Páginas vistas en total

jueves, 12 de junio de 2014

El TDAH puede interferir en el funcionamiento cotidiano


El TDAH puede interferir en el funcionamiento cotidiano.

Interfiere en:

1. El rendimiento académico: debido a la dificultad para organizarse y para centrarse en una tarea un tiempo suficiente, presentan dificultades en el aprendizaje de la lectura, la escritura y el cálculo matemático. Esto hace que sus notas sean más bajas.

Incluso llegan a suspender exámenes, y a repetir un curso, y a requerir refuerzo o adaptación curricular, pese a tener capacidad intelectual para superar los objetivos y querer estudiar. Pueden pasar a estudios de menor exigencia o bien abandonar los estudios.

2. En la capacidad para relacionarse con iguales y con adultos debido a sus comportamientos desinhibidos, su excesiva insistencia, su falta de reflexión, su fácil frustración (con los consecuentes enfados) y su imposición de sus normas.

3. En la dinámica familiar y escolar. Los padres y profesores suelen discutir con ellos y castigarles a menudo. Normalmente tienen poca popularidad y amistades poco duraderas, incluso pueden llegar al aislamiento.

Las personas con TDAH, sobre todo adolescentes, pueden involucrarse en conductas de riesgo, como el consumo de sustancias tóxicas. Además comienzan antes su actividad sexual, lo que aumenta el riesgo de embarazo o paternidad precoz.

Por todas estas repercusiones negativas los niños con TDAH tienden a tener una autoestima baja.

Además, como están en continuo movimiento requieren el doble de recursos médicos (hospitalización, consultas externas y urgencias), sobre todo por traumatismos y fracturas.

Es importante conocer que cuando no reciben tratamiento, con el tiempo suelen tener trabajos por debajo de su capacidad intelectual.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario