Páginas vistas en total

martes, 6 de septiembre de 2016

Cómo hacer la presentación perfecta para el primer día de clase.




¿Te gustaría empezar el año escolar con buen pie? – Seguro que sí.
Pues sígueme: Hoy vamos a ver una forma de afrontar tu primer día de clase que garantizará tu éxito como docente.
Todos los docentes se enfrentan cada año a su primer día de clases. Lo curioso es que no importa los años que lleves enseñando, la sensación del día anterior a empezar es de nervios, esperanzas, sueños… algo así como un actor con años de experiencia que comienza una nueva obra. ¡Y eso es bueno!
Con los años vamos perfeccionando ese primer día de clases, añadimos elementos que no incluíamos al principio de nuestra carrera y desterramos otros que ya no nos hacen falta o que hemos comprobado que simplemente no funcionan. En este artículo vas a conocer una forma de empezar el curso que garantiza tu éxito y el de tus alumnos.
Somos muchos los que pensamos que el cambio educativo comienza en el aula. Para ser un profesor verdaderamente eficaz, que cambia la vida de sus alumnos necesitas establecer el tono que prevalecerá en el aula durante el curso para que todos los alumnos puedan tener éxito.
El primer día de clase tienes que dejar claro a tus alumnos que todo lo que haces, tanto si les gusta como si no, lo haces porque quieres que triunfen. Porque quieres que mejoren como alumnos y personas.
6 mensajes para el primer día de clase
A continuación te presento 6 mensajes que tienen la capacidad establecer un tono de respeto y confianza en el aula que sin duda harán que tu año funcione de maravilla.
1. Porque quiero que triunfes, te trataré con respeto, y espero que tú trates con respeto a los demás. Cuando todos actuamos de forma civilizada, todos ganamos. Cuando no lo hacemos, no todos los alumnos son capaces de seguir el ritmo de la clase. 
El respeto es clave para mantener un buen clima en el aula, pero además es importante que dejes claro quién sale perdiendo más que nadie cuando no hay un ambiente respetuoso en clase… los alumnos que más necesitan tu atención en el aula. Aquellos que no aprenden por ciencia infusa, que no tienen recursos o apoyo en sus casas. Esos alumnos cuya única tabla de salvación es la escuela son los que más se benefician de un clima respetuoso en el aula.
2. Porque quiero que triunfes, te exigiré que vengas a clase todos los días, que seas puntual y que te esfuerces en tu trabajo. Puede que alguna vez te parezca un fastidio, pero si lo hago es porque me importas. Si no me importases, no lo haría. No te pediría que hicieses cosas que quizás no te apetece hacer.
Es evidente que el primer factor que mejora el aprendizaje es la asistencia a clase. Si un alumno no está presente, difícilmente puede aprender. Hacer tus clases amenas ayudará a mejorar la asistencia, pero hay veces que nos encontramos con desidia que no tiene nada que ver con el docente. Es importante que hagas a tus alumnos y sus familias responsables de asistir a clase a diario, sin buscar excusas.
3. Porque quiero que triunfes, te exigiré que asistas a todas las clases. Cuando no venimos a clase, perdemos la oportunidad de trabajar juntos. Te exigiré que seas puntual. La impuntualidad nos hace perder tiempo de aprendizaje a todos.
En este caso, la mejor manera de enseñar es con el ejemplo. Difícilmente puedes exigir puntualidad si tú no eres puntual.
4. Porque quiero que triunfes, las normas de la clase serán claras y justas. Sin reglas, el éxito no es posible.
Ya hemos hablado de la importancia de las normas y las consecuencias positivas al cumplirlas y negativas al no hacerlo. Las reglas son el aliado perfecto para que todos los alumnos puedan tener éxito en tu clase.
5. Porque quiero que triunfes, informaré a tus padres de tu progreso en clase. Les informaré cuando el progreso es bueno y también cuando crea que necesitas ayuda.
En efecto, una nota positiva a casa puede tener un efecto tremendo en la predisposición al aprendizaje de cualquier alumno. La comunicación con las familias es clave, y es importante informar de posibles problemas que afectan al aprendizaje tan pronto como sea posible.
6. Porque quiero que triunfes, estas son las cosas que aprenderemos este año. De esta forma vamos a trabajar. Estas son las herramientas que podrás utilizar. Así nos vamos a organizar.
Es muy importante que tus alumnos perciban que no estás improvisando, que tienes un plan, que sabes lo que va a pasar. Aunque tengas que ajustar ese plan a lo largo del curso.

Un profesor eficaz sabe que el primer día de clase marca el tono de cómo se va a desarrollar el curso. Por eso es importante que te presentes ante tus alumnos como alguien que vela por sus intereses. Los alumnos estarán de tu lado si perciben que te preocupas por ellos, pero si perciben que no te importan, la comunicación será muy difícil.
Como dijo Theodore Roosvelt, “A la gente no le importa lo que sabes hasta que no saben que te importan”.

Artículo de David Soria. Maestro bilingüe y formador de profesores. He desarrollado mi labor docente en EEUU durante 7 años en colegios con programas innovadores y bilingües (Modelos de Transición e Inmersión lingüística, International Studies, Magnet Programs y Turn Around). En España trabajo dentro del Programa Bilingüe de la Comunidad de Madrid.

FUENTE:

No hay comentarios:

Publicar un comentario