Páginas vistas en total

domingo, 27 de mayo de 2012

7 PAUTAS PARA PRUEBAS DE EVALUACIÓN/TDAH


 7 PAUTAS PARA EXÁMENES Y PRUEBAS DE EVALUACIÓN

De la misma forma que no se puede pretender que un adolescente con dificultades para andar corra lo mismo que sus compañeros en Educación Física, ni que un alumno con discapacidad auditiva sea evaluado de la misma manera que al resto de sus compañeros en Música, los alumnos con TDAH presentan una serie de dificultades respecto a sus compañeros en la realización de exámenes y pruebas de evaluación convencionales y no sería justo evaluarlos de igual manera que al resto. Se aconsejan una serie de pautas:

1. Elimine o reduzca la frecuencia de las pruebas de evaluación con límite de tiempo: No tienen gran valor educativo y sin embargo no permiten que muchos niños con TDAH demuestren realmente lo que saben.

2. Realice exámenes orales: Son muchos los alumnos que tienen mayores dificultades para realizar exámenes escritos a mano, y si les permite hacerlos oralmente o utilizar el teclado tal vez pueda comprobar un mayor nivel de conocimientos y destrezas en la materia. Consúltelo con el alumno.

3. Divida en al menos dos sesiones los exámenes: Debemos ser conscientes de las dificultades que tienen para mantener la atención y concentración durante periodos prolongados (El tiempo máximo de atención sostenida no suele durar más de media hora). Por ello se aconseja dividir en al menos dos sesiones las pruebas escritas o los exámenes que se aplicarán a la clase en una sola sesión, siendo flexibles en la duración de la misma. Resulta más procedente hacer pruebas cortas en días sucesivos que hacer una prueba de larga duración en un solo día. Esta medida no debe hacerle perder la explicación de las siguientes clases.

4. Utilice preguntas cortas y sencillas: Mejor incluir en cada ocasión preguntas cortas y cerradas de un mismo tipo, dado que la combinación de formas en que se presentan las preguntas pueden aumentar los fallos, que no ocurren por desconocer los conceptos, sino por la forma en que se pregunta.

5. Ayúdele a controlar el tiempo: Es procedente indicarle durante el examen que controle el tiempo y que repase lo realizado.

6. Bríndele un apoyo individual: Siempre que puede durante la realización del examen brindarle un apoyo individual, para centrarles la atención con preguntas como: “Vuelve a leer”, “párate y piensa”, “estoy seguro que lo sabes”, “termina la pregunta”.

7. No evalúe en exceso el examen: Tenga en cuenta otros factores como la asistencia, el esfuerzo, la entrega de trabajos, el interés, etc. Piense que la realización de exámenes no es el “fuerte” de estos alumnos.

Fuente:Javier Oviedo García/Pedagogo


2 comentarios:

  1. muy buena propuesta para cuando nos toque evaluar ..... incluso sin diferencias ...... gracias

    ResponderEliminar
  2. Me encantó la propuesta. Es verdad que docentes y padres desconocemos de muchas de las dificultades de los educandos y tratamos a todos por igual. El mayor problema es de los adultos que no leen y no se informan bajo la excusa "eso no es de mi competencia; yo no soy sicóloga ni pedagoga,"etc.Y las instituciones con gabinetes sicopedagógicos pocas veces dan charlas informativas y/o formativas a padres y docentes.
    Nora Guerrero

    ResponderEliminar