Páginas vistas en total

miércoles, 19 de octubre de 2011

Docentes-TDAH


¿CÓMO AYUDAR A LOS ESTUDIANTES A SALIR ADELANTE ACADÉMICA Y EMOCIONALMENTE EN EL SALÓN DE CLASES?


Tienes un estudiante con problemas de atención. Puede o no estar diagnosticado con TDA o TDA-H. Tratas de hacer lo mejor que puedes. No funciona. Sientes enojo, desconcierto, ansiedad, tristeza, frustración, culpa, etc. Sabes que es capaz de sacarse buenas calificaciones pero no lo hace. Sabes que podría ser popular, pero no lo es. Luce físicamente normal, y te cuestionas si habrá algo que no estés haciendo o lo estés haciendo mal. Este niño necesita tu supervisión, monitoreo, enseñanza, organización, planeación, estructura, recompensa, castigo, protección y cariño de tu parte más que a otros niños de su edad. Tal vez pienses que te esta tratando de volverte loco(a) o ser el centro de atención. Es muy inatento, impulsivo o deshinibido, hiperactivo y demandante.
Tal vez piensas que nunca has tenido un estudiante así anteriormente, y no sabes que hacer. Puedes pensar que no esté bien educado por sus padres, que sea mal educado, que son muy estrictos o muy suaves en su educación. Si lo consideras como un problema médico puede ser otra manera de ver la situación. Te puedes sentir sobrecargada de la presión de la escuela y todo lo que tienes que hacer (horarios, calificaciones, decoración, papeles administrativos) y los demás estudiantes que tienes que atender. Puedes pensar que es sólo cuestión de mandarlo con la Psicóloga de la escuela o ignorarlo y hacer hasta donde te sea posible.
Puede ser que pienses que realizar cualquier tipo de modificación o adaptación al enseñar, ya sea en calificar o examinar es de alguna manera "romper las reglas" o hacerle la vida más fácil. O simplemente puedes pensar que es un problema personal y no te llevas con él.
O puedes conocer acerca del TDA y TDA-H y comprender que no es su culpa, que está tratando de hacer lo mejor posible para lidiar con un desorden y que "la gran necesidad de un niño con TDA y TDA-H de protección, guía, amor y cariño pueden estar escondidas detrás de una fachada de excesiva demanda y en momentos un desagradable comportamiento". Sólo detente a pensar lo difícil que es para él hacer lo que le pedimos.
Imagínate lo que sería tratar de comunicar tus pensamientos, ideas, sentimientos y no poder hacerlo; tratar de hablar o escribir en la misma forma que los demás lo saben hacer y hacerlo diferente y mal; dedicarle varias horas a un trabajo que al maestro (a) no le gustó como lo hiciste; hasta llegar el momento en que pienses que eres tonto (a) y no puedes ser bueno (a) en nada que te propongas. Por ese motivo hay que aprender y entender a las personas con TDA-H y poderles ayudar a que se organicen, a que entiendan instrucciones para que puedan salir adelante.
Este niño puede ser realmente molesto, perturbante o frustrante. Podemos actuar de acuerdo con algunas reglas, con un plan y estrategias. No podemos actuar por impulsos o sentimientos momentáneos. No podemos ignorar nuestra responsabilidad de nuestras acciones auto-determinadas. Pero más que todo, no nos podemos dar por vencidos. No podemos dejar de tratar. Cuando todo parece que ha fracasado, podemos intentar de nuevo, tratar una diferente manera. Esta vez puede funcionar. Es este pequeño esfuerzo lo que hace que todo valga. Es la diferencia entre maestros (as) efectivos y no efectivos. Se lo debemos al compromiso de ser maestros (as), a nosotros (as) mismos (as), y lo más importante al niño.
El secreto del éxito es hacer las cosas comunes extraordinariamente bien.

Manual del maestro del niño con TDAH
Este manual fue publicado en la página web de la clínica para la atención del TDAH.

No hay comentarios:

Publicar un comentario