Páginas vistas en total

lunes, 16 de abril de 2018

Los expertos opinan: “¿Debo permitir que mi hijo fracase?”.






Kelli Johnson, patóloga educativa del habla y el lenguaje: Los niños que reciben el mensaje de que está bien fracasar, también aprenden que es bueno intentarlo. Son capaces de disfrutar actividades nuevas y diferentes porque lo que está en juego no es muy importante. A los niños que se les permite cometer errores también aprenden a resolver problemas y a entender las consecuencias naturales.

Elizabeth Harstad, pediatra del desarrollo del comportamiento, Boston Children’s Hospital: Los niños que experimentan el fracaso pueden aprender que está bien arriesgarse. También pueden aprender cómo tolerar la frustración. Estas son características que los pueden beneficiar mucho cuando sean adultos. Cuando lo chicos experimentan algo como una mala calificación, existe una manera de avanzar y mejorar la próxima vez.
Brendan Hodnett, maestra de educación especial: El fracaso es otro escalón en el proceso de aprendizaje. Podemos enseñar a los niños a aceptar sus errores como una manera de mejorar. Practicar el proceso de reflexión de darse cuenta dónde se equivocaron, hacer cambios y después intentarlo nuevamente, mejora el aprendizaje. También desarrolla capacidad de adaptarse a las situaciones adversas y la perseverancia.
Donna Volpitta, fundadora, Center for Resilient Leadership: Los niños pueden aprender muchas lecciones del fracaso. Cuando no nos precipitamos a rescatarlos se ven forzados a aprender cómo evitar cometer los mismos errores en el futuro. Esto impulsa a los niños a intentar nuevas estrategias. La buena noticia es que los familiares pueden emplear las situaciones fallidas como oportunidades para enseñar esas lecciones.
Mark Griffin, director fundador, Eagle Hill School: Los chicos con dificultades de aprendizaje y de atención pueden beneficiarse mucho al fracasar en algo que realizan, pero sólo si es una auténtica oportunidad para que aprenden del fracaso. Tiene que existir una manera de que ellos desarrollen un grupo de estrategias para lograrlo y evitar fracasar en el futuro. Simplemente fracasar en una tarea sin tener la habilidad y las estrategias para planear mejor la próxima vez, usualmente no es de mucha ayuda.

¿Cuándo es buena idea permitir que su hijo fracase al hacer algo y cuándo no?

Kelli Johnson: Usted quiere dar espacio a su hijo para que cometa errores y solucione problemas, pero es importante estar consciente de lo que él puede manejar. Como familiar y defensor, usted quiere estar seguro que su hijo cuenta con las herramientas y apoyos que necesita para lograrlo por sí solo.
Brendan Hodnett: Permitir que los niños fracasen es mejor cuando hay tiempo para dar comentarios y reflexionar. Esto pareciera que requiere mucho tiempo, pero no tiene que ser así. Puede ser tan simple como una discusión breve sobre lo que salió mal y cómo puede arreglarse.
Donna Volpitta: Si hay una oportunidad para aprender, generalmente es buena idea permitir que los chicos fracasen. Pero existen momentos cuando ellos necesitan apoyo adicional y fracasar no es una buena idea, incluso si es una oportunidad para aprender. En ocasiones es apropiado rescatar a su hijo siempre y cuando le ofrezca las herramientas para que aprenda a hacerlo por sí mismo. Pero es importante que usted esté consciente y entienda porqué está ayudando a su hijo.
Mark Griffin: La regla general podría ser permitir que los niños fracasen cuando hay una buena oportunidad de que aprendan de la situación y puedan resolver los problemas mejor la próxima vez. Esto aplica a cualquier cosa que estén haciendo: leyendo, haciendo un deporte o participando en una actividad del club. Si los chicos no tienen oportunidad de ser exitosos debido a la carencia de habilidades o estrategias, el fracaso constante sólo logrará empeorar las cosas.

¿Qué debería decir o hacer para ayudar a su hijo a aprender del fracaso?

Elizabeth Harstad: Si su hijo está molesto por su intento fallido, puede ayudar que usted reconozca sus sentimientos. Emplee palabras que describan emociones para ayudarlo a nombrar sus emociones y aprender a manejarlas. Recuérdele sus fortalezas y ayúdelo a identificar lo que pudo haber contribuido al fracaso. Después, proponga un plan para intentar hacerlo de manera diferente la próxima vez.
Brendan Hodnett: Cuando los niños juegan videojuegos, exploran cada nivel a través de el ensayo y el error. Y cada vez corrigen sus errores de forma natural hasta que llegan al final del juego. Este enfoque puede aplicarse a otras cosas. Cuando su hijo esté intentando algo nuevo, establezca expectativas altas y permítale explorar. Recuérdele que fracasar no significa el final, sólo quiere decir que lo puede hacer mejor.
Kelli Johnson: Ayude a su hijo a entender que puede usar el fracaso en su beneficio, que es una manera de practicar para tener éxito. Cuando él fracasa en algo en lo se ha esforzado para lograrlo, hable sobre el proceso. ¿Qué disfrutó al intentar algo nuevo? ¿Qué cosas nuevas aprendió en el proceso?

Más cosas que puede hacer

Fracasar en algo y después aprender de los errores, puede desarrollar la autoestima de su hijo y ayudarlo a abogar mejor por sí mismo. También puede ayudarlo a que esté más dispuesto a arriesgarse e intentar cosas nuevas. Usted puede ayudar proporcionándole el elogio apropiado, y hablando sobre destrezas y limitaciones.
FUENTE:

LA FOTO FORMA PARTE DEL PROYECTO "MÉXICO" QUE ESTÁN LLEVANDO A CABO MIS COMPAÑERAS DE 2º DE INFANTIL!GRACIAS INFINITAS!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario