Páginas vistas en total

domingo, 17 de abril de 2016

¿Qué es el retraso madurativo?



¿Qué es el retraso madurativo?


Muchos especialistas lo empleamos como un término comodín, cuando se detectan dificultades importantes, pero no terminamos de saber a qué corresponde exactamente. En muchos casos, se trata de un primer acercamiento a diagnósticos que más tarde se convierten en capacidad intelectual límite o retraso mental.
Por tanto, el retraso madurativo es temporal, dura un tiempo limitado. Sin embargo, los que nos dedicamos a la evaluación y diagnóstico de niños pequeños utilizamos el retraso madurativo como un “genérico”, un cajón de sastre y empleamos esta categoría cuando en realidad no sabemos qué decir o es demasiado pronto para establecer un diagnóstico más riguroso que podemos sospechar como por ejemplo, un retraso mental.
Desgraciadamente, a nivel escolar, los alumnos con retraso madurativo no siempre son recocidos como alumnos con necesidades educativas especiales y por tanto, no se benefician de los apoyos y la estimulación adecuada en un momento de su desarrollo crítico. En estos casos, es siempre mejor estimular que esperar a que pase el tiempo “para ver si madura”.
Características del retraso madurativo
Para poder hablar de retraso madurativo tendrían que darse las siguientes características:
1. Retraso cronológico
En primer lugar nos encontramos con un patrón de desarrollo que cronológicamente está retrasado respecto al curso de la mayoría de los niños. Este retraso se suele cuantificar entre uno y dos años.
Podemos decir que se trata de un niño o niña, que en algunas áreas de su desarrollo, lleva un desarrollo como los demás niños, pero uno o dos años retrasado.
El desarrollo es más lento, pero la línea que sigue es la misma que la del desarrollo normalizado.
2. Afecta a varias áreas del desarrollo.Para poder hablar de retraso madurativo tienen que estar afectadas varias áreas del desarrollo. Las áreas del desarrollo que pueden estar afectadas son: motricidad, lenguaje, autonomía personal, control de esfínteres, desarrollo cognitivo
Tiene que haber varias áreas, dos o tres, al menos. Si solo hay un área afectada hablaríamos más bien de un retraso en ese área. Por ejemplo, si solo está afectado el lenguaje, hablaríamos de retraso del lenguaje; si solo estuviera afectada la motricidad, se hablaría de retraso motor…
Causas del retraso madurativo
El retraso madurativo puede tener diferentes causas; las más frecuentes suelen ser:
1. Prematuridad o bajo peso al nacer
En algunos casos hay unas circunstancias alrededor del embarazo y del parto que hacen que el proceso madurativo sea más lento o parta con retraso. Por ejemplo, es el caso de los niños y niñas prematuros o con bajo peso al nacer.
2. Falta de estimulación
En otros caso, el retraso madurativo está asociado a una pobre estimulación. Por ejemplo, un niño o niña que no recibe una adecuada estimulación del lenguaje, simplemente por otitis muy frecuentes, puede presentar un retraso en el lenguaje. O un niño o niña puede tener un retraso psicomotor por no disponer de oportunidades de caminar, jugar, subir y bajar…


3. Actitudes de crianza
En otros casos, algunos hábitos como el control de esfínteres o la adquisición de hábitos de autonomía personal (comer, vestirse…) están retrasados por actitudes de crianza inadecuadas.


4. Causa desconocida
Y un gran grupo de niños, tienen un ritmo de maduración más lento por razones que no siempre se pueden explicar.
Diferencia con otros trastornos infantiles
El retraso madurativo es diferente a otros trastornos infantiles. Por ejemplo, es diferente a los trastornos del espectro autista o trastornos generalizados del desarrollo, o a los trastornos específicos del lenguaje o disfasias.
La diferencia principal con estos trastornos está en que, mientras en el retraso madurativo hay un retraso cronológico, pero que sigue la pauta normalizada de desarrollo, en los trastornos mencionados lo que ocurre es una desviación del patrón normalizado de desarrollo.
Un niño con disfasia o trastorno específico del lenguaje, presenta un problema de comunicación y lenguaje que supone una desviación del curso normal de desarrollo: no es un niño con un desarrollo del lenguaje como si tuviera uno o dos años menos, sino que su lenguaje lleva un curso totalmente diferente. Lo mismo ocurre con los trastornos del espectro autista.
Pronóstico
El retraso madurativo propiamente dicho evoluciona positivamente y el niño o la niña suele desarrollarse y madurar a niveles similares al del resto de niños y niñas normalizados, cuando se dan las condiciones adecuadas.
Sin embargo, en muchas ocasiones, el retraso madurativo se emite como un primer diagnóstico con carácter provisional, ya que en edades tempranas es muy complejo diferenciar entre distintos trastornos infantiles. En estos casos, el retraso madurativo termina en un diagnóstico más específico como el de retraso mental o capacidad intelectual límite, trastorno del espectro autista, etc.
Pautas de intervención educativa
El retraso madurativo tiene un tratamiento principalmente educativo y rehabilitador. El espacio de esta entrada es insuficiente para poder el explicar todos los aspectos de la intervención educativa que se podrían desarrollar con los niños que presentan este diagnóstico. Sin embargo, les ofrezco algunas pautas a seguir:
1º. Realizar una evaluación
Cuando hay sospechas de que algo parece no marchar bien en algún aspecto del desarrollo de nuestro hijo, especialmente el lenguaje, la motricidad, la interacción con los padres… es conveniente acudir a un especialista para que realice una evaluación.
También es importante considerar las observaciones que nos digan los profesionales de las escuelas infantiles o del colegio. Ellos conocen bien lo que suele ser la pauta habitual de desarrollo y detectan con mucha fiabilidad cuando hay algún problema.
En los niños que todavía no han comenzado el 2º Ciclo de Infantil, tres años o menos, el pediatra y sobre todo los Centros Base de Bienestar Social, son los mejores especialistas a los que acudir para esta valoración inicial.
En el caso de los niños que ya han comenzado Educación Infantil 3 años, los orientadores son los profesionales más indicados.
2. Comenzar la estimulación
La estimulación de niños con posible retraso madurativo puede comenzar, simplemente con la sospecha, aunque no haya un diagnóstico definitivo. La estimulación se lleva a cabo en las áreas afectadas, lenguaje, motricidad, autonomía… y será más efectiva, cuanto más incida en el núcleo del problema.
Existen centros de estimulación infantil como los CDIAT, Centros de Desarrollo Infantil y Atención Temprana, y en los colegios existen diferentes profesionales que pueden realizar esta estimulación. En otros casos, pueden ser los mismos padres los que realicen esta labor, convenientemente asesorados.
Desconfíen de consejos del tipo: “vamos a esperar a ver si madura“. Es preferible realizar una estimulación “preventiva”, que perder el tiempo esperando; porque si luego no ha madurado, desperdiciamos un tiempo privilegiado de mejora.
3. Revisiones periódicas del diagnóstico inicial
Como ya se ha indicado el diagnóstico de retraso madurativo suele ser en unos casos un diagnóstico inicial con carácter provisional. Es conveniente revisarlo, no solo para ver la posible evolución y afinar la intervención educativa, sino también para establecer el diagnóstico definitivo y más acertado de las dificultades de un niño.
Referencia: Educa y Aprende // Familia y Cole //

No hay comentarios:

Publicar un comentario