Páginas vistas en total

viernes, 1 de junio de 2012

Padres de familia /Adolescentes con TDAH


Lo que los padres de familia deben saber acerca de adolescentes con TDAH

Aquí en nuestra organización, conocida como Schwab, le preguntamos a un doctor: Como pediatra y psiquiatra de niños, ¿Qué nos puede decir acerca de los problemas y de los cambios que sufren los adolescentes que tienen el trastorno por déficit de atención con hiperactividad o por sus siglas TDAH (en inglés, Attention-Deficit/Hyperactivity Disorder o por sus siglas AD/HD)?

El Doctor Joshi nos contestó:

Los padres de familia muchas veces quieren saber si la pubertad les traerá cambios físicos y emocionales específicos a los hijos que sufren del TDAH. Contrariamente a lo que la gente cree, los adolescentes normalmente no pasan por “una época horrible” cuando se están ajustando a la pubertad y a los cambios del desarrollo. De acuerdo a la investigación conducida por Conger (1977), hay por lo menos cinco procesos por los que cualquier adolescente debe pasar:

1Independizarse de sus padres;

2Establecer su propia identidad. Quien es él y en qué cree.

3Aprender a tener relaciones personales positivas con personas de los dos sexos.

4Entender y aceptar su sexualidad emergente

5Completar su educación y escoger una carrera de la cual vivir

Robin (1998) comenta que los adolescentes deben completar estos procesos con éxito, al mismo tiempo que se la llevan bien con sus familias y hacen sus tareas. Así que aunque la pubertad por si misma no hace que los adolescentes con TDAH tengan problemas distintos a los de los adolescentes que no lo tienen, la adolescencia sí es un período del desarrollo que presenta más dificultades para los jóvenes que tienen TDAH. En este artículo voy a contestar varias de las preguntas que regularmente me hacen los padres de familia sobre el TDAH en los adolescentes. ¿Los adolescentes con TDAH tienen regularmente conflictos con ansiedad y la aceptación de su trastorno?

Cuando un niño con TDAH llega a la primera etapa de la adolescencia (entre los 11 y los 14 años), varios factores afectan su habilidad para salir adelante. Estos factores incluyen:

•El grado de TDAH

•El medio ambiente familiar

•La presencia de otros problemas o trastornos que el adolescente tenga. Estas otras condiciones pueden ser problemas del aprendizaje, trastornos de la ansiedad, problemas del comportamiento como el Trastorno de la Oposición o el Trastorno de la Conducta.

Incluso cuando un adolescente no puede ser diagnosticado con alguno de los trastornos mencionados antes, él y su familia pueden tener dificultades adoptándose a esta etapa del desarrollo. Los adolescentes más jóvenes normalmente tienen más dificultades aceptando que sufren del TDAH, y usualmente son menos cooperativos para tratar formas distintas de salir adelante, tal y como la modificación de las clases, intervenciones para cambiar el comportamiento o medicinas. Los adolescentes mayores (de los 15 a los 19 años) aceptan su TDAH más normalmente, y son más activos en buscar soluciones para sus problemas.



Aunque la mayoría de los adolescentes con TDAH no se preocupan mucho, ellos pueden experimentar un nivel de nerviosismo más alto que cuando eran más pequeños. Esto es posiblemente el resultado de la ansiedad que viene de las nuevas etapas del desarrollo. Por primera vez, ellos pueden notar que son “distintos” a sus amigos, y que no se tienen la misma confianza en situaciones sociales, familiares o académicas. Cuando se enfrentan a una crisis o cuando tienen que hacer algo para lo cual no estaban preparados, ellos pueden reaccionar emocionalmente y dejarse llevar temporalmente del pánico o algún otro síntoma de la ansiedad. Algunas investigaciones han demostrado que hasta el 35% de los adolescentes con TDAH también tienen problemas diagnosticables, comparados con solamente el 9% de los que no son afectados por el TDAH.

¿Cambian los síntomas del TDAH durante la adolescencia?

Durante la adolescencia, los jóvenes con TDAH tienen varios cambios, tal y como está resumido en la investigación hecha por la Doctora Lily Hechtman. Mientras que a un pequeño grupo de niños aparentemente se les quita el TDAH, la mayoría de ellos continúa teniendo problemas con la atención, la concentración y el control de sus impulsos. Estos problemas posiblemente continuarán perjudicándoles su funcionamiento en la escuela y en la casa, e impactándoles negativamente su auto-estima y su habilidad de completar varios de los procesos del desarrollo necesarios en la adolescencia.

Un grupo pequeño de adolescentes con TDAH podrá desarrollar patrones de comportamiento antisociales, y empezará a abusar drogas incluyendo el alcohol. Los adolescentes con el mayor riesgo de abuso de drogas son aquellos cuyo TDAH no ha sido tratado adecuadamente. (El tratamiento tempranero de los niños con TDAH puede tener un efecto directo en el rebajar la posibilidad de que ellos abusen las drogas cuando sean adolescentes)

¿Hay diferencias entre el comportamiento de los adolescentes y el de las adolescentes con TDAH?

Las jóvenes son diagnosticadas más comúnmente con la clase de TDAH conocido como “Inatención”. A pesar de que los niños son diagnosticados con TDAH mucho más a menudo que las niñas, el tener la clase inatento del TDAH les permite a las niñas pasar por los años de la escuela elemental en una forma más “normal”, inclusive cuando han estado teniendo dificultades todo el tiempo.Quizá por las expectativas de la sociedad, una niña con TDAH no reciba la atención de la maestra, y no sea mandada todo el tiempo al subdirector por su mal comportamiento, en contraste con el niño que es distraído, pero también es bullicioso, impulsivo y no se queda quieto ni un momento. Una niña con TDAH empezará a mostrar dificultades cuando las materias de estudio se pongan más difíciles, y cuando mantener la atención, organización y concentración sean elementos importantes para el éxito escolar (después de la escuela elemental).

Factores para considerar antes de hablar con su adolescente sobre TDAH



Antes de conversar con su hijo adolescente sobre TDAH, usted debe entender las causas y los afectos de este trastorno. Recuerde los siguientes datos:

•TDAH tiene una base biológica. Los elementos químicos del cerebro llamados neurotransmisores conducen las señales para auto-controlarse, para prestar atención y para concentrarse. Y a pesar de que todos tenemos neurotransmisores, ellos necesitan ser mejor balanceados y regulados en las personas que sufren de TDAH.

•TDAH produce muchas dificultades en el poner atención, en el pensar antes de actuar, y en el sentirse inquieto. Por ejemplo, si usted tiene TDAH, una idea de algo para hacer o decir le llegará a su mente y a usted le será muy difícil detenerse a pensar si es buena o mala o si va a tener consecuencias positivas o negativas. Es como si tuviera muy poquito líquido de frenos en su automóvil, y cuando aprieta el freno es más difícil de frenar que si lo tuviera lleno.

•El medio ambiente tiene mucho que ver con el grado de ajuste que la persona alcance con su trastorno. Usted, otras personas en su familia, las personas de la escuela y los amigos de su niño le pueden ayudar a salir adelante. Por ejemplo, si mantener los trabajos escolares organizados es uno de los problemas para su adolescente, usted le puede ayudar a escoger y a aprender como usar un organizador personal, ya sea en libreta o en uno de los equipos electrónicos disponibles.

¿Qué decirle a su adolescente con TDAH?



Muchos autores han escrito artículos sobre este tópico. Hay varias sugerencias sobre que decirle a su adolescente:

•Nadie es culpable del TDAH. Ni su hijo, ni usted, ni los maestros.

•Las personas con TDAH no están locas. Casi todos tenemos problemas enfocándonos o manteniendo la atención de vez en cuando. Lo que pasa es que los adolescentes y los adultos con TDAH tienen más problemas que el resto de la gente.

•El TDAH es algo que se tiene por toda la vida, pero los síntomas y como se manifiestan pueden cambiar cuando nos volvemos mayores. Por ejemplo, cuando ya tengamos más años, podemos ser menos hiperactivos, pero puede que tengamos más problemas concentrándonos.

•TDAH puede afectar muchas áreas de la vida fuera de la parte escolar. Le puede influenciar sus relaciones sociales, sus deportes, su auto-estima, su forma de organizar las cosas, y cómo le vaya en el trabajo.

•TDAH es usualmente algo que se hereda, así que alguien de la familia posiblemente lo tiene, inclusive sin haberse diagnosticado con ese trastorno. Sus hijos posiblemente lo heredarán también.

•Es importante pensar en el TDAH como un reto y no como una disculpa. Su hijo todavía es responsable por sus acciones, a pesar de que el trastorno hace que le sea mucho más difícil controlar los comportamientos y mantener la atención.

•La salud física influye mucho el control que se tenga sobre los síntomas del TDAH. Mientras mas sano esté el cuerpo, más fácil será adaptarse a los retos que demanda el vivir con TDAH. Así que es importante comer bien, hacer ejercicio, dormir bien, y evitar consumir productos químicos dañinos como la nicotina, la marihuana o el alcohol.

•En este momento no existe una cura para el TDAH. Pero existen varias formas en las que las personas aprenden a vivir con él. Vamos a trabajar juntos con los maestros y los doctores para ayudarte a ser lo mejor que tu puedas ser.


No hay comentarios:

Publicar un comentario