Páginas vistas en total

lunes, 17 de diciembre de 2012

Recomendaciones-TDAH

  

Para que nos escuchen:
  •    Dar instrucciones claras y concisas. No más de una instrucción a la vez.
  •    Mantener un buen contacto ocular en las explicaciones verbales. Acompañarlas de gestos y, si es posible, de imágenes. Asegurarse que reciben claramente el mensaje. Es posible romper una situación de distracción sólo con una mirada. En el colegio, es necesario tenerlos sentados en las primeras filas.
  •    Anticiparles las actividades que se harán a continuación y los objetivos de los ejercicios. Informarles sobre lo que se hablará el próximo día.

B) Para motivarles:
  •    Fraccionar las tareas en partes pequeñas y hacer que las muestren cada vez. Esto les permite moverse y recibir atención sucesivamente. En niños mayores les puede ayudar a evitar su sensación de fracaso que tan a menudo interfiere en su rendimiento.
  •     Promover actividades extraescolares en las que puedan ser brillantes.
  •     Reconocerles públicamente un buen comportamiento o trabajo.
  •     Permitirles utilizar apuntes de otros compañeros y ayudas complementarias: calculadora, tablas de multiplicar, cartón señalador, adaptador de lápiz, ordenador, etc.
  •    Concederles más tiempo para acabar las tareas o exámenes escritos.
  •     Facilitar exámenes orales y de partes más cortas.

C) Para que se organicen:
  •    Proporcionar un entorno simple, con pocos objetos, fácil de ordenar.
  •     Ayudarles a organizarse, reservando un sitio para cada cosa y anunciándolo con recordatorios visuales.
  •     Marcarles el tiempo del que disponen a través de un reloj que ellos puedan comprobar.

D) Para que controlen mejor su comportamiento:
  •    Poner normas en la paredes o lugares visibles. Conocer perfectamente qué se espera de ellos, les da confianza en sí mismos. Necesitan límites muy claros.
  •     Crear rutinas y anunciar lo que vendrá a medida que el momento del cambio se acerca.
  •    Acordar una contraseña para identificar conductas no adecuadas y el cese de éstas. Debe quedar muy claro qué se puede y qué no se puede hacer dentro de casa y en el aula, y cuáles son las consecuencias si estas normas no se cumplen.
  •    Pactar las normas y las consecuencias con anterioridad.
  •     Buscar y resaltar los éxitos tanto como sea posible. Viven con tantos fracasos que necesitan todos los éxitos que puedan conseguir.
  •    Fomentar el ejercicio físico. Les ayuda a eliminar el exceso de energía y poder después prestar mejor atención.

E) Para que no se sientan solos:
  •     Mostrar una actitud tolerante, flexible y paciente. Ser su modelo.
  •    Aceptarles tal y como son, y además haciéndoselo notar. Mostrar afecto.
  •    Facilitar que expresen sus sentimientos. Mostrarse empático.
  •     Explicar, cuando se estime oportuno, al resto de la clase la razón por la cual algunos alumnos necesitan consideraciones especiales. Tener TDAH no es un fallo en la voluntad, en el carácter o en las ganas de madurar.


Tomado del libro “El niño incomprendido”. V.V.A.A. Emat Editorial 2009 y de la guía TDAH de ARPANIH (Asociación Riojana de padres de niños hiperactivos).


Fuente:Fundación Nuevas Claves Educativas 

No hay comentarios:

Publicar un comentario