Páginas vistas en total

jueves, 17 de noviembre de 2011

TDAH EN LA INFANCIA

Sin causa específica conocida, se acepta que es el TDHA es una condición o patrón de comportamiento inadaptado de base neurobiológica, iniciado generalmente en la infancia, cuyos síntomas básicos son de carácter cognitivo-conductual:

- Falta de atención. Quienes lo padecen tienen dificultad para centrarse en una sola tarea de trabajo o estudio. Muestran dificultades al concentrar la atención dirigida y consciente en crear, aprender, organizar o completar una tarea. Resulta particularmente afectada la atención de trabajo. Poseen atención automática en actividades de su interés.
- Hiperactividad. Presentan una hiperactividad sin finalidad. Son propensos al movimiento, y no pueden permanecer quietos ante una tarea determinada o no. Sus formas de expresión son motoras en cualquiera de sus extremidades o del habla. Lo mismo sucede en adolescentes y adultos hiperactivos.
- Impulsividad. Se caracterizan por la falta de control de sus reacciones o pensamientos inmediatos. Dependen demasiado de su estado de ánimo, y presentan baja tolerancia al aburrimiento. Falta de planificación y previsión.

SUBTIPOS
Según el síntoma dominante

Tipo con predominio del déficit de atención
Suelen tener dificultades en la lectoescritura y las matemáticas, donde presentan un proceso cognitivo más lento. Suelen ser hipoactivos, con menor alerta cortical y más autocontrolados en interacciones sociales. Menos propensos al trastorno negativista desafiante.

Tipo con predominio de la impulsividad-hiperactividad Se presenta mayormente en niños de 5 a 8 años de edad aproximadamente. No se observa un patrón claro de falta de atención, sino de síntomas de hiperactividad-impulsividad.

Tipo combinado
Predominan tanto síntomas de desatención como de impulsividad-hiperactividad. Presentan dificultades en la lectoescritura y las matemáticas. Los síntomas aparecen más tempranamente. Se observa un mayor grado de iniciativa social, pero menor autocontrol en interacciones sociales. Pueden ser emocionalmente inestables, con facilidad para los cambios de carácter y más propensos al trastorno negativista desafiante y al trastorno de conducta.


Subtipos en niñas

Modelo tímida
La mayoría de las muchachas con TDAH son más desatentas y tímidas que hiperactivas e impulsivas. Tienden a reaccionar aislándose del mundo. Suelen escoger sentarse en las filas posteriores y prefieren mirar o jugar solas. Evidentemente, no crean problemas.


Modelo hipersociable
Suelen hablar velozmente sobre cualquier cosa. Pueden ser vistas simplemente como altamente sociables, pero su comportamiento causará algunos problemas con otros niños. Pueden saltar de tema en tema e interrumpir con frecuencia para ser el centro de la atención. Su charla constante abruma rápidamente al oyente, tanto a sus padres como al profesor, o a sus compañeros. En consecuencia, pueden tener dificultades para retener amigos debido a su inhabilidad para escuchar. En la escuela distraerán a los otros y tendrán problemas para centrarse en las lecciones.


La niña cambiante
Es el tipo menos común. Suelen ocasionar frustración. A menudo se etiqueta a estas muchachas de disfóricas. Nunca están contentas. Las niñas disfórica pueden ser inflexibles la mayor parte del tiempo y tener rabietas frecuentes; de adultas pueden aparecer como trastornadas.


Modelo chico
Es el más fácil de diagnosticar, al semejarse al modelo tradicional de un niño con TDAH. Exhiben, por ejemplo, hiperactividad, impulsividad, comportamientos de riesgo y peligro, incluso en una edad muy joven.
CONDICIONES PARA EL DIAGNÓSTICO
Para poder establecer el diagnóstico correcto es importante que exista una capacidad mental normal o superior, que el trastorno se haya iniciado ya en edades tempranas, que la sintomatología aparezca en diferentes situaciones familiares, colegio, entorno extrafamiliar, y que no exista explicación para esta sintomatología que debe permanecer, al menos durante seis meses, en dos o más situaciones distintas, juego e interacciones sociales (por ejemplo, colegio/trabajo y familia).
PREVALENCIA
Entre el 5% y el 7% de la población infantil presenta alguno de los síntomas del TDAH, que es más frecuente en varones, y un 60% sigue manifestando síntomas en la edad adulta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario