Páginas vistas en total

miércoles, 30 de noviembre de 2011

PAPEL DE LOS PADRES FRENTE AL ACOSO ESCOLAR


PAPEL DE LOS PADRES FRENTE AL ACOSO ESCOLAR

CUANDO EL HIJO ES LA VÍCTIMA:

•    Investiga bien lo que está ocurriendo. Escucha a tu hijo y no lo interrumpas. Deja que desahogue su dolor.

•    Ponte en contacto con los profesores de tu hijo, con dirección y/o jefatura de estudios para alertarlos acerca de lo que ocurre, y pide su cooperación en la investigación y en la resolución de los hechos.

•    No estimules a tu hijo a que sea agresivo o tome venganza: Empeorarías más la situación.

•    Discute alternativas asertivas para responder a los acosadores y practica respuestas con tu hijo

•    En el caso de que el acoso continúe, prepárate para ponerte en contacto con un abogado.

•    Dependiendo del grado de ansiedad y miedo en que esté envuelto tu hijo, búscale un psicólogo para ayudarlo a superar este trauma. Jamás te olvides que la mejor ayuda, en esos casos, es la de la familia.

•    Mantén la calma y no demuestres toda tu preocupación. Demuestra determinación y positivismo.



CUANDO EL HIJO ES EL ACOSADOR:

•    Investiga el por qué de que sea acosador

•    Habla con los profesores, pídeles ayuda, y escucha con calma todas las críticas sobre tu hijo.

•    Acércate más a los amigos de tu hijo y observa qué actividades realizan.

•    Comunicación y confianza con tu hijo. Los niños necesitan sentir que sus padres los escuchan.

•    Colabora con el colegio dando seguimiento al caso y registrando las mejoras.

•    Canaliza la conducta agresiva de tu hijo hacia algún deporte de competición, por ejemplo.

•    No ignores la situación. Mantén la calma y procura saber cómo ayudarlo.

•    Ayúdalo a que manifieste sus insatisfacciones y frustraciones sin agresión.

•    Demuéstrale que sigues queriéndolo tanto o más que antes; pero desaprueba su comportamiento.

•    Anímalo a que reconozca su error y que pida perdón a la víctima. Elogia todas sus buenas acciones.



NIÑOS QUE SON MOLESTADOS O INTIMIDADOS

•    Los varones son más proclives que las niñas a molestar o intimidar a otros.

•    Las niñas frecuentemente reportan haber sido molestadas o intimidadas tanto por varones como por otras niñas, pero los varones son molestados o intimidados con mayor frecuencia solamente por otros varones.

•    Los niños y los jóvenes que sufren molestias o intimidaciones son más proclives que otros niños a sentirse deprimidos, solitarios, ansiosos; tener la autoestima baja, sentirse enfermos y pensar en el suicidio.

•    Los adultos a menudo no son conscientes de los problemas de acoso o intimidación. En un estudio, el 70% de los docentes creía intervenir "casi siempre" en las situaciones de molestia o intimidación; pero sólo el 25% de los estudiantes estuvo de acuerdo con esta valoración. (Charach et al, 1995)
Fuente:http://es geocites.com/balbomeroab/t/documentos.html.


No hay comentarios:

Publicar un comentario