Páginas vistas en total

domingo, 18 de octubre de 2015

¿Qué se entiende por inteligencia intuitiva?

Milagro of Love by pip814, via Flickr:


La inteligencia intuitiva es una nueva forma de entender la inteligencia basada en tomar conciencia de la información que tenemos y utilizarla de la forma adecuada para alcanzar nuestros objetivos y metas personales. Dicho de otro modo, la inteligencia intuitiva es la capacidad de aprender habilidades complejas y resolver problemas de manera inconsciente. Los niños de corta edad aprenden los conceptos básicos de forma intuitiva ya que, por ejemplo, empiezan a hablar sin necesidad de conocer las reglas de la gramática.

Ventajas de la inteligencia intuitiva
  • Es un tipo de inteligencia especialmente potente para construir patrones lógicos elaborados a partir de situaciones aparentemente caóticas.
  • Es la mejor forma de inteligencia para resolver problemas complejos.
  • Es muy útil para afrontar los problemas y las circunstancias adversas de la vida.

Fundamentos de la inteligencia intuitiva

La inteligencia intuitiva, que puede potenciarse y enseñar a utilizarse con más eficacia desde la escuela, se fundamenta en los siguientes principios:
  1. Reflexionar de manera holística. Es la capacidad de conceptualizar las materias y los temas de una forma integral, fijándose en el conjunto y no solamente en una parte.
  2. Pensar paradójicamente. Se refiere a la capacidad de comprender y aceptar que la ruta más eficiente para resolver un problema o conseguir unos determinados objetivos puede no ser lineal y, en ocasiones, puede dar la impresión de ser algo completamente ilógico.
  3. Escuchar proactiva y activamente. Aprender tiene mucho ver con escuchar a los demás (profesores, familiares, otro compañeros) pero no de una forma pasiva, sino analizando lo que nos dicen con espíritu crítico, planteándose las cosas, evaluándolas y  haciendo preguntas.
  4. Potenciar el instinto. El instinto es básico en la inteligencia intuitiva, por lo que no se debe reprimir sino escucharlo y tenerlo en cuenta, tanto en el aprendizaje como en el resto de áreas de la vida. No debemos tener vergüenza de nuestros instintos, como por ejemplo, los deseos o los miedos. Lo que tenemos que hacer es analizarlos y, a través de nuestra racionalidad, reconducir todos estos sentimientos de manera práctica para conseguir nuestros objetivos en la vida, tanto académicos como de otros tipos.
  5. La inteligencia sensorial. Según Jung, la inteligencia sensorial es nuestra capacidad de pensar lógicamente y de aprender nuevos hechos en nuestro mundo. Conforme los niños crecen, su capacidad para aprender intuitivamente parece disminuir a medida que su capacidad de pensar aumenta de forma metódica y lógica. La inteligencia sensorial, es por lo tanto, una parte fundamental de la inteligencia intuitiva, puesto que es una inteligencia de conciencia que sirve para experimentar, conocer nuestro entorno, recordar detalles y pensar de manera lineal.
Desde el propio hogar y la escuela es posible potenciar y trabajar estos cinco principios para alcanzar una aprendizaje más natural y cercano a la persona, un poco más liberada de los clichés y los rígidos argumentos de los planteamientos excesivamente academicistas. De hecho, los aspectos fundamentales de las cosas más importantes de la vida muchas veces se aprenden de forma intuitiva y posteriormente, con la formación académica y la experiencia, los vamos moldeando desde una perspectiva personal y social.
 FUENTE:http://www.viu.es/blog

No hay comentarios:

Publicar un comentario