Páginas vistas en total

domingo, 8 de diciembre de 2013

Intervenciones con el/la niño/a/TDAH


 

Las intervenciones dirigidas a las relaciones entre compañeros (cómo el/la niño/a se lleva con otros niños/as) son un componente crítico del tratamiento para los/as niños/as con el TDA/H. Con mucha frecuencia, los/as niños/as con el TDA/H tienen problemas serios con las relaciones entre compañeros. Los/as niños/as que superan estos problemas salen mejor a largo plazo que aquellos/as que continúan teniendo problemas con los compañeros. Existe fundamento científico para los tratamientos para el TDA/H con base en el niño que se enfocan en las relaciones entre compañeros. Estos tratamientos usualmente ocurren en escenarios de grupo fuera de la oficina del terapeuta.

Hay cinco formas efectivas de intervención para las relaciones entre compañeros:

1. Enseñanza sistemática de destrezas sociales.

2. Solución de problemas sociales.

3. Enseñar otras destrezas de conducta que frecuentemente se consideran importantes para el/la niño/a, tales como destrezas deportivas y reglas de juegos de mesa.

4. Disminuir las conductas indeseables y antisociales.

5. Desarrollar una amistad cercana.

Hay varios escenarios en los que se pueden proveer estas intervenciones a los/as niños/as, incluyendo salones o aulas, grupos en las oficinas clínicas, pequeños grupos en la escuela y campamentos de verano. Todos estos programas usan métodos que incluyen el coaching, el uso de ejemplos, modelaje, juego de roles,retrocomunicación, recompensas y consecuencias y práctica. Es mejor si estos tratamientos dirigidos al niño/a se usan cuando uno de los padres está participando en adiestramientos a padres y el personal de la escuela está llevando a cabo una intervención escolar apropiada. Cuando las intervenciones de los padres y de la escuela se integran con los tratamientos enfocados en el/la niño/a, los problemas para llevarse bien con otros/as niños/as (tales como ser mandón/a, no tomar turnos y no compartir) que se están trabajando en el tratamiento del niño/a también se incluyen como conductas blanco en los programas del hogar y de la escuela, de tal modo que las mismas conductas estén siendo supervisadas, promovidas y recompensadas en los tres ambientes.

Los grupos de adiestramientos en destrezas sociales son la forma más común de tratamiento, y típicamente enfocan en la enseñanza sistemática de destrezas sociales. Típicamente se conducen en una clínica o en la escuela, en la oficina de un/a consejero/a por 1-2 horas semanalmente por un período de 6-12 semanas. Los grupos de destrezas sociales de niños/as con el TDA/H sólo son efectivos cuando se usan con intervenciones de los padres y de la escuela y con recompensas y consecuencias para reducir las conductas disruptivas y negativas.

Hay varios modelos para trabajar en las relaciones con los compañeros en el ambiente escolar que integran varias de las intervenciones mencionadas anteriormente. Éstos combinan el adiestramiento de destrezas con un enfoque mayor en la reducción de la conducta negativa y disruptiva y son típicamente conducidos por el personal escolar. Algunos de estos programas se usan con niños/as individualmente (por ejemplo, los programas de economía de fichas en el aula o en el recreo) y algunos cubren la escuela completa (tales como los programas de mediación entre compañeros).

Generalmente, los tratamientos más efectivos incluyen el ayudar al niño/a a llevarse mejor con otros niños/as. Los programas en los que el/la niño/a con el TDA/H puede trabajar con los problemas con los compañeros en el salón de clases o en el ambiente de recreación son los más efectivos. Uno de los modelos envuelve el establecer un campamento de verano para niños con el TDA/H en el que el manejo de los problemas con los compañeros y las dificultades académicas se integran con el adiestramiento a los padres. Las cinco formas de intervención con los compañeros se incorporan en un programa de 6-8 semanas que se lleva a cabo durante 6-9 horas semanales. El tratamiento se ofrece en grupos, con actividades recreativas (p. ej., béisbol, fútbol) gran parte del día, junto con dos horas de actividades académicas. Un énfasis mayor es la enseñanza de destrezas y el conocimiento en el área de los deportes. Esto se combina con una práctica en las destrezas sociales y de solución de problemas, el buen trabajo en equipo, la disminución de las conductas negativas y el desarrollo de amistades cercanas.

Algunos acercamientos a los tratamientos con base en el niño para los problemas con los compañeros se clasifican entre los programas clínicos y los campamentos intensivos de verano. Versiones de ambos se llevan a cabo durante el año escolar los  sábados o después de la escuela. Estos envuelven sesiones de 2-3 horas en las que los/as niños/as se involucran en actividades recreativas que integran muchas de las formas de intervención para las destrezas sociales.

Finalmente, las investigaciones preliminares sugieren que el tener un/a mejor amigo/a puede tener un efecto protector en los/as niños/as con dificultades en las relaciones con los compañeros a medida que se desarrollan desde la niñez y hasta la adolescencia . Los investigadores han desarrollado programas que ayudan a los/as niños/as con el TDA/H a construir al menos una amistad cercana. Estos programas siempre comienzan con las otras formas de intervención que se describieron anteriormente y luego añaden el hacer que las familias programen citas de juego supervisado y otras actividades para sus niños y para otro/a niño/a con el que estén tratando de fomentar una amistad.

Es importante enfatizar que el simple hecho de insertar a un/a niño/a con el TDA/H en un ambiente en el que hay interacción con otros niños/as — tal como los Escucha, las Pequeñas Ligas u otros deportes, cuidado diurno o jugar en el vecindario sin supervisión — no es un tratamiento efectivo para los problemas con los compañeros. El tratamiento para los problemas con los compañeros es bastante complejo y envuelve el combinar la enseñanza cuidadosa de las destrezas sociales y de solución de problemas con la práctica supervisada en los ambientes de compañeros en los que los niños reciben recompensas y consecuencias por las interacciones apropiadas. Es muy difícil intervenir en el ámbito de los compañeros, y los líderes Escucha, los árbitros de Pequeñas Ligas, y el personal de los centros de cuidado diurno típicamente no están adiestrados para implantar intervenciones efectivas.

Lecturas sugeridas para los profesionales

Barkley, R.A. (1987). Defiant children: A clinician’s manual for parent training. [Niños desafiantes: Un manual clínico para el adiestramiento de los padres] New York: Guilford.

Barkley, R.A., & Murphy, K.R. (1998). Attention-deficit hyperactivity disorder: A clinical workbook. (2nd ed.). New York: Guilford.

Barkley, R., Murphy, K. & Bauermeister, J. J. (1998). Trastorno por déficit

No hay comentarios:

Publicar un comentario