Páginas vistas en total

domingo, 25 de marzo de 2012

Escucha activa


A escuchar de forma activa se aprende

No se trata de oír. Puedes oír un ruido o un sonido, la escucha activa implica un esfuerzo consciente.


  1. Mira a la persona que habla. No hacer otras cosas a la vez como escribir, teclear en el móvil etc.
  2. Escuchar no solo las palabras del mensaje sino el tono, la inflexión los sentimientos que trasmiten.
  3. Estar sinceramente interesado en lo que la otra persona tiene que decir. Prestar atención en silencio.
  4. Señales no verbales. Contacto visual, asentir con la cabeza.
  5. Repetir frases de lo que la otra persona dice.
  6. Preguntar alguna cuestión que necesites aclarar.
  7. Ser conscientes de los propios sentimientos y opiniones
  8. Antes de estar de acuerdo o en desacuerdo esperar a que la persona termine lo que tiene que decir.


No es  una escucha activa:
 Si alguien habla y no le miras, miras el periódico, el móvil, haces garabatos en un papel. Si estás distraído ,  no es una escucha activa.


Si alguien está hablando y tú solo piensas en lo que dirás a continuación en lugar de prestar atención al mensaje, no es una escucha activa.


Si interrumpes continuamente a la persona que habla. No es una escucha activa.


Si miras el reloj, o la puerta evitando el contacto visual con la persona que habla, no es una escucha activa.


Si antes de terminar de hablar la otra persona, estás ya comenzado a contestar. No es una escucha activa.


Si estás criticando o hablando por debajo mientras la otra persona está en el uso de la palabra. No es una escucha activa.


Estés o no de acuerdo con lo que te cuentan, no juzgues, puedes tener tu opinión pero no juzgues a otras personas.


No trates de quitarte de en  medio a la otra persona con frases tipo “eso es una tontería”, “eso no es nada”.


Si alguien te comenta que se siente triste, preocupado, apenado. No responder que tú también. Aunque te sientas así, la escucha activa es prestar atención al mensaje que la otra persona te está trasmitiendo.

Fuente:De Psicología.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario