Páginas vistas en total

sábado, 7 de septiembre de 2013

El TDAH y los amigos

 

 

El TDAH y los amigos: dificultades y consejos

Crear nuevas amistades y mantenerlas es un desafío para los niños que padecen el trastorno por déficit de atención con hiperactividad. La falta de autoestima, de habilidades sociales y de comunicación, la interpretación errónea de las señales del lenguaje corporal y una conducta inapropiada son algunas de las barreras añadidas que debe superar un niño con TDAH para relacionarse.
Pero como vamos a ver a continuación amistad y TDAH no están reñidos.

En primer lugar, comprendamos cuáles son las razones por las que un niño con TDAH tiene más dificultad para relacionarse:
- Interpretar la señales de la comunicación eficaz le resulta complicado. Le cuesta entender una sonrisa, una mueca o un ceño fruncido. No son empáticos y por lo tanto no entienden cómo se sienten los demás.
- La baja autoestima puede llevar a enfrentamientos y creación de conflictos con otros niños. Se siente mal y no sabe cómo resolver las situaciones.
- Al principio puede parecer interesantes y diferente a los ojos de otros niños, sin embargo la atracción inicial luego se transforma en rechazo. Los otros niños se cansan de su comportamiento.
- Maduran más tarde, por lo que necesita el apoyo de adultos incluso durante la adolescencia.
- Invade el espacio personal de los demás y no sabe perder en juegos y deportes.

Ahora que hemos comprendido cómo se siente el niño con TDAH, podemos ver de qué forma podemos ayudarle a crear y mantener amistades:
- Invitar a sus amigos a casa. Un máximo de 3 niños es ideal para evitar el descontrol.
- Animarle a que haga amigos, aunque suponga un esfuerzo extra para nosotros.
- Establecer normas y explicárselas, para que le quede claro cuándo puede ver a sus amigos y también los límites de lo que es y no es aceptable.
- Si el niño se va a ir a jugar/dormir a casa de un amigo, hablar previamente con los padres para explicarles en qué consiste el trastorno y qué deben hacer en circunstancias concretas.
- Evitar las actividades muy competitivas.
- Fomentar las actividades al aire libre, que cuenten con descansos y se disponga de tiempos de aislamiento cortos.
- Potenciar lo que se le de bien, y aprovechar para que pueda ayudar a otros niños en eso, para fomentar los lazos de amistad y reforzar su autoestima.
- El uso de redes sociales puede fomentar la amistad y reforzar la autoestima. El establecer una red de amigos del colegio con los que compartir su vida, aumentar sus intereses y combatir el aburrimiento puede ser realmente positivo, siempre que se haga bajo la supervisión de un adulto.

Comprender las circunstancias del niño con TDAH y ayudarle, poniendo en práctica estos consejos es imprescindible por parte de los padres. Es el primer paso para evitar el aislamiento y la soledad de un hijo con TDAH.

SHI-ES/LO/ADHD/13/0077
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario