Páginas vistas en total

domingo, 30 de junio de 2013

Discapacidad intelectual en lugar de Retraso mental

 

Discapacidad intelectual en lugar de Retraso mental

Utilizamos la expresión de Discapacidad intelectual en lugar de retraso mental, tal y como propone American Association on Intellectual and Developmental Disabilities (AAIDD). Esta nueva definición hace especial hincapié en el tema del Desarrollo y de los apoyos para hacer frente a situaciones de discapacidad intelectual.
Una persona presenta discapacidad intelectual cuando se dan las siguientes circunstancias:
  • Hay limitaciones significativas del funcionamiento intelectual.
  • Hay limitaciones significativas de la conducta adaptativa.
  • La edad de aparición es antes de los 18 años.
La determinación de limitaciones significativas, tanto en inteligencia como en conducta adaptativa, se refiere a una puntuación de dos desviaciones típicas por debajo de la media. Esto supone utilizar también medidas estandarizadas de conducta adaptativa baremadas con la población general. Esa limitación se manifiesta en algunas o en todas las habilidades conceptuales, prácticas y sociales.
En los niños con Retraso mental se ha de centrar la adaptación y la respuesta educativa en los contenidos y procedimientos que sean más funcionales y útiles para su vida cotidiana.
 
¿Cuáles son las causas?

Antes, durante y después del nacimiento
Existen multitud de circunstancias que pueden provocar la aparición de este tipo de discapacidad. Podemos clasificarlas en relación al momento del nacimiento:
 

 
 
  • Antes del nacimiento: en primer lugar, enfermedades o problemas de la madre: diabetes, desnutrición de la madre, consumo de drogas, exposición a radiaciones, etc. Por otro lado puede haber trastornos del feto: alteraciones de los cromosomas (síndrome de Down, cromosoma X frágil, etc.), alteraciones del sistema nervioso central (como hidrocefalia) o alteraciones del metabolismo (como la fenilcetonuria).
  • Durante el parto: traumatismos craneales, algunos partos prematuros, presentación anormal del feto, hemorragia intracraneal, trastornos respiratorios, etc.
  • Después del nacimiento: factores ambientales adversos (falta de estimulación, carencias alimenticias, maltrato físico, etc..), traumatismos craneales (consecuencia de golpes, caídas, accidentes, etc..), consumo de determinados productos tóxicos, algunas infecciones (meningitis, encefalitis, etc..) y/o trastornos degenerativos ( síndrome de Rett, etc...). 

 
Guía para prevenir
 
 
 
Las deficiencias perinatales se han convertido en uno de los problemas de salud más importantes, que dan cuenta de casi la quinta parte de las discapacidades. Entre los trastornos perinatales sobresalen los problemas congénitos (14,6% del total), ya sea por alteraciones genéticas (síndrome de Down, hidrocefalia...) o en el período de embarazo (infecciones, enfermedad crónica de la madre, factor RH...) y los problemas en el parto (3,5%), que afectan mucho más a los hombres que a las mujeres.
El Observatorio Estatal de la Discapacidad (OED) pone a disposición de todos los interesados abundante información y enlaces sobre la salud y la prevención de ficiencias perinatales.
Fuente:INTEF 

No hay comentarios:

Publicar un comentario