Páginas vistas en total

miércoles, 11 de enero de 2012

¿Qué es la motivación?


¿Qué es la motivación? La motivación es la energía que impulsa a la persona a la acción, la sostiene perseverante en ella y orienta su rumbo hacia donde se encuentran las metas deseadas.
La palabra clave de esta definición es "energía". ¿Cuál es el origen de esta energía? Si el origen es exterior se llama motivación extrínseca, si el origen es interno, parte de uno mismo, se llama intrínseca. El fin último de la motivación es tratar de que el origen de esa energía no dependa sólo del exterior sino del interior, de cada uno de nosotros.


2. CAUSAS DE DESMOTIVACIÓN ACADÉMICA

         Si pudiéramos cuantificar la motivación que los alumnos poseen en los colegios, llegaríamos a la conclusión de que una parte de ellos está muy desmotivado. ¿Por qué? Apuntemos varias razones:

         2.1. Existen profesores que no motivan bien sus clases, que no se entusiasman por la materia, no promueven el deseo de aprender sino que lo bloquean juzgando, evaluando o compitiendo en exceso, penalizando el error y ridiculizando al que se equivoca.

         2.2. El futuro profesional de los estudiantes es incierto: el lograr una titulación no es garantía inmediata de puesto de trabajo inmediato. Luego “estudiar” no resulta “útil”.

         2.3. Los medios de información social, en especial la televisión y los demás medios audiovisuales son más atractivos que los procedimientos usados por el sistema educativo y exigen menos esfuerzo que el aprendizaje escolar, basado en la lectura.

         2.4. Los valores predominantes en nuestra sociedad son los que se basan en el placer, el bienestar, la diversión, mientras que otros como la voluntad, disciplina o sacrificio, no son atractivos, ni educados ni asumidos, pero por desgracia, necesarios para la tarea escolar. Un alumno está motivado por el juego, pero no por el esfuerzo.

         2.5. En la adolescencia son normales los procesos de crisis, de agresividad, de enfrentamiento a la autoridad, de manera que la huida del estudio es también un elemento utilizado como autoafirmación del yo.


1. FACTORES QUE MOTIVAN LA CONDUCTA

LA COMPETENCIA

         El sentirse competente es un elemento clave en la motivación. Yo me siento competente cuando:

         -Mi rendimiento es bueno. Pero para no fortalecer la idea de que la finalidad escolar sólo es el resultado, ésta debería tener en cuenta el esfuerzo, el proceso, el interés y el comportamiento.
         -Veo que otros son capaces de hacerlo. Este era un argumento que utilizábamos mucho en la Academia de Toledo: “si otros pasaron por aquí y no fallecieron en el intento, seguro que habría más incapaces que yo y lo pudieron hacer”.
-Alguien me dice: “tú puedes hacerlo, eres capaz”.
-Doy por supuesto que he fracasado por la mala suerte, porque no he estudiado en vez de por falta de capacidad.
-Obtengo buenos resultados al haberme esforzado, en vez de que éstos dependan de la arbitrariedad del profesor.


LAS ATRIBUCIONES

         Las atribuciones son las razones y causas que percibimos como responsables de nuestros resultados. ¿A qué se debe haber aprobado? ¿A que he estudiado? Entonces atribuyo el éxito al estudio. ¿A que he tenido suerte? Entonces lo atribuyo a la suerte.

Las atribuciones tienen tres tipos de dimensiones:

-Dimensiones de localización:
         Podemos atribuir la causa de los resultados a factores internos o externos. Son factores internos la capacidad y el esfuerzo, son factores externos la suerte y la dificultad de la tarea.
Uno puede atribuir el resultado internamente a su inteligencia (si fue exitoso le producirá orgullo, si fue un fracaso humillación), o a su esfuerzo (si fue un fracaso le producirá sentimientos de culpabilidad), y también puede atribuirlo externamente a la suerte, a la tarea o al profesor (con sensaciones de tristeza o alegría, pero en ningún caso se resiente la autoestima).
-Dimensiones de variabilidad:
Se refiere a si la causa se percibe como estable o variable. La capacidad se suele considerar como estable, mientras que el esfuerzo o la suerte es variable. Si atribuimos el éxito a factores estables pensaremos que se repetirán en el futuro. Si lo atribuimos a factores variables, podemos pensar que tal vez no se repitan. Si atribuimos el fracaso a factores estables nos desmotivaremos porque pensaremos que en el futuro no podremos mejorar. Si atribuimos el fracaso a factores variables (suerte, esfuerzo), no perdemos motivación porque creemos que en el futuro podremos mejorar.
-Dimensiones de controlabilidad:
         Se refiere al grado en que las causas se pueden controlar o incontrolar por parte del individuo. Si pienso que mi fracaso se debe a la mala suerte, al profesor o a la dificultad de la tarea, entonces la situación no está bajo su control, se desmotiva porque no puede hacer nada. Si atribuyo el éxito a factores controlables, puedo estar más motivado para el futuro porque sé qué debo hacer, sé que lo puedo hacer, sé que depende de mí.

¿Qué consecuencias prácticas se derivan de estos postulados?

         La motivación aumenta si atribuimos los éxitos a factores internos y preferentemente estables como la capacidad. Por otra parte la motivación disminuye cuando el sujeto no se responsabiliza de sus éxitos porque los atribuye a factores externos e incontrolables como la suerte, así como cuando atribuye los fracasos a causas estables e incontrolables como la capacidad.


PATRONES DE ENFRENTAMIENTO ANTE LA TAREA

         Cuando debemos realizar una tarea no todas las personas las afrontamos con la misma actitud. A continuación aparece un cuadro que refleja dos tipos de patrones, negativos y positivos, que influyen en la motivación. Obviamente se trata de entrenar en el patrón positivo.


PATRON NEGATIVO

PATRON POSITIVO

AL COMENZAR EL ESTUDIO

Qué aburrido es esto
Tengo que aprobar
No me va a dar tiempo
Qué objetivos tengo que alcanzar
Por qué esto es interesante
Para qué me servirá en el futuro

DURANTE EL ESTUDIO

Esto no me sale
Voy a suspender
Cómo puedo resolverlo
Dónde buscar información

CUANDO SE RECIBEN LOS RESULTADOS

A mí esto no se me da
Bueno, he sacado un cinco
Qué he hecho bien y qué mal
Qué me falta por aprender




2. IDEAS PARA MOTIVAR ACADÉMICAMENTE:

RESPECTO A LA TAREA

1-Proponer una dificultad óptima, ni muy fácil ni muy difícil, algo así como una escalera. Si es muy fácil no estimula, si es muy difícil, desanima.

2-Cuanto más variada, más motiva.


RESPECTO A NUESTRA ACTITUD

1-Elogiar en privado y en público, pero que no sea un pegote sino que sea creíble y al mismo tiempo atribuyendo el éxito al esfuerzo y la habilidad, de manera que se refuerce la idea de que los buenos resultados pueden repetirse en el futuro.
Esta idea exige no humillar: no emplear un vocabulario ridiculizante ni en público ni en privado, pero especialmente en público. La humillación se revela como uno de los peores, más ineficaces y contraproducentes elementos de motivación.

2-No basar toda la energía motivadora en los premios y en los castigos sino que se debe apelar también al deber, al placer de lo bien hecho, del aprender por aprender.

3-Reconocer los progresos, valorar el esfuerzo, el proceso, no sólo el resultado.

4-Establecer metas próximas y factibles. El éxito llama al éxito, el fracaso llama al fracaso.

5-Dejar un margen a la autonomía personal a la hora de enfrentarse a una tarea.

6-No basar el cariño sólo en función de la competencia intelectual.

7-Ser comprensivos con los problemas escolares. Recordemos nuestra etapa escolar y seamos capaces de reconocer que también tuvimos dificultades, que la inteligencia, cuando está en desarrollo no tiene todos los elementos para “ver” las cosas como las vemos nosotros desde la madurez y la experiencia.

8-Las notas deben ser usadas como elemento informativo, para mejorar, no directamente para castigar, sancionar, comparar o ridiculizar.

9-Una de las claves motivadoras es el sentirse capaz: no me puedo motivar por algo si creo que no soy capaz de hacerlo. Es como cuando nosotros no aprendemos informática porque creemos que no somos capaces de entender el lenguaje informático. La frase que más deberían escuchar los alumnos es: “tú puedes hacerlo”.

10-Animar con mensajes del estilo: “otros también fueron capaces de hacerlo”.

11-Atribuir el fracaso a factores externos, variables y controlables. Han influido aspectos que te han hecho fracasar, pero los puedes controlar, como por ejemplo, la falta de esfuerzo por tu parte.

12-No atribuir el fracaso a factores internos, estables e incontrolables. La culpa no es por falta de capacidad, porque seas tonto.

13-Atribuir el éxito a factores internos, estables y controlables. Lo has hecho bien porque eres muy listo, porque te has esforzado.

14-No atribuir el éxito a factores externos, variables e incontrolables. Has aprobado de churro porque el examen era chupado y el profesor compasivo, pero otro día, de no suceder esto, suspenderás.

15-Reforzar patrones positivos a la hora de afrontar la tarea: esto me servirá para mi futuro (al comenzar), a ver cómo resuelvo mis dudas (durante el estudio), qué me falta por aprender (al recibir los resultados). Reducir los patrones negativos: no me va a dar tiempo, esto no me sale, a mí esto no se me da. Los patrones positivos son todos los que se basan en actividad, en hacer algo. Los negativos, son parálisis de la acción, no hacer nada y autoconvencerse de que no hay forma de salir adelante.

16-Identificar el fracaso como parte normal del aprendizaje, contemplarlo con un sentido constructivo, y para ello deben eliminarse los mensajes críticos hacia su persona en caso de haber un error. Es esperable, natural, necesaria y hasta positiva la equivocación. No permitir risas cuando uno se equivoca.

17-Por último, no pongamos únicamente en la motivación, todo el esfuerzo por hacer que nuestros hijos hagan las cosas en la escuela. Cuanto más y mejor les motivemos, mejores resultados obtendremos y más cómodo será el proceso, pero no hay que olvidar que las personas también deben cultivar la voluntad, es decir, deben dotarse de la capacidad para realizar una cosa que constituye un esfuerzo, privación u obligación, en contra de la propia inclinación o tendencia natural.
Alberto cascante Díaz

8 comentarios:

  1. excelente, siempre me encantan sus artículos .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias,muchas gracias, los artículos que selecciono los valoro por los profesionales que los escriben y por los contenidos que tratan .Un abrazo!

      Eliminar
  2. CLARITO, CLARITO.
    MUY BUENO. Tanto me ha gustado esta entrada y el blog que me he hecho seguidora.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias...muchas gracias Belén...me siento muy feliz por contar contigo!Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  3. Gracias por el aporte. Lo que más me cuesta es desaprender los patrones correctores y relajar mi entusiasmo en obtener resultados. Con mi tenacidad y con ayuda como esta, consigo mejorar. Gracias en nombre de mis hijos y el mio.

    ResponderEliminar
  4. Gracias a ti Maribel... estamos en el camino del aprendizaje!Mi profesión me permite reflexionar y aprender de mis equivocaciones!Lo importante es, como comentas ,intentar mejorar y así poder aportar armonía,serenidad y afecto a nuestro entorno.Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. EXCELENTE APORTE. INTERESANTE BLOG. SALUDOS.

    ResponderEliminar
  6. Tus blogs resultan interesantisimos, son motivadores y constructivos. Gracias .
    Felicitaciones.

    ResponderEliminar