Páginas vistas en total

miércoles, 22 de febrero de 2012

Las neuronas espejo funcionan normalmente en las personas con autismo.

Las neuronas espejo funcionan normalmente en las personas con autismo.

Un equipo de neurocientíficos ha comprobado que el sistema de neuronas espejo, que se cree que juega un importantísimo papel en las comunicaciones sociales, responde normalmente en los individuos con autismo.


Los resultados han sido publicados en la revista Neuron, y responden a las teorías que sugieren que una disfunción del sistema de neuronas espejo provoca las dificultades sociales propias de los individuos con autismo.
El sistema de neuronas espejo, punto central del estudio, se compone de dos áreas del cerebro que tienen una característica única: se activan cuando ejecutamos movimientos (por ejemplo, coger una taza de café) y cuando observamos a otras personas haciendo estos mismos movimientos. Es sabido, desde hace muchos años, que estas áreas del cerebro juegan un importante papel en el control motor debido a que un traumatismo en estas áreas provoca trastornos del movimiento. Sin embargo, hace poco tiempo se ha descubierto que estas áreas del cerebro responden pasivamente cuando observamos a los demás. Se ha propuesto que esta actividad representa un proceso de “simulación del movimiento” que nos permite entender el significado y los objetivos de los movimientos que observamos.
Para que el proceso de simulación funcione correctamente, es imprescindible que se simule exactamente el mismo movimiento que estamos observando. Esto significa que las neuronas que forman parte del “sistema de espejos” tienen que reconocer los movimientos observados y responder, a cada uno de ellos, con un movimiento único y específico, o de lo contrario confundiremos los diferentes movimientos y atribuiremos logros inapropiadamente a la persona que estamos observando.
Los individuos con autismo tienen dificultades para comunicarse socialmente y para comprender las emociones y las intenciones de los demás, por lo que se ha sugerido que puede haber una disfunción en su sistema de neuronas espejo. Esta hipótesis ha recibido una enorme cantidad de atención, tanto por la literatura popular como por la científica, tras una serie de estudios en los que se demostraba una débil respuesta por parte del sistema de neuronas espejo de los individuos con autismo. El tema de la selectividad del movimiento, sin embargo, no se había abordado en estos estudios.
Para probar esta importante teoría, los investigadores estudiaron por resonancia magnética funcional (fMRI) a individuos con autismo e individuos sanos, a los que observaron al ejecutar diferentes movimientos con la mano. Con las imágenes obtenidas por fMRI, los investigadores pudieron deducir la fuerza con la que responden las neuronas en las áreas del sistema de “neuronas espejo” de cada grupo durante la observación del movimiento y la ejecución. Sus resultados mostraron que las áreas del sistema de “neuronas espejo” de las personas con autismo no sólo respondieron con fuerza durante la observación del movimiento, sino que también lo hicieron de manera selectiva a los diferentes movimientos, activándose diferentes áreas según el movimiento. Las respuestas del sistema de “neuronas espejo” de los individuos con autismo eran, por lo tanto, equivalentes a las vistas en individuos sanos.
Estos resultados, concluyen los autores, muestran de un modo muy evidente que la “hipótesis de la disfunción del sistema de neuronas espejo del autismo” está equivocada, mostrando que las áreas de neuronas espejo responden de forma normal en personas con autismo. Los autores sugieren que podría ser más productivo reorientar la investigación del autismo en direcciones más prometedoras.

Fuente: Neuro-Blog

2 comentarios:

  1. http://jordireviriego.blogspot.com/2012/03/que-es-una-corazonada.html

    Neuronas espejo y mucho más por entender.

    ResponderEliminar