Páginas vistas en total

lunes, 9 de noviembre de 2015

Qué hacer a la hora de hacer la tarea escolar, si tu hijo tiene TDAH.

Floral Reflection


Qué hacer a la hora de hacer la tarea escolar, si tu hijo tiene TDAH

                 
  • Desesperación, amargura, impotencia, frustración y enojo son las emociones que se suman a tus preocupaciones cotidianas, cada vez que tu hijo te dice "mami tengo tarea para la casa". Muy dentro de ti te preguntas ¿para qué le mandan tarea si el niño pasa muchas horas en la escuela?, ¿necesita más tarea fuera del horario de clase?
    Cada año escolar conlleva más responsabilidades, las tareas escolares son parte de su maduración para la vida adulta. ¿Cómo pretendes que en el futuro se esfuerce por mantener un trabajo fijo de ocho o más horas al día, si no le enseñas a ser responsable con su tarea?
  • El porqué de las tareas escolares

    Las tareas escolares permiten que los niños repasen, ejerciten e integren los conocimientos aprendidos en clase. Por otro lado adquieren valores como el compromiso, la paciencia y el esfuerzo. Al tener que programar el horario para llevarlas a cabo, desarrollan habilidades como el manejo del tiempo, organización e iniciativa. Si tu hijo tiene otras actividades y/o responsabilidades en el hogar, aprenderá a priorizar y desarrollar destrezas para manejar los recursos del entorno tales como ir a una biblioteca, consultar en internet, buscar en el diversas fuentes la información necesaria para hacer la tarea, etc. Por más tediosas que te parezcan y él se desespere, está adquiriendo actitudes fundamentales para su futuro, tales como la capacidad de ser independiente y autónomo. Ten por seguro que las tareas también despiertan el interés por investigar más a fondo lo aprendido dentro del horario escolar
  • ¿Solo o en familia?

    Este es un punto esencial, sé que hay veces en las que deseas escapar a una isla y retornar cuando la tarea esté terminada. No te creas que tu hijo es un problema, la mayoría de los niños con TDAH gritan, ponen excusas, lloran y patalean para convencerte que  sus quehaceres los hagas tú y evadir su responsabilidad. No dejes que esto suceda, tú tienes la oportunidad de sostenerlo y de hacer que la batalla cotidiana de las tareas se convierta en un momento especial contigo.
  • Sé la supervisora responsable

    Si tu hijo es pequeño, sé tú quién organice el lugar donde él realizará sus deberes, el tiempo y los temas a estudiar. A medida que crezca permite que él mismo escoja el lugar, el horario y que tenga listos los materiales necesarios. Ten en cuenta que un niño con TDAH generalmente no pone atención en copiar todas las instrucciones que da la maestra, no la agobies llamándola, pero asegúrate de tener las indicaciones necesarias para realizar las tareas, quizás puedas consultar con algún compañero de clase.
  • ¿Dónde realizar las tareas?

    El sitio ideal, para un niño con TDAH es aquel que es silencioso, iluminado y que no posee distractores en el entorno (ventanas sin cortinas, televisión, internet, juguetes, etc) y tiene las condiciones adecuadas de temperatura. Aunque no lo creas un lugar muy caluroso, o muy frío no permiten que el niño pueda concentrarse. En la medida de tus posibilidades, es importante que el niño posea una mesa o escritorio propio, donde guarde sus hojas, cuadernos, útiles y libros.
  • Reconoce señales y tiempos de descompresión

    Es muy habitual que los niños con TDAH, exterioricen su aburrimiento, inquietud y excitación ya sea yendo de un lado al otro de la habitación o moviendo los pies o tamborileando con el lápiz en la mesa, entonces actúa. Dile que le vas a dar un tiempo de descompresión, permitiéndole salir del cuarto para ir al baño, o tomar un vaso de agua y regresar a continuar con las tareas. Quizás puedas enriquecer aún más este momento y sentarte junto a él en el jardín, o en la cocina y tomar un pequeño tiempo de descanso compartiendo unas galletas. Él no puede realizar las tareas de un solo tirón. Ten paciencia y recuerda que su capacidad atencional es breve y fluctúa.
    Haz que tu hijo vea las tareas como un logro personal y no como un problema que lo agobia. Recuerda, tú también puedes transformar esos momentos en un espacio para crecer en el vínculo madre e hijo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario