Páginas vistas en total

jueves, 28 de noviembre de 2013

MAESTROS QUE ATIENDEN ALUMNOS CON PROBLEMAS DE CONDUCTA EN LA ESCUELA PRIMARIA


MAESTROS QUE ATIENDEN ALUMNOS CON PROBLEMAS DE CONDUCTA EN LA ESCUELA PRIMARIA

Un alumno que se aburre con las actividades o cuya complejidad no le permite acceder a ellas es más propenso a presentar problemas de conducta. Los maestros pueden ayudar a los alumnos a regular su conducta social, en gran medida, aplicando las siguientes estrategias:

-Programe un lapso de tiempo para hablar con el alumno; haga un compromiso privado con él para efectuar ciertos cambios en su disciplina, debe ser una conversación tranquila y razonable, prohibido utlizar el “regaño” o los reproches sobre su conducta social, sólo pregunte cuáles reglas escolares se compromete a cumplir y menciónele lo que usted espera de su comportamiento, sea equilibrado, no le recite el “decálogo del alumno con buen comportamiento” pues sus expectativas no serían realistas. Asegúrese que las reglas estén claras y adviértale las consecuencias de una conducta no aceptable.Durante la jornada escolar retroaliméntelo sobre las conductas acordadas que vaya logrando.

- Lleven un registro muy sencillo del rendimiento y la conducta del niño en clase; este registro no debe ser una bitácora de malos comportamientos, sino una lista de los avances y retrocesos en su conducta social que permitan evaluar el proceso de mejoría (las bitácoras nunca debe utilizarse en contra del estudiante para justificar su posible expulsión).

- Provea la mayor estructura posible. Proveer de estructura es organizar el espacio, el tiempo y la convivencia en el salón. Respecto a la organización del espacio: ordene su salón disponiendo el mobiliario siguiendo patrones geométricos pero cambie por lo menos una vez al mes la distribución de los muebles para evitar la monotonía, no sature de imágenes los muros y ventanas del aula, no permita exceso de material en la mesa del alumno (sólo el estrictamente necesario para cada actividad ;solicite a la madre que los materiales escolares sueltos sean colocados en cajitas cerradas que pueda llevar en su mochila sin perderlos, pegue una hoja de color al centro de la mesa de trabajo del alumno para enfocar su atención visual. En cuanto a la organización temporal: al iniciar cada día utilice imágenes para mostrarle a los estudiantes el orden de las actividades que se realizarán durante la jornada escolar, sincronice el reloj del estudiante con un reloj de pared para delimitar el tiempo de cada actividad (sea flexible), programe la duración de las actividades según las habilidades motrices e intelectuales del niño desatento, hiperactivo o inadaptado (el exceso de presión para terminar a tiempo un trabajo puede provocarle ansiedad y terminará abandonando las tareas abrumado por esa exigencia); si las reglas de la escuela lo permiten, modifique las tareas o las horas de trabajo en clase, ya sea reduciéndolas, cambiando tareas escritas por orales y dando más tiempo de lo estipulado para un ejercicio si es necesario.

- Proporcione y maneje estrategias de enseñanza creativas e interactivas que motiven y mantengan la atención del niño. Recuerde que los estimulos nuevos y llamativos así como la capacidad de expresarse hacen la tarea más interesante y mantienen al alumno entusiasmado. Por ejemplo, utilice actividades de “aprender jugando” para cautivar la atención del estudiante en todas las asignaturas, esto le permitirá diversificar su metodología para todo el grupo y no sólo para los menores desatentos y “con conductas desadaptadas” ;no centre sus formas de enseñanza exclusivamente en ejercicios rígidos de lápiz y papel ya que esto incrementa la probabilidad de generar aburrimiento en algunos alumnos,lo cual favorece la distracción y la realización de conductas disruptivas (que rompen el orden de un grupo). Recuerde que no todos los estudiantes se interesan y aprenden a través de la presentación auditiva y visual de los contenidos, otros ocupan de estimulas táctiles y asimilación a partir del movimiento corporal. Acomódese a los intereses del alumno para captar su atención por más tiempo, salga del salón para practicar otras competencias más interesantes para los estudiantes, no centre el aprendizaje en conocimientos exclusivamente académicos y poco significativos. Cuando el aprendizaje es divertido y estimulante los alumnos se mantienen motivados para asistir a las clases y realizar las actividades que les solicitan sus profesores.

-Limite las tareas en casa a una cantidad adecuada para que el chico no se pase todo el día haciendo trabajo escolar o reponiendo el trabajo no completado en clase; disminuir la tarea no es fomentar la “holgazanería”, la idea es comenzar con una cantidad de tarea tal que nos garantice que el alumno sí la va a realizar, y progresivamente elevar el nivel de exigencia hasta solicitarle lo mismo que al resto de los compañeros; cuando los estudiantes experimentan la sensación de logro por las actividades completadas se verán motivados a continuar.

-De ser necesario, haga una modificación ambiental que incluya situar al niño en un lugar donde haya menos estímulos distractores y donde el maestro pueda tener contacto visual con él. Elija entre sus compañeros a algunos mediadores con un estilo de interacción asertivo y paciente para que lo apoyen en las actividades, si logra trabajar suficientemente con estos mediadores permítale integrarse con sus amigos preferenciales en otras tareas.
-No humille al niño frente a los demás, no lo ridiculice ni lo haga ver o sentirse incapaz; recuerde que su autoestima es aún frágil y por esto debe cuidarse. Avergonzar en público al estudiante con problemas de conducta es una medida desesperada delos profesores para controlarlo, pero frecuentemente es inútil le inadecuada para su autoconfianza. Descalificarlos frente a sus amigos o insinuar que tienen un bajo nivel intelectual (“burro”) son estrategias pésimas para mejorar su adaptación escolar.

- Valore las diferencias del estudiante y trabaje aumentando sus áreas fuertes. De ser posible no le suprima la clase de educación física o artística como castigo pues estas asignaturas podrían ser sus únicas fortalezas curriculares. Muchos profesores piensan que al suprimirle sus actividades favoritas el alumno se comportará adecuadamente para evitar perderlas nuevamente, no obstante el beneficio que obtienen los estudiantes al realizar las asignaturas de su gusto puede ser mucho mayor que el que se obtiene al quitárselas, pues esto mantiene su motivación para seguir yendo a la escuela.

- Asuma una postura crítica y cauta respecto al uso de medicamentos para controlar la conducta desadaptada de los alumnos, recuerde que son de uso delicado. Para todos los educadores debe quedar claro que el uso de psicofármacos representa la última alternativa para modular el exceso de movimiento y la inconsistencia atencional en los estudiantes, nunca debe sugerirse como primera opción.

- No ordene el salón agrupando a los alumnos según su buen o mal rendimiento pues aunque esta es una medida que puede alentar el esfuerzo por ocupar un lugar junto a los mejores de la clase, también puede ocasionar una terrible competencia entre los integrantes del grupo, provocando peleas fuera de la escuela e incluso generando discriminación mutua entre los estudiantes más avanzados y los más atrasados.

-Identifique los intereses específicos del alumno que presenta problemas de conducta, y cada  vez que sea posible integre esos temas a su asignatura. Por  ejemplo si el alumno está particularmente interesado en los autos, en la música o en ciertos tipos de programas televisivos, incorpore esos contenidos a sus actividades sin que eso implique desviar el objetivo de su asignatura. Si a medio ciclo escolar usted no ha conseguido captar el interés de un alumno por los temas que implica su clase, seguramente es el momento de incluir temas más pertinentes a los intereses de éste, como medida temporal para capturar su atención en clase.

- Tenga siempre presente que así como una par de estudiantes son suficientes  para provocar un desorden generalizado en un salón de clases, también invertir un poco de tiempo para lograr regular a esos dos alumnos le puede ayudar en el control de todo el grupo durante todo un ciclo escolar. Para los maestros es imposible conocer a fondo a todos sus alumnos, pero centrar su atención en dos o tres es una medida realista que puede modificar la dinámica de trabajo en todo un grupo.

GUÍA PARA MAESTROS QUE ATIENDEN ALUMNOS CON PROBLEMAS DE CONDUCTA EN LA ESCUELA PRIMARIA

 Descargar:
https://www.dropbox.com/s/fx9eazgmdw8oqw4/PROBLEMAS%20DE%20CONDUCTA.zip

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario