Páginas vistas en total

lunes, 4 de junio de 2018

Algunas técnicas para mejorar el nivel lector en niños con DISLEXIA



La dislexia es una deficiencia de la lectura, la escritura y el aprendizaje. Su causa es una alteración de las zonas cerebrales del lenguaje. Afecta a un 5% de los niños de 7 a 9 años, sobre todo varones. Se le atribuye una base genética y no está relacionada con la inteligencia.
Sus manifestaciones son muy variadas, dependiendo de la edad del niño y de la intensidad del trastorno. Se pueden observar déficits en las funciones relacionadas con la memoria, el vocabulario, las áreas motrices y el habla.
En la etapa preescolar ya se pueden detectar alteraciones significativas en el lenguaje, la motricidad, la percepción y la falta de madurez en general, por lo que, sabiendo que no se cura sólo con el paso del tiempo, se requiere de un diagnóstico temprano para poder ayudar el niño a tiempo.
Ahora bien, la dislexia implica no sólo una dificultad, sino un desarrollo diferente del cerebro que también se asocia a áreas de fortaleza que otras personas no desarrollan y que las hacen únicas y capaz de destacarse frente a los demás. Una persona con dislexia tiene una dificultad en la lectura que se da por un funcionamiento diferente del cerebro, una persona con dislexia no tiene una discapacidad, es decir, no tiene dañada un área que resulta irrecuperable, ni tampoco tiene una enfermedad que empieza en un momento determinado y se agrava o mejora y luego termina. La dislexia es una condición.
La persona con dislexia debe saber ante todo cuáles son sus fortalezasporque lo necesitará para compensar su dificultad natural para tareas de lecto escritura, y también para entender que todos tenemos más facilidad para unas cosas y menos para otras. Ello ayudará a una buena conformación de su autoestima.
La detección temprana es importante por la compensación que cada niño/a pueda desarrollar, ya que la capacidad de compensación es mayor cuanto antes se detecte, así como la desafectación o afectación de la estimaSi un niño cursa su escolaridad con sensación de fracasolo más probable es que desarrolle una baja estima y que esta lo acompañe el resto de su vida. En cambiosi se detecta en forma temprana, se recibe la ayuda necesaria, y el niño aprende a entender sus fortalezas y a suplir sus dificultades aprendiendo estrategias o destrezas que le son brindadas en el tratamiento, y no se verá afectada la autoestima.
Por lo que las intervenciones deben apuntar a la enseñanza de la lectura, principalmente, y al uso de recursos tecnológicos para trabajar tanto la lectura como la escritura.
Las siguientes técnicas se utilizan para mejorar la fluidez, es decir, precisión y velocidad lectora y por consiguiente mejorar la comprensión lectora que es imprescindible para superar la mayor parte de los contenidos académicos. 
  1. Fluidez lectora: Se puede comenzar a trabajar por separado la lectura en voz alta de silabaras hasta llegar a construcciones más complejas o palabras más largas e infrecuentes. Se puede dar el modelo es decir un adulto que las lea en voz alta y el niño/a escuche atentamente y las vuelva a leer en voz alta.  (Es conveniente repetir varias veces la lectura de estas sílabas y palabras).
  2. Lectura entonadael trabajar la entonación nos ayuda a disminuir o eliminar la lectura silábica, es decir, aumentara la prosodia lectora tanto en entonación, acentos y pausas. Estos ejercicios son convenientes realizarlos dos o tres veces por semana en periodos cortos. Se puede escoger un texto de una libro o revista que más le guste al niño/a y se empieza leyendo frases aisladas luego se amplía a varias frases y finalmente párrafos y textos breves. EL modelo del adulto debe ser en voz alta y con una entonación un poco exagerada, como si se leyese en público. Es una actividad que suele gustar mucho.
  3.  Comprensión lectora: después de las actividades posteriores se deberá trabajar la lectura conectada. Aquí podemos decir al niño que haga una lectura silenciosa de un párrafo o frase, todo dependerá de la edad y del tipo de dislexia que el niño/a presente. Una vez lea en silencio, y asegurándonos que entienda todas las palabras, deberá decir cuál es la idea principal del texto, ya sea de forma oral, subrayando, usando esquemas, etc. Y la complejidad de estas actividades ira en aumento, pero teniendo en cuenta que cada niño/a es único
  4.  Lectura complementaria: Esta actividad consiste en dar uso al cronometro cuando el niño/a lea las listas de sílabas y palabras de diversa estructura, longitud y frecuencia. Esta actividad nos da una gran información sobre las rutas de lectura que están alteradas, el tipo de estructura silábica que tiene más dificultad y nos orienta a los especialistas a plantearse una intervención personalizada para cada dificultad y así mismo para tener en cuenta los puntos fuertes de cada uno.
Además, se puede crear lecturas de cualquier libro adaptado a su edad, siempre que no sean muy largas, deben ser interesantes y contener una letra amplia, clara y espaciada.


Logopeda Clínica
Lorena de la Cruz Singo
FUENTE:

No hay comentarios:

Publicar un comentario