Páginas vistas en total

domingo, 24 de febrero de 2013

Buen diagnóstico/TDAH




TDAH: Un diagnóstico sin pruebas no es un buen diagnóstico.


Los padres deben saber que para realizar un diagnóstico de TDAH no vale “solo” con que el profesional les realice una entrevista a ellos y al niño. No se puede salir de una consulta con un diagnóstico de TDAH y un tratamiento farmacológico sólo con haber mantenido una entrevista. Y eso está ocurriendo, por desgracia, muy habitualmente.

Los padres deben saben saber que para obtener un diagnóstico fiable o que no de lugar a un error, el profesional debe realizar una serie de pruebas mínimas que le ayuden a alcanzar sus conclusiones.

Hay muchas pruebas o instrumentos que se pueden realizar, pero será el profesional quien determine cuales de ellas son las más acordes a las características o dificultades que presenta el niño. Pero repito se deben realizar.

Además de la entrevista, la evaluación, para alcanzar un buen diagnóstico, debe incluir:

  • Un examen médico completo que evalúe la salud general del niño para descartar otra serie de problemas, de tipo visual, auditivo o la falta de componentes vitales para su salud. (No se suele hacer)
  • Una historia académica y de comportamiento del niño en el aula mediante cuestionarios específicos de síntomas de TDAH, a realizar por los profesores. (No se está haciendo)
  • Un análisis psicológico del niño, para conocer su desarrollo cognitivo y emocional. (No se está haciendo)
  • Medir la inteligencia o determinar el CI mediante la Escalas de Wechsler.
  • Evaluar las aptitudes perceptivas y de atención mediante un Test de caras
  • Valorar la capacidad y habilidad atencional mediante Escala de Magallanes de atención visual
  • Medir la velocidad de procesamiento, la atención selectiva y la concentración mental mediante el Test de Atención D2
  • Evaluar la hiperactividad, déficit de atención, impulsividad y trastornos de la conducta mediante el EDAH

DESPUÉS DE TODO ELLO Y NO ANTES, el diagnóstico se basará en el cumplimiento de los criterios del DSM-IV, que son los criterios diagnósticos establecidos por la Academia Americana de Psiquiatría (1994) o del CIE-10 reconocidos y establecidos por la OMS.

Y después de todo esto ES IMPRESCINDIBLE que el profesional le realice un informe con todas las pruebas que se le han realizado al niño para alcanzar la conclusión de que éste padece un TDAH.

APLICAR UN TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO A UN NIÑO SIN HABERLE REALIZADO SUFICIENTES PRUEBAS QUE HAYAN AYUDADO A LA CONCLUSIÓN DEL DIAGNÓSTICO ES UNA TEMERIDAD.

Y NOS LO ESTAMOS ENCONTRANDO A DIARIO

 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario