Páginas vistas en total

domingo, 8 de mayo de 2016

Rigidez Cognitiva en Chicos/as con TDAH y Síndrome de Asperger



Rigidez Cognitiva en Chicos/as con TDAH y Síndrome de Asperger
POR AMPACHICO 


Si revisamos el apartado de “Comorbilidad con TDAH”, es decir, trastornos que se pueden presentar junto con Trastorno por déficit de atención con/sin hiperactividad, vemos que hasta el 26% de los niños con Trastornos Generalizados del Desarrollo puede presentar TDAH también. Dentro de este grupo de Trastornos Generalizados del Desarrollo (TGD) encontramos, según indica el DSM-IV TR (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, 4ª Edición, Revisado), el Síndrome de Asperger.

¿QUÉ ES EL SÍNDROME DE ASPERGER?

El Síndrome de Asperger (SA) tiene las siguientes características:
  • Dificultad en la interacción con otras personas
  • Comunicación verbal limitada
  • Déficit en la comunicación no verbal
  • Intereses restringidos y absorbentes
  • Patrones de comportamiento estereotipados
  • Problemas motricidad
  • Las personas que lo padecen poseen una apariencia normal, presentando un nivel de inteligencia normal o incluso superior a la media.


Como vemos, entre las dificultades de las personas con Síndrome de Asperger se encuentra la rigidez mental y comportamental, que unidas a las dificultades propias del TDAH complican la intervención, es decir, a mayor sintomatología (la propia del Síndrome de Asperger y la propia del TDAH), más dificultades se presentan y más frentes abiertos hay que trabajar.

Sería un error pensar que todos los niños con Síndrome de Asperger y TDAH se parecen entre sí. Cada persona es diferente, presentando no todos los rasgos, sino una combinación de algunas de las características anteriormente mencionadas.
En este apartado nos centraremos en pautas para trabajar la rigidez cognitiva que se presenta en niños/as y adolescentes con TDAH y S.A.
 ESTRATEGIAS DE INTERVENCIÓN
1)  Uso de apoyos visuales
Las personas con SA destacan por ser buenos “pensadores “. Procesan, comprenden y asimilan mejor la información que se les presenta de manera visual. Por ello es importante emplear apoyos visuales en cualquier situación de enseñanza, aprendizaje académico o de habilidades de la vida diaria, como listas, pictogramas, horarios, etc., que les faciliten la comprensión.
2)  Introducir “pequeños imprevistos”
Tanto en el TDAH como en el S.A, las rutinas son muy efectivas, puesto que proporcionan estabilidad y seguridad, proporcionando un ambiente estable y predecible. Sin embargo, cuando se trabaja la rigidez cognitiva, es beneficioso introducir pequeños imprevistos para que se acostumbren a los cambios y comiencen a solucionar los posibles problemas que puedan presentarse.
Ejemplo: Manuel sabe que todas las tardes sin excepción a las 18h tiene que merendar, pero ese día se complica la tarde, su madre tiene que recoger a su hermano pequeño y llegan más tarde a casa para merendar…¿qué le pasa a Manuel?
En este ejemplo, Manuel se pondrá muy nervioso porque hemos cambiado una rutina que para él es muy importante, la hora de la merienda, lo más seguro es que de camino a casa esté preguntándole a su madre todo el rato por qué llegan tarde, por qué no puede recoger a su hermano menor antes y así llegar a tiempo a casa, etc. Si vamos introduciendo poco a poco cambios “inesperados” en su día a día y ayudando a Manuel a relajarse y encontrar soluciones a dichos imprevistos, no tendrá tanta ansiedad y sabrá manejar esta situación.
3) Trabajar con ilusiones
Una forma de que los niños/as con TDAH y S.A trabajen su rigidez cognitiva es hacerles ver que las cosas no son siempre como parecen… pero… ¿cómo logramos esto? Una forma es trabajar con ilusiones, es decir, hacerles ver  que a veces pueden estar seguros de algo pero otra persona puede tener razón también. Para ellos las ilusiones son muy útiles y divertidas al mismo tiempo.


4) Ofrecer oportunidades de hacer elecciones.
Suelen mostrar serias dificultades para tomar decisiones, por eso, desde que son pequeños, se deben ofrecer oportunidades para realizar elecciones (inicialmente presentando solo dos posibles alternativas a elegir) para que puedan adquirir capacidades de autodeterminación y autodirección.

5) Trabajar la empatía
Otra forma de trabajar la rigidez cognitiva es a través de las situaciones sociales, para poder entender a los demás y ponernos en su piel (empatía) debemos ser capaces de dejar de lado nuestro propio pensamiento y entender el de la otra persona, esto se traduce en flexibilidad mental. Por ello, a las personas con rigidez cognitiva les cuesta mucho ponerse en el lugar de otra persona.
A través de dibujos, viñetas, historias, etc. Podemos hacerle ver al niño/a o adolescente que ante una misma situación hay varias formas de pensar, y no tiene por qué haber solo una válida o correcta, es posible que cada persona involucrada en esa situación tenga razón.
Debemos tener presente que trabajar la rigidez cognitiva es un proceso muy costoso, donde los cambios se ven poco a poco, por lo que debemos ser constantes y no desanimarnos, puesto que los resultados merecen la pena.

Para descargar los siguientes pdfs haga clic en las imágenes



FUENTE:AMPACHICO 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada