Páginas vistas en total

lunes, 14 de enero de 2013

¿Cómo son los profesores resilientes?


¿Cómo son los profesores resilientes?

Son profesores que viven y sienten el proyecto educativo de centro, que trabajan desde la escuela contra la exclusión social.

·       Emocionalmente estables.

·       Con alta motivación de logro.

·       Buena tolerancia a la frustración.

·       De espíritu animoso e identificados con su trabajo.

La formación es un factor clave del proceso de la resiliencia.

La formación psicopedagógica del profesor tiende a la empatía con el alumno, que es la base de la resiliencia. Además, debe estar formado en el manejo de los grupos, los conflictos y el cambio de actitudes.

Hay algunos presupuestos pedagógicos de los profesores que tienen efectos resilientes. Por ejemplo, que el afecto es el alimento básico de la vida humana y que sin afectos positivos no hay proyecto educativo que merezca la pena.

 También la convicción de que todos los alumnos tienen dentro de sí aspectos positivos sobre los cuales basar un proyecto de desarrollo positivo. Si el profesor se fija en los aspectos positivos transmite su consideración, que se transforma en autoestima para el alumno. La tarea del educador es descubrir y fortalecer esas cualidades que pueden permitir a todos los niños sobreponerse a las dificultades, tener éxitos y prepararse para una integración social adecuada y creativa.

La actitud optimista y el pensamiento positivo son las claves del éxito profesional del profesor resiliente. Las personas que mantienen una actitud optimista y positiva se centran en los medios que contribuyen hacia la solución posible, hacia el logro de las metas propuestas. El profesor optimista se recupera de las contrariedades, persiste en el logro de los objetivos, percibe las dificultades como retos a superar y no rehuye las tareas difíciles. Si la educación se realiza en un clima de optimismo y de confianza, con objetivos moderadamente retadores pero alcanzables, los alumnos aprenden a ser positivos y optimistas (Marujo, Neto y Perlorio, 2003).

El educador no se desilusiona cuando el alumno no aprende como y cuando él quiere. Una actitud comprensiva, de respeto hacia el alumno y sus problemas, así como la disponibilidad para seguir ayudándole, pueden ser el punto de apoyo para el inicio de una nueva relación más constructiva y beneficiosa.

La perspectiva de la resiliencia en la escuela requiere también de educadores resilientes, capaces de afrontar las numerosas dificultades que se presentan en su trabajo, para que no se sientan afectados en su calidad de vida. La formación de educadores para los retos actuales ha de incluir necesariamente el reforzamiento de la autoestima, la creatividad, la iniciativa y el sentido del humor. Los educadores han de desarrollar la empatía, el pensamiento positivo y el optimismo.

Fuente:Construir la resiliencia en la escuela.Juan de Dios Uriarte

2 comentarios:

  1. Ante todo, ¡mi más sincera enhorabuena por tu blog! resulta una herramienta muy útil tanto para padres como para profesionales del ámbito educativo.
    Este post es interesantísimo!
    Desgraciadamente, pocos son los docentes resilientes que encontramos actualmente en las aulas educativas.

    Un saludo muy cordial. :)
    http://claimyourdreams.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada Leticia, tenemos una bella actividad, un bello trabajo...en ocasiones nos fallan las fuerzas...hay problemas que requieren de toda nuestra entrega y capacidad...a veces es complicado encontrar respuestas, soluciones.
      Creo en la fuerza que podemos comunicar…en el optimismo…en el afecto unido a la comprensión…La docencia es entrega y corazón!!!Un fuerte abrazo!!!

      Eliminar