Páginas vistas en total

lunes, 18 de enero de 2016

Gestión de las distracciones en el aula



La gestión de las distracciones en el aula de los niños con TDAH puede ayudar a mejorar su atención y mejorar su capacidad de concentración en clase. Los niños pueden distraerse fácilmente en el colegio en actividades que no les resultan interesantes o estimulantes. A los niños con TDAH les cuesta prestar atención, por lo que pueden tener dificultades para concentrarse en momentos fundamentales.


Hay tres factores importantes que afectan a la capacidad de concentración de los niños con TDAH: 

- son incapaces de filtrar lo que sucede a su alrededor.
- tienden a distraerse fácilmente cuando deberían estar centrados.

- tardan más en volver a centrar su atención en algo.

Teniendo esto en cuenta, la labor del profesor es importante para reducir al mínimo las distracciones, ayudando a los niños a concentrarse y por lo tanto a aprender

No existe una única forma de ayudarles a concentrarse, por lo que el profesor necesitará un tiempo para dar con soluciones eficaces para cada caso. Cada niño es único, y por lo tanto no existe un criterio único que determine lo que mejor puede funcionar con cada uno.

Sin embargo, a continuación vamos a describir posibles causas de distracción y algunas propuestas de solución, con el ánimo de que el profesor tenga en cuenta sus conocimientos sobre el alumno para saber qué aplicar y cómo aplicarlo.

¿Cómo gestionar las distracciones?

Posición del niño en el aula

La atención del niño puede desviarse más según su situación dentro 
del aula, por ejemplo estar más cerca de la ventana o de la puerta. 
Una solución puede ser colocar la mesa del alumno con TDAH 
más cerca de la del profesor, o colocarlo al lado de otro niño 
que tenga buena concentración, y evitar que lo distraigan. 
Es más recomendable colocar las mesas en filas que en grupos
 de mesas. Son más fáciles de controlar. También puede ayudar 
el que el profesor se mueva de un sitio a otro del aula en lugar de
 permanecer en la parte delantera de la clase siempre, ya que 
implica mayor interacción y participación.

Trabajar en grupo con otros niños

Algunos niños pueden mostrar dificultad para trabajar en grupo porque
están constantemente haciendo cosas/jugando y no concluyen lo que
 empiezan. Es recomendable que los grupos se formen de forma equilibrada,
 por lo que es mejor que los niños con TDAH estén en grupos
 con niños más tranquilos. Otra solución puede ser en lugar de 
trabajar en grupo, hacerlo por parejas.

Exceso de información en la pizarra

Cuando hay demasiadas cosas anotadas en la pizarra los alumnos con TDAH 
se pueden sentir confundidos creando una mayor distracción y problemas para 
mantener la concentración. Para evitar este problema, lo mejor es escribir en la 
pizarra sólo imprescindible e ir borrando las cosas que ya no tienen relación con
 el tema que se está tratando.

Entorno poco motivante

En las tareas y lecciones que son poco atractivas para los
 niños se corre un mayor riesgo de distracción. Para evitar esto, 
se debe procurar que el entorno de aprendizaje sea estimulante. 
Se pueden intercalar preguntas sobre lo que se está tratando y 
premiar a aquellos que estén atentos y sepan responder.

Falta de comprensión de las instrucciones

No entender bien las instrucciones puede ser una razón por la 
que los niños con TDAH se distraigan, al tener que hacer un esfuerzo 
más grande para enterarse de lo que hay que hacer. Una solución
 puede ser el facilitar las instrucciones tanto de forma verbal como 
por escrito, para que de esta forma puedan comprobarlas varias veces 
si es necesario, sin necesidad de tener que interrumpir la clase. 
Otra buena práctica puede ser segmentar las instrucciones en tareas
 más cortas y precisas para facilitar su comprensión.

Comienzo de una nueva tarea

Comenzar una nueva tarea puede representar un problema debido a 
que los niños con TDAH pueden tardar más en volver a centrar su atención
 en una nueva tarea. Puede ser útil en estos casos el ofrecer una 
motivación concreta para realizar la tarea, o que el profesor comience 
la tarea y solicitar que continúen ellos. También se puede proponer a 
la clase un intercambio de ideas y escribir las propuestas en la pizarra 
para ir orientando a los alumnos hacia lo que se requiere en el ejercicio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario