Páginas vistas en total

domingo, 14 de abril de 2013

Evaluación de la comprensión/TEL


Evaluación de la comprensión

Para Golinkoff et al, es difícil ‘conceptualizar un proceso que ocurre (al menos en los adultos) con la sensación de instantaneidad’. Podríamos pensar que parece un proceso relativamente fácil, pero parte de la complejidad del proceso queda reflejado en palabras de Bishop: ‘la comprensión implica una multitud de diferentes subhabilidades, desde la habilidad de discriminar entre los sonidos del habla, reconocer vocabulario, descifrar frases complejas, razonamiento verbal, recordar una retahíla de palabras, hasta por ejemplo entender la intención de otra persona al hacer una frase’ A pesar de esta complejidad para llevar a cabo un estudio en profundidad, debemos comprender las habilidades expresivas porque según Golinkoff et al ,se relacionan en modos fundamentales con la habilidad del niño para internalizar e interpretar eventos externos y que son procesos fundamentales para construir los modelos mentales.

Al evaluar el lenguaje de un niño con TEL se debe determinar su nivel de comprensión, con el fin de decidir su inclusión en determinado subgrupo y para orientar el programa de intervención.

Un problema frecuente es el relativo a la diferenciación entre problema de comprensión lingüística y problema de desconocimiento del léxico por parte del niño . Chapman  y Miller et al  disertaron ampliamente sobre la diferencia entre la realización de los niños en distintas tareas contextualizadas –en presencia de rutinas familiares y claves no lingüísticas (gestos, miradas, apoyos contextuales)– y descontextualizadas (p. ej., cuando estamos utilizando un test) encontrando que la realización de los niños en comprensión es distinta en los dos casos. Ambos tipos de evaluación parece de todas formas necesaria para tener un panorama completo de la comprensión del niño.

Una de las técnicas más habituales para evaluar la comprensión
del lenguaje es la llamada ‘muéstrame X’ (procedimiento
de mirar y señalar) [21], técnica incluida en los tests de lenguaje
y que se utiliza para evaluar a los niños con trastornos del lenguaje
en los siguientes dominios: conocimiento del léxico (debido al lento desarrollo del léxico en los niños con TEL, en instrumentos como el PPVT-R [22]), comprensión gramatical (p. ej., en el TSA de Aguado [23], el Test for Reception of Grammar
–TROG– [24], o el CEG, test de comprensión de estructuras gramaticales [25] para niños entre 4 y 12 años con desarrollo normal o niños y adultos con diferentes patologías lingüísticas),
paradigma de forma-color-tamaño (señalar piezas que reúnan
una serie de características en cada dimensión; en el MSCA
[26] encontramos algunas tareas de este tipo) y comprensión de
narrativa (el niño señala personajes o situaciones previamente
narradas en una historia o cuento; tareas de este tipo las encontramos en el ITPA [27]).

 

Bibliografía: 

21. Mendoza E, Fresneda MD. Consideraciones sobre la evaluación del

TEL. In Mendoza E, ed. Trastorno específico del lenguaje (TEL). Madrid:

Pirámide; 2001. p. 253-97.

22. Dunn LM. Test de vocabulario de imágenes Peabody. Adaptación española.

Madrid: MEPSA; 1986.

23. Aguado G. El desarrollo de la morfosintaxis en el niño. Madrid: CEPE;

1989.

24. Bishop D. TROG. Test for reception of grammar. Medical Research

Council. England: Chapel Press; 1989.

25. Mendoza E, Carballo G, Muñoz J, Fresneda MD. CEG. Test de comprensión

de estructuras gramaticales. Madrid: TEA [in press].

26. McCarthy D. Escalas McCarthy de aptitudes y psicomotricidad para

niños. MSCA. Madrid: TEA; 1986.

27. Kirk SA, McCarthy JJ, Kirk, WD. Test Illinois de aptitudes psicolingüísticas.

ITPA. Adaptación española. Madrid: TEA; 1986.

 

Fuente:G. CARBALLO, ET AL. REV NEUROL 2005; 41 (Supl 1): S73-S82

No hay comentarios:

Publicar un comentario