Páginas vistas en total

jueves, 12 de junio de 2014

Comportamientos/TDAH



Un niño con TDAH en edad preescolar puede manifestar los siguientes comportamientos:

1. Pegar a sus compañeros.

2. Tener una curiosidad insaciable.

3. Excesiva actividad, cayéndose o golpeándose con frecuencia (y haciéndose heridas, esguinces, fracturas…).

4. No acatar las normas.

5. Tener un juego vigoroso y “bruto”.

6. Presentar inquietud psicomotora (siempre en movimiento).

7. Parecer torpe (derrama y se le caen cosas, no por torpeza motora sino por impulsividad y por hacer las cosas “al tun-tun”).

8. Ser insistente y demandante con padres, profesores y compañeros de clase.

9. Tener rabietas si no se cumplen sus deseos.

Un adolescente con TDAH se puede manifestar por los siguientes comportamientos:

1. Hiperactividad fina (sensación de intranquilidad interna, movimiento incesante de pierna, tiene siempre algo en la mano).

2. Los profesores se suelen quejar de que sus trabajos son “sucios” y “desorganizados” y de que no trabaja.

3. Su rendimiento es menor a su capacidad, principalmente porque no se esfuerza (evita el esfuerzo mental), no revisa posibles fallos (entrega los exámenes rápido, cuanto antes mejor) y escribe lo mínimo “para salir del paso”.

4. En clase necesita que alguien le apoye y le anime a seguir, no puede trabajar porque deja las tareas a medias.

5. Tiende a cambiar de amistades con frecuencia, y no tiene un grupo cercano.

6. Llegan a presentar problemas de conducta: faltas de respeto a profesores, actitud retadora y desafiante, incumplimiento de normas, etc.

7. Suelen involucrarse en conductas de riesgo como abuso de alcohol, nicotina o cannabis.

8. A veces también presentan síntomas depresivos (tristeza, autoestima baja, apatía, desmotivación) y síntomas de ansiedad.

Es importante tener en cuenta que es NORMAL (no es debido a un TDAH) que en edad preescolar exista hiperactividad, o que en la adolescencia se pueda estar distraído durante un tiempo por algún problema en sus relaciones sociales.

Se debe sospechar TDAH cuando los síntomas de intención, hiperactividad o impulsividad, persistan en el tiempo e interfieran en el funcionamiento cotidiano: en sus relaciones sociales y familiares, en su rendimiento académico, en su autoestima, en sus hobbies, etc.


FUENTE:




No hay comentarios:

Publicar un comentario