Páginas vistas en total

miércoles, 27 de junio de 2012

Control de esfínteres.


El niño y la niña con retraso en la adquisición del control de esfínteres.

Características

* El retraso en el control de esfínteres que presenta un niño o una niña puede ser debido a causas diversas que van desde ligeros retrasos en la adquisición de los hábitos de autonomía, un desarrollo madurativo más lento, hasta deficiencias de tipo motor y anomalías del sistema nervioso, como parálisis cerebral, espina bífida, poliomelitis, etc.

* Para algunos de estos niños el hecho de "aprender" puede ser más difícil que para el resto.

* Sus intentos para dominar habilidades, como son las que se relacionan con el control de esfínteres, no les han conducido hacia el éxito y el progreso fácil tal como ocurre con otros niños y niñas.

* El fracaso ante las experiencias que han tenido en este terreno, puede llevarles a resistirse ante estos aprendizajes o ante nuevas exigencias relacionadas con ellos.

* Pueden tener una gran desorientación ante espacios que son nuevos para ellos, y producirles sensación de temor, miedo y ansiedad.

¿Qué cosas les gusta y hacen bien?

 * Que les den seguridad y estén a su lado cuando tiene que ir al servicio.

* Que les recompensen con sonrisas, con la compañía y atención del adulto en un principio , y también con la de sus compañeros a medida que va adquiriendo mayor seguridad en las relaciones con el entorno.

* Utilizar juegos, canciones o sus juguetes preferidos (cintas, pelota, música o cualquier juguete de su preferencia) que puedan llevar consigo a la situación de aprendizaje.

 ¿Qué dificultades tienen?

* Probablemente les falta un dominio suficiente de habilidades elementales de autonomía relacionadas con el aprendizaje del control de esfínteres: vestido, aseo, reconocimiento suficiente del espacio, control del medio y de los objetos, etc.

* El mostrar ante los demás sus dificultades en este sentido puede ocasionarle una autoimagen negativa de sí mismo, por lo que ha de tratarse de atender el aprendizaje del control de esfínteres y evitando que se muestre incompetente ante los demás.

¿Como les podemos ayudar?

* Manteniendo rutinas o costumbres habituales para ir al baño: llevarle a la hora precisa, en un lugar que sea conocido, mostrándole agrado cuando lo hace bien, etc.

* Es importante no efectuar cambios en el horario durante las primeras semanas. Después, a medida que se producen éxitos, se podrán ampliar los tiempos entre una y otra visita al lavabo.

* Eliminando la presencia y las ayudas de forma progresiva a medida que coge una mayor seguridad, dominio y autonomía.

*Enseñándole y ejercitando las habilidades implicadas en el aprendizaje y control de los esfínteres:

• Saber cuando tiene que ir al servicio.

• Saber esperar para eliminar

• Conocer y aprender a ubicarse en el espacio: cuarto de baño, pasillos, etc

• Bajarse los pantalones o bragas.

• Sentarse sin miedo en el retrete.

• Utilizar el papel higiénico de forma adecuada.

• Volverse a subir las bragas o pantalones.

• Tirar de la cadena.

• Lavarse y secarse las manos.

* Llevando un registro para hallar su pauta de eliminación.

En algunos casos es conveniente recoger durante dos semanas aproximadamente el número de veces que el niño o la niña se orina o hace caca para establecer un horario de control de esfínteres.

* Estableciendo un horario para ir al lavabo

• Si el niño o la niña tiene una pauta regular o fácil de identificar, se programarán las horas de ir al lavabo un poco antes ( 15 minutos) de la hora en que normalmente tiene un movimiento intestinal.

• Si no tiene una pauta regular, la primera hora de ir al lavabo sería 15 minutos antes de la hora en que se inicia el control. A partir de ahí, se puede programar cada 1 hora y medio o 2 horas el ir al servicio.

• Eliminando las ayudas de forma progresiva a medida que el niño o la niña va cogiendo mayor seguridad.

Si quieres saber más * AZRIN Y FOX. (1979). El control de esfínteres. Barcelona. Ed.Fontanella.

* BAKER, B. y otros (1980). ¿Cómo enseñar a mi hijo el control diurno de los esfínteres? . Madrid. Pablo del Rio.

FUENTE: Guía de Necesidades Educativas Especiales


No hay comentarios:

Publicar un comentario