Páginas vistas en total

domingo, 22 de enero de 2012

Estrategias para dar respuestas educativas de calidad en el aula

Estrategias para dar respuestas educativas de calidad en el aula

Dar respuesta a la diversidad significa romper con el esquema tradicional en el que todos los niños/as hacen las mismas tareas, de la misma forma y con los mismos materiales. La cuestión central es como organizar las situaciones de enseñanza de forma que sea posible personalizar las experiencias de aprendizaje comunes, es decir, como lograr el mayor grado posible de interacción y participación de todos los alumnos, sin perder de vista las necesidades concretas de cada uno. (Blanco, R. 1999).

La forma en que se organiza la enseñanza es determinante para lograr que todos los alumnos/as construyan aprendizajes significativos y participen el máximo posible en las actividades del aula. No existen recetas respecto al método ideal para lograr este propósito pero sí algunos ingredientes que es preciso considerar:



·         Motivar a los niños y niñas para lograr una predisposición favorable para aprender.Un factor esencial a tener en cuenta es que todos los niños y niñas sientan que pueden tener éxito en su aprendizaje, especialmente cuando tienen dificultades, para lo cual hay que plantear actividades que puedan resolver con las ayudas necesarias y reforzar el esfuerzo y no sólo los resultados.

·         Ayudar a los niños y niñas a atribuir un significado personal al aprendizaje. Esto implica que comprendan no sólo lo que tienen que hacer, sino también por qué y para qué, de esta manera será mucho más fácil que tengan una participación activa en dicho proceso. Existen diferentes medios para lograrlo: demostraciones, conversaciones con los alumnos/as en pequeño grupo e individualmente, explicaciones, aprendizajes en la comunidad, etc.

·         Explorar las ideas previas antes de iniciar un nuevo aprendizaje. Cada vez que se inicie un nuevo proceso de aprendizaje es fundamental conocer cuáles son las ideas y experiencias previas de los alumnos/as para determinar la distancia que existe entre lo que saben y lo que se pretende que aprendan. De esta forma será posible ajustar las ayudas y el proceso de enseñanza a la situación de cada alumno/a.

·         Variedad de estrategias y posibilidad de elección. No existe el único método o estrategia ideal para todos, porque cada niño/a tiene estilos de aprendizaje, competencias e intereses distintos; una estrategia que puede ser muy efectiva para un niño/a puede no resultar con otro. En consecuencia, el docente ha de contar con un amplio repertorio de estrategias que den respuesta a distintas necesidades y situaciones de aprendizaje. Conviene recordar que los niños con NEE no aprenden de forma muy diferente aunque requieran, en muchos casos, más ayudas y/o ayudas distintas al resto de los estudiantes.

·         Otro aspecto importante para favorecer la autonomía y atender las diferencias es ofrecer la posibilidad de que los niños y niñas elijan entre distintas actividades y decidan la forma de realizarlas. Para lograr una mayor autonomía es preciso dar oportunidades para que los alumnos/as tomen decisiones sobre la planificación de su trabajo y se responsabilicen del aprendizaje. La elección de actividades permite adaptarse a las diferencias individuales y que los estudiantes se conozcan a sí mismos como aprendices. Es muy importante darle a los niños y niñas los tiempos que necesita para que realice las actividades, no hacer o decir las cosas por ellos o ellas.

·         Utilizar estrategias de aprendizaje cooperativo. Es ya un hecho bastante demostrado que los niños/as no aprenden sólo del educador sino también de sus iguales. Las estrategias de aprendizaje cooperativo tienen efectos positivos en el aprendizaje, la autoestima, las relaciones sociales y el desarrollo personal. La utilización de este tipo de técnicas facilitan el trabajo autónomo de los niños/as y el docente puede dedicar más atención a aquellos que más lo necesitan.

·         Dar oportunidades para que practiquen y apliquen de forma autónoma lo aprendido. Las estrategias y actividades que ofrezca la educadora a los niños y niñas deben dar la posibilidad de que éstos tengan oportunidades de utilizar y practicar los conocimientos y habilidades adquiridas en distintas situaciones y contextos. Saber cuando los niños/as han alcanzado el suficiente nivel de aprendizaje que les permita trabajar en forma independiente o con menos supervisión y ayuda, es fundamental para plantearles nuevas exigencias y desafíos.

·         Preparar y organizar adecuadamente los materiales y recursos de aprendizaje. La respuesta a las diferencias de los alumnos/as requiere contar con una variedad de materiales y recursos de aprendizaje que permitan desarrollar una amplia gama de actividades, trabajar determinados temas o contenidos con distinto nivel de complejidad y diferentes formas de utilización.

·         Observar constantemente el proceso de aprendizaje de los niños y niñas para ajustar la enseñanza. Estar atento a los procesos que siguen los niños/as para aprender, en particular a las estrategias cognitivas que utilizan, los niveles de logro que van alcanzando y las relaciones que establecen es fundamental para adecuar las estrategias y actividades de enseñanza a las necesidades y estilos de aprendizaje de los niños y niñas y así alcanzar los resultados deseados.

·         Organizar el horario del aula teniendo en cuenta las necesidades de apoyo que puedan precisar determinados alumnos/as. Es importante organizar la rutina diaria en función de la naturaleza de los contenidos a desarrollar considerando la capacidad de atención y concentración de los alumnos/as así como, establecer ciertos momentos en los que se realicen actividades individuales que puedan servir de refuerzo o profundización.


RESPUESTAS EDUCATIVAS A LA DIVERSIDAD Y A LAS
NECESIDADES EDUCATIVAS ESPECIALES

GOBIERNO DE CHILE

No hay comentarios:

Publicar un comentario