Páginas vistas en total

miércoles, 27 de mayo de 2015

Errores comunes en la lectoescritura y TDAH de Red Cenit




Errores comunes en la lectoescritura y TDAH de Red Cenit

Errores comunes en la lectoescritura cuando existe TDAH

Publicado en Red Cenit

Habitualmente, los niños con Trastorno por Déficit de Atención con/sin Hiperactividad (TDAH) ven afectadas sus habilidades académicas. El perfil de dificultades lectoras de estos niños puede llegar a confundirse con el de los disléxicos, sobre todo, en etapas iniciales, ya que existe una gran coincidencia con los tipos de error más frecuentes en la dislexia visual. Sin embargo, si bien los errores son similares, NO siempre son cometidos en las mismas tareas de lectura y tampoco su explicación causal es la misma.
Existen, por lo tanto, características en la lectoescritura del niño con TDAH, diferenciables de otros trastornos como la dislexia, que pueden indicarnos la posibilidad de que nuestro hijo tenga TDAH.
A grandes rasgos, el perfil de un TDAH con repercusión en la lectoescritura puede ser el siguiente:
Lectura: Los niños pequeños pueden cometer todo tipo de errores pero frecuentemente son omisiones (de sílabas, palabras y líneas enteras) o sustituciones de letras y repeticiones durante la lectura.
A menudo, se trata de una lectura precipitada que oscila en rendimiento y velocidad a lo largo de las pruebas. Por lo general, la velocidad no se halla alterada pero en ocasiones también muestran una lectura lenta y con repeticiones. Con la edad la lectura se va normalizando, pero pueden persistir errores por precipitación.
* Los sujetos con dislexia visual cometen errores tanto en la lectura de palabras, como en la de oraciones y textos. Los sujetos con TDAH cometen errores solo en la lectura de textos.
Comprensión: Las dificultades atencionales y de función ejecutiva suelen ocasionarles dificultades de comprensión lectora, sobre todo, a medida que se acercan a la secundaria, dado que los textos son más largos y complejos. Estos chicos se quedan con información literal y con detalles, no elaboran una idea general a medida que van leyendo. Suelen dar respuestas escuetas y poco reflexivas. Las demandas cognitivas que requiere la lectura comprensiva hace que estos niños muchas veces fracasen en la comprensión lectora.
* Las dificultades en comprensión de los sujetos con TDAH, no se deben a una dificultad instrumental para el acceso a la lectura como en los disléxicos, si no que estos se derivan de dificultades atencionales y de impulsividad cognitiva. El niño con TDAH no es capaz de afrontar la tarea con la atención sostenida necesaria para llevarla a cabo con éxito. El rendimiento, además, se ve más afectado conforme pasa más tiempo con la misma actividad, pues aumenta la fatiga.
Escritura:
Redactar: El redactado de estos niños (sin previa reeducación) suele ser desestructurado, con ideas inconexas, lagunas, redundancias y poco uso de los signos de puntuación. Escriben tal como hablan.
Grafismo: La disgrafía suele acompañar a muchos niños con TDAH. La letra suele ser irregular y empeora a medida que se alarga la tarea. Presentan una escritura precipitada y desorganizada en la hoja.
Ortografía: Es frecuente que, con mayor o menor severidad, estos niños y adultos realicen errores ortográficos, pueden ser de todo tipo, sobre todo, faltas de ortografía arbitraria pero también natural como: omisiones, sustituciones… Con el paso de los años estas últimas disminuyen. Además, el rendimiento puede variar en función del momento de valoración.
En el dictado nos encontramos con que hay que repetir frecuentemente las frases o palabras y pueden cometer errores de sustitución de una palabra por otra similar fonética o semánticamente.
Interpretaremos estos errores ortográficos y en el dictado como un déficit en Memoria de Trabajo y atencional.
Al copiar: Es frecuente en este trastorno, que realicen numerosos errores de copia y que se cansen rápidamente. Las dificultades en los sujetos con TDAH relativas a la escritura son debidas a que deben prestar tanta atención en la lectura que tienden a fatigarse, a perder la concentración, distraerse y evitar este tipo de tareas.
*En los sujetos disléxicos los errores son debidos  a deficiencias en las habilidades fonológicas de los niños, o lo que es lo mismo, deficiencias en la habilidad metalingüística que permite comprender que las palabras se forman por sílabas y fonemas.
Sea una u otra causa, lo importante es evaluarlo e intervenir a tiempo. No debemos olvidar que el papel más importante como padres de niños con estas dificultades lectoescritoras, es apoyarlos emocional y socialmente. Explicarles a que se deben sus dificultades y no juzgarles por los resultados académicos si no por los esfuerzos que realizan diariamente. La mejor nota que pueden sacar es la satisfacción de intentar hacer las cosas bien y que sus padres reconozcan su esfuerzo.
Violeta Pelaez psicóloga en Red Cenit.
FUENTE:
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario