7 grado admiraba a mi señorita Liliana».
María Marta se explayó: «El más lindo recuerdo es el de mis profesoras de Historia y Geografía de la secundaria, fueron las responsables que hoy sea docente».
China Rain sentenció: «Mi maestra en 5, 6 y 7 grado tanto fue, que hoy soy docente gracias a ella».
Y yo agregué: «Gracias a mi Profesora de Historia de Quinto año Lucía aprendí el valor de la historia y descubrí lo que soy ahora, profesora de Historia».

Potenciando las ganas de aprender

Entonces nos podemos preguntar: ¿Qué es la empatía en la generación de aprendizajes?, se dice que es una cualidad innata con base emocional favorecedora de las relaciones humanas y de la conducta moral. La empatía es una habilidad por la que dejamos de lado el fuerte ego que traemos y podemos pensar más sobre los sentimientos de otras personas...

Me pongo en el lugar del otro y así actúo,

lo tomo en cuenta

Lempatía no es la capacidad de sentir lo que el otro siente. Si fuera así estaríamos sufriendo altibajos emocionales durante todo el día. La empatía es ‘entender lo que otro individuo siente y responder en consecuencia’.
Un profesor tiene que entender con su trabajo que ha de contribuir a revolucionar la manera en que los alumnos se ven a sí mismos en cada aprendizaje.
En mayor medida el aprendizaje con empatía creo, garantiza un adecuado desempeño en situaciones interpersonales, por lo menos en mi materia que es Historia, porque la historia es de los humanos y es nuestra historia, por lo tanto para que el aprendizaje llegue ,nos tenemos que adueñar de ella.
El desarrollo de la empatía nos convierte en seres sociales, facilitándonos la comunicación, la resolución de conflictos. Supone una confianza en nosotros mismos para llegar a la comunicación profunda...

Para todo esto se tiene que crear el ámbito donde la persona tenga la posibilidad de expresarse, el aula debe ser un laboratorio donde prime el diálogo con responsabilidad para llegar a conocer qué es la libertad.
En la educación formal, creo que trabajar desde la empatía es vital para desarrollar los proyectos que queremos desarrollar en nuestras aulas.
Un docente que empatiza con sus alumnos promueve que éstos se vuelvan más abiertos, comunicativos y participativos en la actividad, las clases son creativas y no aburridas.
La empatía genera inteligencia en el aprender porque se valora todos los tiempos del aprendizaje, en Argentina esto casi no se puede dar porque no estamos preparados, las aulas, los institutos de formación docente, las Universidades no generan esta pedagogía del diálogo.
La empatía fomenta todas las relaciones sociales y la educación es la posibilidad de cambiar la sociedad para mejorar nuestro entorno.
Con una educación empática se dará aprendizajes que puedan perdurar en el tiempo.
Según un estudio finlandés, la relación entre el docente y el alumno puede influir más en los resultados académicos que otros factores como los materiales disponibles o el tamaño de las clases...
Enseñar por enseñar puede llegar a ser aburrido, pero enseñar para derrotar la ignorancia, eso es un compromiso para toda la vida y esto se debe hacer con empatía porque en  cada escuela, en cada salón, hay vida construyendo futuro.
FUENTE:

No hay comentarios:

Publicar un comentario