Páginas vistas en total

domingo, 16 de febrero de 2014

Guía de pensamientos positivos

 

Guía de pensamientos positivos

  • Conserva únicamente los pensamientos buenos en tu mente, rechazando los malos. Extirpa la codicia, la avaricia, el egoísmo.
  • Aprende a gestionar tus pensamientos y del mismo modo que conservas sólo las frutas buenas de la cesta, desechando las malas para que no afecten a las demás.
  • Cultiva únicamente pensamientos puros. Aunque ésta sea una tarea difícil, tendrás que practicarla y cuando adquieras el hábito te será fácil.
  • Te en cuenta que los mismos viejos pensamientos que fueron en una ocasión suprimidos, pueden volver a mostrar su cara después de algún tiempo. Nunca des lugar al desaliento durante tu práctica. La fortaleza espiritual interna se manifestará en ti gradualmente. Podrás sentirla y triunfarás al final. Todos los sabios de antaño tuvieron que afrontar las mismas dificultades que tú experimentaras ahora, y ellos lo lograron al igual que lo vas a lograr tú.
  • Date cuenta por ti mismo de las graves y funestas consecuencias de pensar erróneamente. Eso te pondrá en guardia cuando estos malos pensamientos asalten tu conciencia. En el momento que aparezcan, esfuérzate por distraer tu mente con algún otro objeto, con pensamientos positivos, la meditación en una buena práctica diaria. El deseo sincero de expulsar los malos pensamientos te mantendrá siempre alerta. Tanto es así, que incluso si te asaltan en el sueño, te despertarás de inmediato para así tomar conciencia de ellos al momento.
  • Vigila tu mente a cada minuto. Llena tu mente de pensamientos sublimes y date tiempo para que ellos entre en ti .Una mente flexible y abierta es una mente entrenada. Una mente rígida es una fuente de sufrimiento para ti mismo y un peligro para los demás.
  • Comprueba con frecuencia si esa opinión que emites es fruto de tu propio pensamiento o del pensamiento de otros. Has de aprender a pensar por tu cuenta, sin temor a equivocarte; de los errores se aprende. Para pensar necesitas relacionar datos de tu interior y de tu exterior. Has de poseer un criterio claro para seleccionar la información correcta e introducirla en tu memoria. Tus decisiones serán mucho más certeras si eres consciente de este proceso. Cuando un pensamiento es vivo, trabajado y sentido, es fuente de ideas propias. Con un pensamiento puramente intelectual, muerto, y que no te emocione pronto te convertirás en un almacén de ideas ajenas sin sentido para ti, y solo para complacer a otros.
  • La opinión pública no es sino la opinión de unos cuantos, que los demás aceptan, Confía más en tu propia opinión. Atribuir un gran valor a la opinión de los hombres es, por lo general, dispensarles demasiado honor. Se debe pensar lo justo. Quien piensa en exceso no vive, se desvive. A quien no piensa le manejan. El que piensa en exceso no actúa, no se mueve. El que piensa demasiado poco es temerario. El valiente piensa lo justo. Ya que siempre no podemos decir lo que pensamos, pensemos siempre lo que decimos. No pienses enseguida que tu sufrimiento se debe a la mala suerte. Examina, más bien, si tu forma de pensar es la adecuada. Pensando puedes llegar a algunas verdades sobre ti mismo. Son pocos los que tienen el valor de decirse la verdad. Lo mejor de todo, la espontaneidad creadora y libre. No defiendas ninguna doctrina. Defiende, en todo caso, un método de conocimiento y de auto superación. Y sobre todo defiende al hombre y su libertad.
FUENTE:http://www.vivosano.org/es_ES/home.aspx
  •  

No hay comentarios:

Publicar un comentario