Páginas vistas en total

domingo, 23 de diciembre de 2012

¿Qué es el eneagrama?



¿Conoces cuál es el uso del eneagrama y de qué manera puedes obtener información sobre la personalidad del sujeto? En DePsicologia.com te enseñamos cómo puedes aplicarlo y corregirlo.

 En este artículo hablaremos sobre los diferentes aspectos de este test de personalidad: ¿Qué es el eneagrama?¿Cuál es el origen y el uso del eneagrama?Descripción de los nueve eneatipos.

 ¿Qué es el eneagrama?
El eneagrama está simbolizado por un círculo, dentro del cual hay un hexágono y un triángulo equilátero. Este símbolo deja ver todo el significado del eneagrama: el círculo representa el todo, la unidad lograda; el triángulo equilátero y el hexágono son la representación de los nueve puntos básicos que proyectan la manera dominante de cada tipo de personalidad, así como las fuerzas contradictorias que las personas llevan dentro.

Se dice que el eneagrama es un camino de autoconocimiento, de revisión de la historia personal de cada uno, y de cómo esas experiencias vividas han ido moldeando la forma de ser, de sentir y de percibir el mundo.

La idea del eneagrama es que al poder identificar a qué grupo de personalidades se pertenece, existe la posibilidad de aprender a trabajar en sus debilidades y limitaciones, y así buscar una superación personal en todos los campos.

¿Cuál es el origen y el uso del eneagrama?

Se dice que el eneagrama es utilizado para poder conocerse y superarse a nivel personal. Un sistema que describe nueve tipos básicos de personalidad, de allí su nombre enea=nueve. Esas personalidades constituyen grupos de personas que son similares, que se parecen entre sí por algunas características comunes, y por una forma particular que los diferencia de los otros ocho tipos. Se basa en la percepción que las personas de cada tipo de personalidad tienden a tener respecto del mundo, de sí mismos y sobre cómo las personas de ese mismo tipo enfrentan el día a día.
En la actualidad el eneagrama se utiliza como un camino de conocimiento y crecimiento personal.

Descripción de los nueve eneatipos

1) El Perfeccionista Se gana el amor de otros siendo perfecto. Le preocupa hacerto todo bien. Se pone el listón más alto. E propone encontrar una plataforma ética sobre la cual construir la propia vida. Piensa en términos de “debería”, “debo” y “tengo que” (deberíamos tener una relación perfecta, debemos tener un expediente intachable en el trabajo, etc.). En su aspecto positivo, el compromiso con lo bueno guía hacia el progreso; como método de autodefensa, los UNO suelen sentirse moralmente superiores porque no dejan de encontrar los fallos ajenos.

Centro de Atención

Busca la perfección. Evita el error y el mal.

Meticuloso. Elevado carácter moral.

Piensa bien. Debería, debo y tengo que.

Hace lo correcto. Enfatiza las virtudes prácticas: trabajo, frugalidad, honradez y esfuerzo.

Procura ser bueno. Severa crítica interna. Voz interior que juzga.

Una carga de trabajo compulsivo puede bloquear los sentimientos inaceptables.

Ira que nace de las necesidades insatisfechas. La Abnegación genera resentimiento. Es incapaz de percibir la propia ira (“hoy tengo muchas energías”).

Tiene dificultades para tomar decisiones. Teme cometer un error.

Esta forma de emplear la atención asegura una vida ética y moral. También puede conducir a: Pensamiento extremista: bien o mal, blanco o negro. Sin grises.

Elevada capacidad de crítica. Intuición sobre lo perfectas que podrían ser las cosas.

2) El Altruista Se asegura el amor de los demás ofreciendo ayuda. Maneja las vidas de los demás. Apoya y complace a los íntimos. Representa el poder detrás del trono. Surgen diferentes aspectos del ser para satisfacer las necesidades ajenas: un ser para el equipo, un ser para el jefe, muchos seres para la vida privada. En su aspecto positivo, esta entrega es altruista y generosa. Como gesto de defensa, el hecho de dar apunta a conseguir algo a cambio.

Centro de Atención

Anhela conseguir aprobación. Se adapta para complacer a otros. Evita las propias necesidades.

Se enorgullece de sentirse necesitado. Desea ser fundamental en la vida de los demás, indispensable.

Tiene la sensación de contar con muchos seres diferentes para satisfacer las necesidades de los demás.

Confunde los diferentes seres: “¿Cuál de ellos soy realmente yo?.

No le resulta sencillo reconocer las propias necesidades. Éstas se satisfacen ayudando a otras personas.

Desea libertad. Se siente confinado por el apoyo brindado a los demás.

Altera su presentación personal para satisfacer las necesidades de otros. Esta forma de manejar la atención puede derivar en: Conexiones emocionales de empatía, o
- Adaptación a los deseos de otros como forma de ganar o detener su amor.

 
3) El Ejecutante
Voluntad de ganarse el amor de otras personas a través de los logros y la imagen. Actividades compartidas con la familia. Alto grado de eficiencia en el trabajo. Gran interés por la posición que ocupa. Deseo de ser el primero, de guiar, de ser visto. Intención de dar una imagen impresionante. El trabajo es el área de interés; Los sentimientos se anulan mientras se trabaja. En su aspecto positivo, la tendencia a ejecutar produce un liderazgo efectivo. Como medio de defensa, la imagen se adapta a fin de conseguir el éxito personal.

 

Centro de Atención

Logros, productividad y ejecución. Objetivos, tareas y resultados.

Competencia y eficiencia. Evitar el fracaso.

Poco acceso a la vida emocional. El corazón está en el trabajo.

Pensamiento convergente. Una mente polifacética centrada en un único producto u objetivo.

Soy lo que hago. Confusión entre el ser verdadero y el trabajo o función desempeñados.

Aprende a actuar sentimientos. Asume el aspecto correspondiente y se aprende las líneas.

Camaleón. Cambia de papel y modifica su imagen.

Esta forma de prestar atención puede maximizar el éxito. También conduce a:
 - Engaño de sí mismo. Comienza a asumir como real la imagen que ofrece al público.

 
4) El Romántico
 Anhelo de amor a la distancia y decepción cuando el amor está cerca y al alcance de la mano: “Estábamos conectados, pero ahora algo ha cambiado”, “Lo conseguimos una vez; ¿qué ha sucedido?” Búsqueda eterna de la conexión sentimental: atracción, odio, drama, dolor. Estilos de vida elegantes, presentación única, carrera notoria, propuestas comerciales creativas. En su aspecto positivo, la búsqueda de la pasión conduce a la profundización de los sentimientos. Como una postura, su dramático talante convierte a los CUATRO en seres demasiado remilgados para la vida cotidiana.


Centro de Atención

Desea lo inasequible, lo lejano y lo difícil de conseguir. Evita lo ordinario.

El talante, los modales, el lujo y el buen gusto ocultan una baja autoestima.

Atracción por la melancolía. El sabor del anhelo.

Desdén por la vida común, la chatedad de los sentimientos ordinarios.

Amplifica la vida cotidiana a través de la pérdida, la fantasía, la conexión artística y las artes dramáticas. El CUATRO es el rey o la reina de la actuación.

Relaciones de tira y afloja. Desea lo que le falta, y lo rechaza cuando vuelve a estar disponible. Esta atención variable refleja:
La sensación de abandono y pérdida, pero también se presta a:

Sensibilidad y profundidad emocional. Capacidad para apoyar a otros durante momentos de dolor o de crisis.

5) El Observador
Distanciamiento del amor y de la emoción intensa. Necesidad de privacidad para descubrir los propios sentimientos. Se separan de las demás personas en público y son más emotivos cuando se encuentran a solas. Los CINCO gustan de los entornos de trabajo protegidos, la ausencia de interrupciones, el contacto limitado y los planes anunciados con anticipación. En su aspecto positivo, la postura distante deriva en un análisis confiable y claro. Como estrategia psicológica, el distanciamiento minimiza el contacto.

Centro de Atención

Busca la privacidad y no involucrarse.

Almacena saber y lo esencial para sobrevivir. Evita el vacío.

Se ajusta el cinturón para mantener la independencia. Sale adelante con menos.

Valora el control emocional. Siente predilección por los eventos estructurados y los planes conocidos con anticipación. Desea disponer de tiempo.

Crea compartimentos. Mantiene las secciones de la vida separadas entre sí. Dispone de espacios de tiempo predeterminados para los eventos emocionales fuertes.

El poder de saber. Sistemas analíticos e información especial. Desea conocer la clave del funcionamiento del mundo. Conjeturas acerca de los sentimientos.

Confusión entre el distanciamiento espiritual y la necesidad de alejarse del dolor emocional.

El CINCO contempla la vida desde el punto de vista de un observador a la distancia. Esta forma de prestar atención puede derivar en:
 Sensación de alejamiento de los eventos de la propia vida.

Capacidad para mantener un punto de vista distante que no resulte afectado por el miedo o el deseo.

 6) El Soldado
 Cuestionamiento del amor y de un futuro prometedor. Temor a creer y ser traicionado: ¿Todavía me quieres? ¿Prosperará mi trabajo? ¿Es esto verdad? ¿Debería dudar? Leales en el amor, los Soldados se vuelcan en sus íntimos para que les alienten. Por desconfiar de la autoridad cuestionan su trabajo. Bien empleada, la mente cuestiona dota produce claridad de propósito. Como actitud de vida, la duda interior interfiere con el progreso.
Centro de Atención

Aplazamiento. Pensar en lugar de hacer. Evitar la acción.

Grandes metas, por o general inacabadas.

La ansiedad alcanza picos máximos con el éxito. Triunfar equivale a exponerse a fuerzas hostiles.

Amnesia sobre el éxito y el placer.

Problemas con la autoridad. Sometimiento o sublevación contra ella.

Sospechas sobre las motivaciones ajenas, en especial las de la autoridad.

Identificación con las causas de los más débiles. Liderazgo de la oposición.

Miedo a reconocer la propia ira, y temor a la ira de los demás.

Escepticismo y duda. Mente dubitativa budista.

Si, pero..., o Esto puede no funcionar.

Análisis del entorno en busca de claves que expliquen la sensación de amenaza interna.

Esta forma de prestar atención confirmará que:
 El mundo es un lugar amenazador, pero asimismo conduce a:

Reconocer las motivaciones y los planes ocultos que influyen en las relaciones.
 
7) El Epicúreo
Capacidad para amar y ser bien considerado. Deseo de que los proyectos se concreten. El amor y el trabajo deberían ser aventuras. Anhelo de llevar una vida fabulosa. La mejor parte del amor es la atracción inicial. La mejor parte del trabajo, una idea brillante. Expresión de ideas, planificación, opciones. Un futuro positivo, una carrera excitante. En su aspecto positivo, el punto de vista aventurero transmite su entusiasmo a los demás. Como táctica personal, la atracción por el placer es una forma de escapar del dolor.

 

Centro de Atención

Estimulación. Nuevas e interesantes cosas para hacer. Desea permanecer en lo más alto. Evita el dolor.

Mantiene múltiples opciones. Limita el compromiso a un único curso de acción. Teme a las limitaciones.

Reemplaza los sentimientos profundos o dolorosos por una alternativa placentera. Escapa hacia el placer mental. Habla, planifica e intelectualiza.

Utiliza el encanto como primera línea de defensa. Teme a los tipos de personalidad que se inclinan por el contacto amigable por las personas. Evita el conflicto. Se aleja de los problemas.

Una forma de prestar atención que se basa en la información y la sistematiza para que los compromisos lleguen con excusas y opciones.
Este estilo de atención puede derivar en:
 Evasión racionalizada de una dificultad o compromiso limitante.

Capacidad para encontrar conexiones, paralelismos y concordancias inusuales. Talento para la síntesis no lineal de información.


8) El Jefe
Expresión del amor a través de la protección y el poder. Preferencia por la verdad que surge de una discusión. Ansia de contacto. En paz con la ira. Defensa de los suyos. Voluntad de asegurar su refugio el trabajo. Al ascender a posiciones de control y autoridad, los OCHO establecen las reglas en la vida amorosa y laboral. En su aspecto positivo, la postura de “hacerse cargo” crea líderes que utilizan sabiamente su poder. Como postura deponer, la mejor defensa en una buena ofensa.

Centro de Atención

Controla las posesiones y el espacio personal.

Le preocupan la justicia y el poder. Evita la debilidad.

Da una imagen exagerada de sí mismo: demasiado fuerte, demasiado intensa.

Control impulsivo. Necesita marcar límites.

Tiene dificultades para reconocer las necesidades de dependencia y las emociones menos intensas.

Cuestiones de límite. Debe aprender a diferenciar la defensa personal de la agresión.

Niega otros puntos de vista a favor de la verdad. Confunde la verdad objetiva con una opinión subjetiva que favorece sus propios planes.

Un estilo de atención “a todo o nada” que tiende a ver los extremos de una situación. Las personas parecen ser justas o injustas, guerreros o cobardes, sin término medio.
 Esta clase de atención puede derivar en:
Una negación inconsciente de las debilidades personales.

La ejercitación de la propia fuerza al servicio de los demás.

9) El Mediador

Fusión con sus seres queridos, flexibilización de límites. Aprobación de los puntos de vista ajenos. Tendencia a volverse testarudo en lugar de enfadarse. Voluntad de ser neutral: “no he dicho que no, pero me parece que no estoy de acuerdo contigo”. Capacidad para relacionarse con todos los puntos de vista de una discusión, lo cual desbarata sus propios planes. “Sí” significa: “si, estoy reflexionando sobre tu opinión”. “Quizá”, posiblemente, quiere decir “no”. En su aspecto positivo, el hábito de fundirse con los demás ofrece un apoyo genuino. Como medida de protección adoptar muchos puntos de vista impide el compromiso con alguno de ellos.

Centro de Atención

Reemplaza las necesidades esenciales por sustitutos innecesarios.

Se reconforta con placeres innecesarios. Evita el conflicto.

Muestra una gran ambivalencia en cuanto a las decisiones personales. “¿Estoy de acuerdo o no?. Ve todas las caras de una cuestión. Las decisiones resultan sencillas cuando no tienen componentes personales; por ejemplo, las acciones de emergencia o las opiniones políticas.

Pospone el cambio repitiendo soluciones conocidas. Actúa por hábito. Ritualismo. Hay mucho tiempo; puede esperar hasta mañana.

Tiene dificultades para iniciar el cambio. Le resulta más sencillo saber lo que no se desea que lo que sí se quiere.

No puede decir que no. Le cuesta separarse, ser el que se marcha.

Disminuye la energía física y la ira. Desvía la energía hacia trivialidades. Retrasa el tiempo de reacción para la ira. Agresión pasiva. Ira equivale a separación.

Controla a través de la testarudez. No hace nada. Espera. Controla mediante el uso del tiempo. Prefiere esperar más.

Presta atención a los planes de otras personas, lo cual deriva en: Dificultad para adoptar una posición personal, aunque también desarrolla:

La capacidad para reconocer y apoyar lo que resulta esencial en las vidas ajenas.

Fuente: de psicología.com   Por blanca

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario