Páginas vistas en total

jueves, 6 de junio de 2013

Escuelas resilientes:


Hablemos de los seis elementos  que caracterizan a las escuelas resilientes:

 1. Enriquecer los vínculos prosociales: Las diferentes relaciones que se deben promover en una escuela deben ser entre familia y escuela, entre docentes, entre docentes y alumnos, entre directivos y docentes y entre alumnos y familias.

 2. Fijar límites claros y firmes: Las comunidades escolares en donde los límites son coherentes, claros y firmes, y además fueron construidos en equipo, son aquellas que promueven la resiliencia.

 3.Enseñar habilidades para la vida: La resolución de conflictos, la cooperación, la habilidad de resistir ante las crisis y un manejo sano del estrés, son algunas de las habilidades de la vida diaria que de acuerdo a la literatura sobre resiliencia educativa se deben promover en alumnos, familia y personal docente.

 4. Brindar afecto y apoyo: Cada vez con mayor énfasis, quiénes trabajan en el ámbito de la educación, establecen que un ambiente afectivo adecuado es primordial para establecer una buena base para el éxito académico de los alumnos.

 5. Establecer y transmitir expectativas altas: Cuando una escuela tiene altas expectativas hacia las familias, ellas a su vez muestran una iniciativa por colaborar en actividades escolares proporcionando elementos innovadores, compartiendo información, incluso dando apoyo emocional a otros padres de familia que se encuentran en una situación similar a la de ellos. También los docentes necesitan confiar en su propio potencial como profesionales y sentir que su rol es valorado por la escuela.

 6. Brindar oportunidades de participación significativa: Para que la participación de la familia sea significativa tiene que adquirir un carácter activo en el que sus aportes sean valorados por los maestros y directivos. Es decir, debe ser incluida en la toma de decisiones, en la resolución conjunta de problemas, y en el intercambio de ideas creativas, para de esta manera crear una relación de socios igualitarios con los profesionales. Lo mismo ocurre con los docentes, que están necesitados de un ambiente que promueva la equidad, que los motive a opinar y a aportar, y los invite a participar en decisiones importantes.

Es importante comprender que ya no son las deficiencias del niño las que debemos contemplar para el diseño de programas de intervención, sino también las habilidades de sus padres. Ya no es posible pretender solamente informar a los padres; debemos formarlos a la vez que ellos nos informan y forman a nosotros.

 FUENTE:El Modelo de la Resiliencia Familiar y Escolar: Estrechando alianzas y promoviendo fortalezas en la Educación Especial
Dra. Milly Cohen
millyask@gmail.com
Diciembre 2011

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario