Páginas vistas en total

miércoles, 29 de junio de 2016

ASÍ, SÍ: LAS CALIFICACIONES ESCOLARES QUE FUNCIONAN

CALIFICACIONES ESCOLARES
Técnicamente, la calificación escolar o nota escolar (o simplemente calificación o nota) es un método utilizado para evaluar y categorizar el rendimiento escolar de los alumnos. Hasta aquí, todo bien. Es perfectamente comprensible e incluso aconsejable, que si estás tratando de inculcar unos conocimientos a alguien, realices una evaluación para ver si estos han sido adquiridos y se han desarrollado las competencias que tratas de impartir. Pero, ¿es esta forma la más adecuada? ¿es fiable este método? ¿evalúa todo lo que debería y tal y como debería hacerlo?
Vamos a ver cómo serían unas calificaciones escolares justas, completas y útiles:
EVALUACIÓN GLOBAL
Para empezar, para que un alumno adquiera los conocimientos y habilidades requeridos por el sistema educativo, es necesario algo más que la implicación por su parte, por lo que sería fundamental evaluar también el método utilizado en la escuela, la labor y competencia del profesor, el material o el ambiente escolar. Al igual que para que un mensaje sea recibido es necesario valorar el correcto funcionamiento de: emisor, receptor, canal, código, mensaje y contexto, en la educación deberían evaluarse los mismos conceptos, ya que al fin y al cabo, enseñar es una labor fundamentalmente comunicativa.
EVALUACIÓN REAL

¿Qué valoran realmente las calificaciones escolares actualmente? La memoria a corto y/o medio plazo. Eso es todo. ¿Cuántos de nosotros sabríamos hoy realizar una raíz cuadrada? ¿trabajar con ecuaciones, matrices o logaritmos? Y en su día aprobamos matemáticas. Eso demuestra que no adquirimos realmente las competencias de las que nos evaluamos. Realmente la evaluación se centra principalmente en nuestra capacidad de memorizar ciertos datos hasta el momento de ser examinado.
EVALUACIÓN CONTINUA
No me malinterpretes, con esto no quiero decir que haya que realizar más exámenes, al contrario, una evaluación de calidad apuesta por una observación continua del proceso de enseñanza-aprendizaje.
Basar una nota en una única prueba no es justo, ni siquera fiable, para valorar los conocimientos y el manejo de una información o materia. Sería más recomendable darle más importancia a la observación, al día a día en el aula. Tener en cuenta el interés mostrado por el alumno, su participación, su esfuerzo y sobre todo, su implicación en el aprendizaje.
EVALUACIÓN DE HABILIDADES PARA LA VIDA

Tras lo que acabamos de ver, ¿consideras que las notas escolares valoran en la actualidad, conocimientos que son fundamentales para la vida? Los niños tienen derecho a una educación integral, que desarrolle al máximo todas sus cualidades. ¿Por qué no les enseñamos a marcarse objetivos factibles y a cumplirlos? ¿A ser resilentes? ¿A tolerar la frustración? Estaría muy bien trabajar y hacer un seguimiento de aspectos más allá de los académicos que les harán más competentes, resolutivos, capaces y probablemente, felices. Según la OMS, éstas son las habilidades para la vida:
Autoconocimiento.
Empatía.
Comunicación asertiva.
Relaciones interpersonales.
Toma de decisiones.
Solución de problemas y conflictos.
Pensamiento creativo.
Pensamiento crítico.
Manejo de emociones y conflictos.
Manejo de tensiones y estrés.
Personalmente, consideraría fabuloso que docentes y familias trabajasen juntos para desarrollar estas habilidades en los niños. Que fuera tan importante saber multiplicar como ser empático y saber ponerte en el lugar de los demás. Creo que la escuela sería un lugar mejor y, en pocos años, nuestro planeta también. Al fin y al cabo, como parafraseaba Paulo Freire:
“La educación no cambia el mundo,
cambia a las personas que van a cambiar el mundo”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada