Páginas vistas en total

jueves, 5 de junio de 2014

¿Se puede desaprender la indefensión aprendida?

El desgaste psicológico que supone enfrentarse al fracaso o a experiencias negativas deja una importante huella en la forma que tendremos de hacer frente a los retos que nos surjan en el futuro.
Indefensión aprendida | Tiching
La teoría de la indefensión aprendida explica la pasividad con la que en ocasiones nos enfrentamos a situaciones dolorosas y frustrantes, y generalmente viene dada por experiencias previas en las que nuestras acciones no consiguieron el objetivo previsto. Aprendemos así que da igual lo que hagamos, pues la solución al problema no depende de nosotros, escapa a nuestra voluntad.
Los más pequeños se enfrentan a la superación de nuevos retos y situaciones casi a diario. Para evitar la indefensión aprendida, es necesario que les ofrezcamos mensajes optimistas que refuercen su concepto de control sobre los acontecimientos y herramientas para enfrentarse al fracaso, con el objetivo de que pierdan el miedo a intentarlo de nuevo las veces que sean necesarias.
Algunas preguntas sobre la indefensión aprendida
  • ¿Cómo surgió el término?: El concepto ‘indefensión aprendida’ fue acuñado en la década de 1960 por el psicólogo Martin Seligman, después de realizar un curioso  experimento con perros, buscando demostrar porqué los seres humanos aceptamos el sufrimiento sin oponernos a él. ¡Seguro que los resultados te dejan con la boca abierta!
  • ¿Quién puede padecer este síndrome?: Lo cierto es que todos lo hemos sufrido o lo sufriremos, en menor o mayor medida. Lo viven las mujeres maltratadas y las personas secuestradas o encarceladas, pero también lo soportamos cuando nos resignamos ante el abuso de otros, o una situación política o económica injusta.
  • Pero, ¿cómo se lo muestro a mis alumnos?: No puedes perderte este vídeo en el que una profesora hace conscientes a sus estudiantes de lo fácilmente que puede provocarse la indefensión aprendida en los seres humanos. Una interesante lección difícil de olvidar. ¿Te atreves a probar algo parecido en tus clases?
  • A los más pequeños, ¿también puedo hablarles de la indefensión aprendida?: Aunque es un concepto algo complejo que probablemente no entenderán en su totalidad hasta dentro de unos años, el cuento de ‘El elefante encadenado’ es una buena forma de que comiencen a reflexionar sobre ello.
  • ¿Y si quiero saber más sobre el tema?: Te recomendamos el documental ‘La doctrina del shock’, que muestra cómo puede inducirse y utilizarse la indefensión aprendida en grandes masas de población, y cómo se ha hecho a lo largo de la Historia. Además, también puedes echar un ojo al propio libro de Martin Seligman, ‘Indefensión’.
Y, la más importante, ¿puede desaprenderse entonces la indefensión aprendida? Uno de los primeros pasos, y de los más necesarios, es ser consciente de cómo nuestra voluntad está siendo mitigada por este síndrome, volviendo a recuperar la confianza en nuestras capacidades.
No obstante, la mejor forma de luchar contra ella es prevenirla, y ya desde los primeros años dar las herramientas a los más pequeños para reconocerla y evitarla. Es importante que nos acostumbremos a conocer la realidad y enfrentarnos a todo tipo de situaciones, incluso a las que menos nos gusten.

FUENTE:http://blog.tiching.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario