Páginas vistas en total

domingo, 5 de mayo de 2013

Desobediencia/Padres




¿Qué pueden hacer los padres ante la desobediencia?

 Cuando tienen un hijo desobediente en forma crónica, examine las posibles causas. Si éste ha sido un patrón persistente que ha continuado durante toda la mitad de su niñez, deberán evaluar muy de cerca su situación familiar. ¿Cuánto respeto existe entre los miembros de la familia?, ¿Se respetan unos a los otros, sus ideas, su privacidad y valores personales?, ¿Cómo trabaja la familia estos conflictos?, ¿Se resuelven los conflictos por medio de una discusión racional?, ¿Cuál es el estilo usual de relacionarse con su hijo(a), y qué formas de educar generalmente utiliza? Si su hijo recientemente comenzó con la falta de respeto y desobediencia, dígale que ha notado una diferencia en su comportamiento y que usted percibe que está descontento. Con su ayuda, trate de determinar la causa específica de su frustración o descontento. Este es el primer paso para ayudarlo a cambiar su comportamiento.

 En respuesta a la continua desobediencia de su hijo, debe examinar su estilo y patrón de pautas educativas. ¿ Usted premia la cooperación, o simplemente reacciona a los conflictos y la desobediencia?, ¿Acaso usted y su cónyuge se apoyan uno al otro?, ¿Están de acuerdo en la manera de educar?

 Si reacciona con su hijo(a) explotando o perdiendo el control, él responderá con desobediencia y en forma irrespetuosa. En contraste, será más obediente, cuando usted exprese  calma, afecto, talante cooperador. Él aprenderá a ser respetuoso, si usted es respetuoso con él.

Cuando su hijo sea obediente y respetuoso, hágaselo notar, prémiele su comportamiento.

¿Cuándo buscar ayuda extra?

 Para algunos niños desobedientes, necesita obtener ayuda profesional proporcionándole un tratamiento de salud mental. Aquí expongo algunas situaciones en las cuales se requiere de ayuda profesional:

 1. Si hay un patrón persistente de falta de autoridad en el colegio o en la casa.

 2. Cuando el patrón de desobediencia continúe a pesar de su mayor esfuerzo en alentar a su hijo a comunicar sus sentimientos negativos.

 3. Si la desobediencia o falta de respeto de su hijo(a) se acompaña de agresividad y destructividad.

 4. Si el niño(a) muestra signos de infelicidad, resentimiento, inconformidad, desvalidez, o ideas suicidas.

 5. Si su familia ha establecido un patrón para responder a la agresividad con el abuso físico o emocional.

 6. Si usted, su cónyuge o su hijo utilizan alcohol u otra droga para sentirse mejor o sobrepasar el estrés.

 Si la relación con su familia muestra signos de dificultad y una carencia de cooperación, la terapia de pareja está indicada. Si existe por parte de su hijo(a) agresividad, destructividad y baja autoestima, la utilización de medicamentos está indicada, para tratar de resolver éstos problemas lo antes posible, usted puede minimizar y prevenir forcejeos más serios que florezcan en la adolescencia. Lo importante es su pronta identificación y tratamiento.

 Dr. Abraham Dayán Nahmad
Neurólogo Pediatra
Fuente:cerebrito.com

3 comentarios:

  1. ¡¡Buenísimo Marien , uno de los mejores artículos que he leído en tu blog!! creo que nos será de mucha ayuda a los padres en general y a muchos en particular.Gacias por tu trabajo. Un abrazo. Paqui

    ResponderEliminar
  2. La mayoría de los padres en su ignorancia ante un posible caso de síndrome de Asperger (los cuales por su naturaleza pueden parecer "desobedientes" y "obstinados") apelan por el clásico cinturón para dar los famosos cintarazos o "correazos" a modo de castigo, generalmente combinados con otro castigo adicional, ya sea de privación (prohibiéndole ver la TV, jugar, etc.) o de confinamiento (encerrarlos en su cuarto sin salir de este).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto ocurre generalmente cuando los padres fuerzan a los hijos y los someten a una gran presión, lo cual suele ocurrir cuando se aplican criterios de disciplina estrictos y autoritarios.

      Eliminar