Páginas vistas en total

martes, 1 de octubre de 2013

Cinco frases que nunca deben decírsele a un hijo



Cinco frases que nunca deben decírsele a un hijo
En general, los adultos tenemos buena comunicación con los niños cuando les damos explicaciones o les alertamos acerca de peligros comunes. Sin embargo, cuando se involucran los sentimientos, sean propios o de los niños, aparecen algunas dificultades.
 
La comunicación tiene que ver tanto con lo que decimos como con la forma o el modo en el que lo decimos; de ahí la importancia de cuidar el lenguaje cuando nos comunicamos con nuestros hijos. Aquí os dejamos algunas frases que hemos oído, en alguna ocasión, y que nunca deben decírsele a un hijo/a
 
"Si no hubieras nacido": Ningún niño debería escuchar este comentario, incluso si los padres están muy frustrados. Esta frase hiere los sentimientos del niño/a, daña el autoestima y lo hace sentir no deseado.
"Date prisa o te dejo aquí": Los niños pequeños no entienden el tiempo como los adultos. Especialmente en edades tempranas, aumenta el temor a ser abandonados que ya tienen los niños/as.
"Tú nunca haces lo que te pido que hagas": Una expresión muy común, pero incierta. Los niños/as obedecen alguna vez, por tanto "nunca" (0 veces) es un término inadecuado. Si esta expresión se emplea repetidamente, el niño empezará a sentir que no puede hacer nada bien o que no vale la pena intentar hacer lo que le piden ya que no va a ser reconocido. Dar indicaciones precisas, concretas y simples (adecuadas a la edad y la comprensión de niño/a) acerca de lo que quiere que haga ayudará a que el niño logre lo que se le pida y el adulto satisfaga sus expectativas.
"Me gustaría que te parecieras más a tu hermano(a)": Las comparaciones siempre son "odiosas" y no le gustan a nadie. A todos nos agrada ser reconocidos por lo que somos y los niños/as no son una excepción. Este tipo de expresiones, además de generar rivalidad entre los hermanos, limita sus expectativas y afecta negativamente su autoestima y la seguridad en sí mismo. Cada niño/a es diferente, cada uno tiene sus propias fortalezas y habilidadaes; reconózcalas y celebrelas. Es fundamental sentirnos queridos por lo que somos: seres únicos e irrepetibles.

Comentarios despectivos sobre el otro padre: Los niños no deben estar en medio de los desacuerdos entre los padres o oír hablar mal de ninguno de ellos. Cuando esto ocurre, el niño/a puede pensar que debe tomar partido o posicionarse en la situación, distanciandose de uno de los progenitores. Es fundamental mantener a los niños al margen de los conflictos de los adultos, evite las discusiones y los comentarios descalificantes acerca de su pareja delante de ellos. 

De vez en cuando, todos los padres se sienten frustrados con sus hijos. Pero, los niños/as NO necesitan escuchar frases dichas con ira que dañen su autoestima, necesitan palabras que los alienten y les ayuden a crecer.
 
Para reflexionar acerca de la forma en que nos comunicamos con nuestros hijos os dejamos un interesante material que podéis descargar pinchando aquí  
FUENTE:http://blogatenciontemprana.blogspot.com.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario