Páginas vistas en total

jueves, 24 de julio de 2014

Trastornos lectores y TDAH



Los trastornos lectores aparecen inesperadamente en el inicio de la lectoescritura en la escuela. La detección temprana es importante. Cuando no se interviene tempranamente los trastornos lectores son causa importante del fracaso escolar porque la educación se sustenta principalmente sobre la lectura y la escritura. Además, al ser niños que no pueden seguir el mismo ritmo que los demás, porque les cuesta aprender, tienden a experimentar rechazo a las actividades escolares.
Trastornos lectores y TDAH
Un alto porcentaje de niños con TDAH presenta una lectura deficiente, debido a una disfunción en el procesamiento de la información. Las demandas cognitivas que plantea aprender a leer, hacen que muchos niños con TDAH fracasen en su consecución por no disponer de suficientes capacidades de atención y planificación.
Al respecto, Orjales señala que los niños TDAH cometen frecuentes omisiones en la lectura, omiten palabras o letras y sustituyen unas letras por otras.
Su comprensión lectora es deficiente, tienen dificultades en la comprensión de textos largos a pesar de no tener puntuaciones bajas en vocabulario. Por su impulsividad y problemas de atención suelen omitir palabras e interpretan mal el contenido de la lectura.
De esta manera en la comprensión de instrucciones escritas, el niño realiza la tarea en función de la información que ha logrado retener, considerando solo algunas variables en la ejecución de las tareas.
¿Cómo saber si mi hijo tiene un trastorno lector?
Existen algunas señales que pueden inclinarnos a pensar que nuestro hijo tiene un trastorno lector. Si el niño tiene al menos siete de estos síntomas, convendría realizarle una evaluación completa:
- Historia familiar de problemas lectores.
- Retraso en aprender a hablar con claridad.
- Tarda mucho en hacer los deberes.
- Tiene pobre comprensión lectora.
- Su velocidad lectora es inadecuada para la edad.
- Inventa palabras al leer.
- Escribe números es espejo
- Prefiere leer en voz alta para entender.
- Tiene mala ortografía o caligrafía.
- Omite letras y sustituye letras o altera el orden de las mismas al leer o escribir.
- Parece vago aunque es listo.
- Le falla la memoria en lo que ayer sabía.
- Prefiere exámenes orales a escritos.
- Fácilmente distraíble. Sueña despierto.
- Confunde izquierda y derecha.
- Baja autoestima. No le gusta el colegio.
- Utiliza trucos para no leer.
 
Si observamos estos síntomas en nuestro hij@ lo más adecuado será buscar la ayuda de un terapeuta especializado en dificultades de aprendizaje, éste realizará el programa de intervención más adecuado, para compensar dichas dificultades.
No olvidemos que el papel de la familia también es fundamental, lo más importante quizá sea el apoyo social y emocional. El niño debe saber que sus padres comprenden la naturaleza de sus problemas de aprendizaje. Que no le culpan, y que confían en su esfuerzo. Es fundamental hacer observaciones positivas sobre su trabajo y los logros que progresivamente vaya obteniendo, sin dejar de enseñarle aquello en lo que necesita mejorar.
Elogiar y alentar a nuestros hijos en su esfuerzo diario, será de gran ayuda para ellos.
Violeta Pelaez. Pedagoga especialista en Dificultades del Aprendizaje en
 
FUENTE:Red Cenit.

No hay comentarios:

Publicar un comentario