Páginas vistas en total

miércoles, 1 de mayo de 2013

Planteamientos sobre el TEL para diseñar un programa de intervención


Planteamientos sobre el TEL para diseñar un programa de intervención

Simpson et al recogen algunos de los planteamientos que se pueden tener presentes acerca de estos niños, aunque algunos nos parezcan conocidos ya que nos ayudan a recordar premisas importantes para diseñar un programa de intervención. La identificación e intervención tempranas se considera la mejor práctica para minimizar posibles riesgos académicos de un trastorno que aparece en niños pequeños y se sabe que persiste hasta laedad adulta. Estos planteamientos son:

– Aunque el trastorno pueda tener muchos nombres (trastorno de desarrollo del lenguaje, retraso del lenguaje, disfasia de desarrollo), es bastante más común de lo que pueda pensarse.

– El habla tardía puede ser un signo de trastorno. Los niños con TEL pueden no producir ninguna palabra hasta los dos años y a los tres años, pueden hablar pero no se les entiende.

– No hay otras alteraciones como retraso mental, autismo, pérdida auditiva, parálisis cerebral, etc., sino que sus habilidades motoras emergentes, su inteligencia no verbal, desarrollo socioemocional y perfil neurológico es normal.

– No tienen trastorno de habla. El TEL es un trastorno de lenguaje. Esto significa que el niño tiene dificultad entendiendo y utilizando las palabras en las frases. Las habilidades receptivas y expresivas están típicamente afectadas.

– Los sonidos de los niños de 5 años con TEL parecen pertenecer a niños dos años menores (modo en que utiliza los verbos, errores típicos, terminaciones, etc.).

– La lectura y el aprendizaje pueden estar afectados en el TEL. Entre el 40 y el 70% de los niños tienen problemas aprendiendo a leer.

– Este trastorno puede diagnosticarse con bastante precisión.En las décadas anteriores, el trastorno no se incluía en el sistema de clasificación educativa utilizada por logopedas o psicólogos y cuando se identificaba se refería a él como ‘retraso del lenguaje’.

– La condición puede ser genética: el origen genético del TEL no ha sido probado hasta la fecha, pero los estudios muestran que entre el 50 y 70% de estos niños tienen al menos otro miembro familiar con el trastorno.

– Las interacciones con otros niños son especialmente difíciles, y el niño puede dejar de intentar interaccionar. Las interacciones son especialmente difíciles con otros niños, más que con el adulto

– La intervención temprana puede empezar durante los años preescolares. Algunos programas están diseñados para aumentar el desarrollo del lenguaje en la escuela.

Como se ha comentado con anterioridad, estos niños a menudo tienen dificultades significativas en diferentes áreas. Aunque las funciones lingüísticas están más gravemente alteradas, los niños con TEL también han mostrado una realización pobre en muchas tareas de funcionamiento cognitivo, incluyendo juego simbólico, procesamiento temporal de señales auditivas y visuales y rotación mental. Varias de estas tareas no parecen reflejar habilidades verbales subyacentes, e incluso pueden tener problemas en tareas de discriminación visual Pero la mayoría de los niños con TEL tienen especiales dificultades con la comprensión y uso de la gramática, concretamente la morfología. Inician tardíamente la adquisición de formas gramaticales, omitiendo morfemas: como artículos, cópulas, auxiliares e inflexiones en tiempos regulares, y también presentan cuando son más mayores problemas en comprensión y producción de formas textuales tales como narrativa. Estos problemas se presentan tanto en el lenguaje oral como en el escrito, por lo que los problemas escolares serán manifiestos.

Estos niños requieren un programa de intervención que se dirija a la comprensión o producción de formas gramaticales. Fey et al , para ayudar a los terapeutas del lenguaje en esta tarea, diseñaron diez principios que consideran esenciales para planificar intervenciones adecuadas para niños con problemas de aprendizaje del lenguaje. Estos principios son relevantes para todos los niños con problemas en el uso de gramática, pero son especialmente apropiados para niños entre 3 y 8 años con TEL. Para que la intervención sea efectiva se requiere que los clínicos sigan estos cuatro pasos: examinar cuidadosamente los patrones de habla y lenguaje que presenta el niño, evaluar el conocimiento lingüístico supuesto que subyace a estos patrones, evaluar el impacto de estos patrones en la realización actual sociocognitiva y conductual del niño y evaluar el impacto potencial futuro que los problemas existentes de habla y lenguaje tendrán en el niño tanto a nivel lingüístico, de desarrollo social, académico y cognitivo, como en el ajuste conductual. La meta básica en la intervención del lenguaje es facilitar el funcionamiento comunicativo del niño y minimizar el potencial efecto que estos problemas puedan tener a todos los niveles.


Fuente:Evaluación e intervención logopédica
en el trastorno específico del lenguaje

G. Carballo, M.D. Fresneda
REV NEUROL 2005; 41 (Supl 1): S73-S82


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario