Páginas vistas en total

sábado, 2 de septiembre de 2017

TDAH y aburrimiento: Lo que necesita saber



TDAH y aburrimiento: Lo que necesita saber


De un vistazo
  • El aburrimiento constante es un problema común para los chicos con TDAH.
  • La estructura y la composición química del cerebro pueden contribuir con el aburrimiento en chicos con TDAH.
  • Estar “aburrido” no se debe a la pereza o al deseo de portarse mal.

Quejarse de estar aburrido de vez en cuando es parte de ser un niño. Pero para los chicos con TDAH (también conocido como TDA) el aburrimiento puede ser un problema frecuente. Y puede manifestarse en formas que tengan consecuencias negativas.
Esto es lo que necesita saber acerca del TDAH y el aburrimiento, y cómo puede ayudar a su hijo.

Cómo se evidencia el aburrimiento en chicos con TDAH
El aburrimiento no es un síntoma del TDAH. Sin embargo, es un resultado común de tener TDAH. Y a menudo conduce a un comportamiento que puede ser malinterpretado.
Este es un ejemplo. Un niño de primaria con TDAH interrumpe la clase continuamente. El maestro piensa que se está comportando mal a propósito y lo manda a la oficina del director. El niño le dice al director que “estar ahí sentado” en la clase es aburrido e incluso una tontería.

Lo que en realidad quiere decir es: “No puedo estar sentado ahí. Necesito encontrar algo que en realidad me interese para poder quedarme quieto y concentrarme”.
La mayoría de los chicos pueden permanecer atentos hasta que la clase termina o hasta que el maestro pasa a otro tema. Los chicos con TDAH a menudo no son capaces. Cuando el aburrimiento toma lugar, le siguen conductas impulsivas y negativas de llamar la atención.
También tenga en cuenta que los chicos con TDAH a menudo se quejan de que se aburren, incluso cuando pueden hacer lo que quieran. Sus padres y madres escuchan todo el tiempo “¡estoy aburrido!” durante los fines de semana y las vacaciones escolares.
No es que estos chicos sean perezosos ni que intenten molestar. Lo que sucede es que no saben cómo evitar aburrirse.

El aburrimiento y el cerebro del que tiene TDAH
Los chicos con TDAH están listos para la emoción y la novedad. Puede que busquen estimulación continuamente. No se trata de un rasgo de personalidad. Un número creciente de estudios de investigación sugiere que puede ser debido a la estructura y composición química de sus cerebros.
Considere una clase típica de inglés de escuela media que está aprendiendo sobre Shakespeare. Muchos niños puede que consideren la lección un poco aburrida, pero saben que necesitan aprenderla y pueden conscientemente tomar la decisión de permanecer sentados y poner atención.
Muchos chicos con TDAH no tienen ese tipo de control. Esto puede deberse a que las partes de sus cerebros que los ayudan a prestar atención, concentrarse y a no aburrirse están “por debajo del nivel de excitabilidad” necesario para que se activen. Esas partes del cerebro no funcionan tan eficientemente como las de sus compañeros.
Puede que tampoco el cerebro active adecuadamente ciertos químicos que hacen que las actividades sean satisfactorias y que en consecuencia se sientan motivados a concentrarse en ellas. También esto puede interpretarse como “aburrimiento” en los chicos con TDAH.
Existe otro factor importante que juega un papel en el aburrimiento y el cerebro de una persona con TDAH. Los niños con TDAH generalmente tienen problemas con el funcionamiento ejecutivo, o el sistema de control del cerebro.
Los chicos con TDAH con frecuencia están repletos de buenas ideas sobre cosas emocionantes que quieren hacer. Pero carecen de las habilidades para planificar, organizar y resolver problemas que les permitan llevarlas a cabo.
Supongamos que Tyler, de 12 años, está entusiasmado con la idea de construir un go-cart el próximo fin de semana. Durante toda la semana piensa en el color que lo pintará, qué material usará para hacer el armazón y quién lo ayudará.
Llega el sábado, finalmente se levanta de la cama a las 11:00. No ha llamado a ninguno de sus amigos durante la semana, y todos parecen tener planes. Se da cuenta de que no tiene ningún material para la construcción.
Su familia está ocupada haciendo trámites y no puede llevarlo a comprar lo que necesita (él nunca les comentó su plan). Incapaz de descubrir una nueva estrategia o actividad, se desploma en el sofá y pasa el día “aburrido” y desanimado.

Maneras de ayudar a su hijo cuando se queja de estar aburrido
El aburrimiento no siempre es algo malo, de hecho, es importante para los chicos aprender a manejarlo hasta un cierto punto, incluso para los que tienen TDAH.
Puede que los chicos con TDAH tarden más en resolver las cosas, así que déle tiempo a su hijo sin intervenir dándole ideas. Con una orientación ligera de su parte, él puede encontrar maneras divertidas de usar su tiempo.
Al mismo tiempo, hay cosas que usted puede hacer para minimizar el aburrimiento y ayudar a su hijo a controlarlo por sí mismo:
  • Proporcione estructura programando actividades después de la escuela y durante el fin de semana
  • Fomente que su hijo planee con suficiente anticipación y hagan una lista de los pasos a seguir para asegurarse que tendrá cosas que hacer durante su tiempo libre
  • No salga corriendo a rescatarlo de su aburrimiento. Pruebe invitarlo a participar en lo que usted está haciendo, como deshierbar el jardín o preparar la cena
  • Establezca reglas estrictas con el tiempo que puede pasar frente a una pantalla, y no caiga en la tentación de usarlas como salvavidas cuando su hijo esté aburrido
  • Ayúdelo a hacer planes, realizar listas de cosas por hacer y a usar un calendario como un recurso visual para estructurar su tiempo
Abordar el aburrimiento en la escuela y con la tarea escolar
Es poco probable que un maestro cambie lo que está haciendo a mitad de la lección para atraer la atención de un estudiante con TDAH que ha perdido interés después de 10 minutos. Por lo tanto, es muy probable que ese niño busque estimulación por su cuenta con conductas propias del TDAH. 

Él podría:

  • Poner su atención en algo que sucede en el pasillo, del otro lado de la ventana o en algún otro lado
  • Jugar alborotadamente, interrumpir o comportarse impulsivamente
  • Retorcerse en su asiento, solicitar ir al baño o mostrar otras señales de hiperactividad
Ya sea que su hijo tenga o no tenga un plan 504 o un IEP, puede preguntar al maestro sobre posibles adaptaciones (también conocidas como acomodaciones). Por ejemplo, su hijo podría intentar usar una banda elástica en su silla o sentarse cerca del maestro. Eso puede ayudarlo a permanecer estimulado e interesado.
Además, hay mucho que puede hacer en la casa para mantenerlo interesado y emocionado con lo que está haciendo. Aprenda maneras de ayudarlo a explorar sus destrezas y pasiones. Revise objetos relajantes para chicos con TDAH y juegos que mejoran funciones ejecutivas como la planificación y la organización.

Puntos clave

  • Los niños que tienen TDAH a menudo están deseosos de estimulación e innovación.
  • Las habilidades de planificación y organización limitadas dificultan que los niños con TDAH llenen su tiempo libre.
  • Con apoyo, los chicos con TDAH pueden encontrar maneras de estar ocupados y evitar aburrirse.
FUENTE:

No hay comentarios:

Publicar un comentario