Páginas vistas en total

domingo, 11 de diciembre de 2011

TDAH, FUNCIONES EJECUTIVAS Y EXITO ESCOLAR

TDAH, FUNCIONES EJECUTIVAS Y EXITO ESCOLAR
Chris A. Zeigler Dendy, Maestra en Ciencias
Hace cinco años, la mayoría de los padres y maestros de estudiantes con TDA no sospechaba siquiera que el éxito académico de un niño está supeditado al desarrollo sólido de sus funciones ejecutivas. Hoy en día, sin embargo, muchos padres informados y educadores han caído en la cuenta de que los déficits en las capacidades cognitivas conocidas como funciones ejecutivas (FE) evolucionan más despacio en los niños que padecen de TDA. En 2007, algunos investigadores hicieron un descubrimiento sorprendente: los cerebros de quienes padecen de TDA maduran tres años más despacio que los de sus pares. Este descubrimiento sirve para explicar el atraso en el desarrollo de las funciones ejecutivas de estos niños.
Impacto del TDA y los Déficits en las Funciones Ejecutivas en el Proceso de Aprendizaje y Comportamiento. Hablando de manera práctica, se puede decir que las dificultades con el “centro directivo del cerebro” (brain’s CEO) ocasionan varios problemas: desorganización, dificultad para iniciar y terminar trabajos, dificultad para recordar tareas, dificultad para memorizar datos, escribir ensayos o reportes, resolver problemas matemáticos complejos, recordar material de lectura, completar proyectos de largo plazo, estar a tiempo, controlar las emociones y, planear para el futuro.
Antes de entender el papel de las funciones ejecutivas, tanto padres como maestros se frustraban cuando los estudiantes, aún los intelectualmente dotados, se encontraban al borde del fracaso escolar. Desafortunadamente, para aquellos no suficientemente informados, los déficits en las funciones ejecutivas se consideraban con frecuencia rasgos de “desidia o falta de motivación”. Cuando un estudiante tenía dificultades para empezar o terminar un ensayo o ejercicio de matemáticas, se asumía fácilmente que el estudiante elegía no terminar el trabajo.
Definición de las Funciones Ejecutivas. A pesar de que los científicos no han llegado a un consenso sobre los elementos exactos que componen las funciones ejecutivas, dos investigadores especializados en TDA, los doctores Russell Barkley y Tom Brown, nos han proporcionado descripciones interesantes de las mismas. El doctor Barkley define las funciones ejecutivas como “aquellas acciones sobre nosotros mismos, o dirigidas a nosotros mismos, que nos permiten alcanzar el auto-control, desarrollar comportamientos orientados a metas, y maximizar resultados futuros”. Mediante el uso de la metáfora, el doctor Brown nos proporciona una útil descripción visual al comparar las funciones ejecutivas con el papel de un conductor de orquesta. El conductor organiza varios instrumentos para que se toquen ya sea de forma individual o colectiva, integra la música haciendo y omitiendo ciertas acciones, y controla su ritmo e intensidad. El doctor Gerard Gioia y sus colegas también han contribuido a nuestros conocimientos sobre las funciones ejecutivas con el desarrollo de BRIEF (Behavior Rating Scale of Executive Functions) (escala de comportamiento de las funciones ejecutivas).
Investigación en Funciones Ejecutivas. Los reportes de investigadores varían ampliamente sobre la frecuencia de déficits de este tipo en estudiantes con TDA. No obstante, el Dr. Russell Barkley, reconocido experto en TDA, señaló que entre 89 y 98 por ciento de los niños con TDA presentan déficits en sus capacidades ejecutivas. El Dr. Barkley piensa que los resultados de las escalas que miden las capacidades ejecutivas son indicadores más acertados del funcionamiento en el mundo real que los bajos resultados de tasas de prevalencia de déficits que se reportan en tests tradicionales que miden habilidades ejecutivas.
De acuerdo con el Dr. Barkley, los estudiantes con TDA presentan aproximadamente un treinta por ciento de retraso en el desarrollo de habilidades sociales y organizacionales. Básicamente, esto significa que los niños con estas características aparentan menor madurez y responsabilidad que sus pares. Por ejemplo, con frecuencia las habilidades ejecutivas de un niño de doce años se parecen más a las de un niño de ocho años de edad. Para garantizar el éxito académico en estos estudiantes, los padres y maestros deben proporcionar mayor supervisión y seguimiento que lo acostumbrado para la edad correspondiente. Me gusta referirme a esto como “supervisión acorde al desarrollo”.
Impacto en el Mundo Real. A pesar de que nuestro hijo Alex superó con éxito los años de educación temprana, finalmente se topó con “el muro de piedra del TDA” (ADHD brick wall) cuando llegó a la educación media. Tardíamente caí en la cuenta de que en la secundaria la necesidad de las habilidades ejecutivas aumenta exponencialmente (trabajar de forma independiente, organización personal, empezar proyectos, recordar múltiples tareas). Aun como maestra y psicóloga escolar que fui, por muchos años no reconocí que un coeficiente intelectual alto no se traduce necesariamente en buenas calificaciones. No fue sino hasta que el Dr. Barkley identificó el papel central que tienen las funciones ejecutivas en el desempeño escolar, que finalmente entendí porqué la escuela era tan difícil para mi hijo. Los maestros solían decirnos: “Alex es brillante; tendría mejores calificaciones si se esforzara más”. La realidad es que los niños realmente tratan de hacer un mejor esfuerzo, sin embargo, no pueden tener buenas calificaciones sin los apoyos académicos y tratamiento apropiados. La conclusión – la causa principal por la que Alex tuvo dificultades en el ámbito académico fue padecer de déficits en sus funciones ejecutivas, no el TDA.

Chris A. Zeigler Dendy, Maestra en Ciencias

No hay comentarios:

Publicar un comentario