Páginas vistas en total

miércoles, 29 de junio de 2016

Deberes de verano .Los originales deberes que un profesor italiano ha mandado a sus alumnos este verano

Deberes de verano

Cuando impartía clases de Educación Física tenía muy claro cuál era el fin último de la asignatura: que mis alumnos y alumnas se engancharan al deporte... que siguieran practicando actividad física después de la jornada lectiva y, sobre todo, al término de su etapa escolar; lo que implicaba desarrollar su autonomía y motivación por la materia. La etapa escolar se limita a unos pocos años, sin embargo aprendemos durante toda la vida. Por ello, el FIN DEL LA ESCUELA también debe ser: que el alumnado PUEDA y QUIERA seguir aprendiendo siempre.
Con tal propósito, los deberes de verano (en su concepción tradicional) no tienen mucho sentido. Tampoco los de «invierno», a los que ya le dedicamos un post.

«Profe, tú ya sabes sumar bien. Pues imagina que cada tarde tienes que hacer cincuenta sumas, ¿vas a aprender a sumar mejor o a odiar las matemáticas?» Pedagogía vía Twitter


 
Si durante el curso has trabajado para que tus alumnos quieran y puedan seguir aprendiendo, no te preocupes, YA HAS PUESTO LOS DEBERES DE VERANO. Consistirían en algo parecido a lo que Rodolphe Töpffer ya recomendaba al terminar sus clases allá por el siglo XIX: «Ahora aprende del entorno y del contacto con la gente. La escuela solo es una parte del mundo, descubre el resto». John Dewey también lo defendía en su célebre obra Experiencia y educación (1938). Más recientemente, el maestro italiano Cesare Catà revolucionó las redes con su particular lista de tareas (ver traducción):

 

 
Los originales deberes que un profesor italiano ha mandado a sus alumnos este verano
 
Este profesor italiano ha querido mantener a sus alumnos espabilados durante este verano, pero quizás no de la manera que los padres esperaban.
Cesare Cata es un profesor de una escuela de secundaria de la región italiana de Le Marche. En junio comienzan las vacaciones de verano, y el docente ha elaborado una lista de quince cosas que espera que sus alumnos hagan este verano. Lejos de los problemas de matemáticas o de los comentarios de texto, Cata comienza la lista recomendándoles que "caminen solos por la orilla del mar cada mañana". El resto de tareas que les describe van en la misma línea.
Tras la elaboración de la lista, el pedagogo subió una foto a Facebook que hoy tiene más de 5.900 likes y 5.300 compartidos, convirtiéndose en una imagen viral en pocos días.
La lista de "Deberes del verano 2015", traducida del italiano, es la siguiente:
1. Por la mañana, de vez en cuando, camina solo por la orilla del mar. Mira cómo el sol se refleja en el agua, pensando en las cosas que más te gustan en la vida y siéntete feliz.
2. Intenta usar todas las palabras nuevas que has aprendido este año: podrás decir más cosas, podrás pensar más cosas y, cuanto más pienses, más libre te sentirás.
3. Lee lo máximo posible. No porque tengas que hacerlo. Lee porque el verano te inspira aventuras y sueños. Leyendo, te sentirás como los pájaros volando. Lee porque es la mejor forma de rebelión.
4. Evita todas las cosas, situaciones y personas que te hagan sentir negativo y vacío. Busca situaciones estimulantes y amigos que te aprecian y te entienden por ser quien eres.
5. Si te sientes triste o asustado, no te preocupes. El verano, como todas las grandes cosas, trastorna el alma. Intenta escribir un diario donde puedas escribir sobre tus sentimientos (y en septiembre, si quieres, lo leeremos juntos).
6. Baila; sin sentirte avergonzado. En la calle cerca de tu casa o en tu habitación. El verano es un baile. Sería una vergüenza no formar parte de él.
7. Al menos una vez, tienes que ver amanecer. Estar ahí en silencio y respirar. Cierra los ojos, agradecido.
8. Practica mucho deporte.
9. Si encuentras una persona que te gusta mucho, díselo con toda la sinceridad y la gracia de la que seas capaz. No pasa nada tanto si lo entiende como si no. Si no es recíproco, entonces no estaba previsto que él/ella formase parte de tu destino. De lo contrario, el verano 2015 es la gran oportunidad para caminar juntos (y si no funciona, vuelve al punto 8).
10. Recuerda lo que has aprendido en la escuela y consulta tus apuntes.
11. Sé feliz como el sol, indomable como el mar.
12. No digas palabrotas. Sé siempre educadísimo y gentil.
13. Disfruta de películas con diálogos emotivos, sobre todo en inglés. Esto te ayudará a mejorar tus habilidades lingüísticas y tus oportunidades de soñar. No dejes que la película acabe con los créditos. Vive la experiencia todo el verano.
14. Durante el día o la noche, sueña con cómo puede ser tu vida. Durante el verano, reúne fuerzas para no rendirte y haz todo lo que puedas para perseguir ese sueño.
15. Sé bueno.
Topffer, Dewey y Catà tienen un mensaje común: VIVE MIRANDO CON OJOS DE APRENDER (o aprende de tus vivencias). Algo que difícilmente se podrá aplicar durante el periodo estival si, previamente, la escuela no se ha propuesto:

  • Alentar la CURIOSIDAD y las GANAS DE APRENDER que el ser humano ya trae de serie.
  • Desarrollar la RESPONSABILIDAD respecto al propio aprendizaje. No se trata de aprender porque alguien nos enseñe, sino de aprender porque queremos.
  • Promover el AUTOCONOCIMIENTO para descubrir qué se nos da mejor, qué nos gusta...
  • COOPERAR para conseguir metas que no podríamos alcanzar en solitario.
  • Tener PACIENCIA y TOLERAR EL ERROR. El aprendizaje lleva su tiempo e implica tropiezos.
  • Observar con CAPACIDAD CRÍTICA para aprender incluso de las malas experiencias.


¿Acaso hay mejores «ejercicios de aplicación» para aprender este verano?
 FUENTE:http://pedagogia350.blogspot.com.es/

1 comentario: