Páginas vistas en total

martes, 24 de enero de 2012

Las habilidades prosociales y su importancia.


Las habilidades o destrezas prosociales constituyen elementos fundamentales a ser trabajados en un proyecto de prevención de la violencia y la promoción de patrones de convivencia pacífica en los niños.Cumplen varios objetivos básicos:
a) Brindar a los niños elementos de socialización y cortesía. Se ha detectado que frecuentemente la agresión se instala en el aula debido a que algún niño (a) no sabe la forma adecuada de solicitar un juguete, el ingreso a un juego o un turno. Debido a esto, puede ser agredido por sus pares (sus iguales) o aislado. A su vez, él puede volverse violento. Dentro de estas destrezas se incluyen “decir gracias”, “comenzar una conversación”, “solicitar hablar”, “hablar amablemente”, etc.
b) Aportar a los niños herramientas de asertividad. Ésta se refiere a la capacidad de expresar eficazmente los propios deseos y necesidades. Cuando un niño(a) carece de este tipo de destrezas, puede expresarse de manera irrespetuosa, o puede ser incapaz de manifestar lo suyo, situándose en un lugar pasivo. Esto propicia que sea victimizado. Dentro de tales habilidades pueden incluirse “conocer los propios sentimientos”, “expresar los propios sentimientos”, “compartir”, etc.
c) Darle a los niños elementos de prevención y manejo de conflictos. Estos apuntan a que los niños aprendan a “evitar que se instale la agresión” o “evitar involucrarse” en escenas de este tipo cuando se les presente tal posibilidad. Además, pretenden enseñarles a los niños a autocontrolarse de manera suficiente para no desencadenar ellos la violencia. Dentro de estas destrezas se incluyen “la relajación”, “la interpretación adecuada de los choques accidentales con los compañeros”, “aceptar que se nos diga no a una petición”, “la escucha”, etc.

d) Propiciar en los niños la construcción de vínculos sociales. Esto se refiere a crear en ellos la conciencia de que cada persona que encuentran a su paso es también un ser humano como ellos mismos. A partir del logro de dicha perspectiva, el niño puede comprender que sus acciones producen placer o sufrimiento en los otros. Esto le permite tratarlos con empatía y tolerancia. Además, puede desarrollar los conceptos de solidaridad y compromiso social, indispensables para trabajar en equipo con los otros.

Las direcciones hacia las cuales están orientadas las habilidades prosociales (socialización y cortesía; asertividad; prevención y manejo de conflictos y construcción de vínculos sociales) se entrelazan tan íntimamente, que no podría decirse exactamente donde comienza una y termina la otra. Por ejemplo, “hablar amablemente” es al mismo tiempo un elemento de cortesía pero también puede evitar el comienzo de una riña. Esto hace imprescindible trabajar con los niños permanentemente en todas las vías.

Ellen McGinnis - Arnold P. Goldstein

4 comentarios:

  1. Muy bonito y práctico, Marién.
    Con tu permiso voy a llevar este texto a la próxima reunión del observatorio de la convivencia del cole de mi hijo.
    Me encanta tu blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maite...emocionada y feliz...gracias !Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  2. Marien, como siempre genial, me parece fundamental este tipo de habilidades, muchas veces por no utilizar 5 minutos trabajandolas, el clima en la clase se nota crispado. Me gusta que muestren respeto por los demás ya que saben exigirlo, pero no lo practican.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Piedad, trabajar con nuestros alumnos la sociabilidad, el manejo de conflictos ,la asertividad ...les va a enriquecer y a proporcionar herramientas significativas para comprender y convivir en base al respeto, la tolerancia, La diferencia...un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar